Ruth Beitia vuelve a saltar en bronce

La cántabra bronce en salto de altura con 1.97. Usain Bolt doblete en 100 y 200.  Javi Guerra en el puesto 15º el mejor español. Las rusas del 4×400 protestan contra la discriminación homosexual en Rusia 


La cántabra Ruth Beitia es de esos deportistas perseverantes, que a basede ser un ejemplo en constancia y regularidad logran saborear las mieles del éxito de forma más que merecida.

Había dado buenas sensaciones en calificación. Y a pesar de no llegar entre las favoritas supo sacar lo mejor de si misma como ya hiciera en Londres cuando estuvo por encima de los dos metros (aunque en aquella ocasión el deporte fue injusto con ella).  Hizo un concurso impecable sin un solo nulo hasta el 1.97. En ese momento quedaban 6 atletas. Pero parecía que la medalla estaba entre las rusas Chicherova, Shkolina, la americana Barrett y la atleta española. Skholina y Barrett saltaban los 2m a la primera, mientras que Beitia y la otra rusa quedaban eliminadas y empataban por la medalla de bronce. En la batalla por el oro Skholina se impuso tras saltar 2.03m a la primera.

El  maratoniano Javi Guerra terminó 15ª en el maratón, siendo el mejor de los europeos. Un puesto muy meritorio teniendo en cuenta que es la segunda vez que termina la prueba de Filípides.  El ugandés Kiprotich, campeón olímpico de Londres, volvió a repetir el color de la medalla, imponiéndose a los etíopes Desisa y Tola.

Por su parte Dolores Checa fue 10ª en la final de 5000m. El oro fue para la etíope Meseret Defar, por delante de la keniata Cheerono y de su compatriota Ayana.

Bolt arrasa en el 200

El jamaicano Usain Bolt demostró porque es el rey de la velocidad de ahora y siempre.  Se impuso en su prueba predilecta con una marca de 19.66. Segundo fue su compañero de entrenamientos Warren Weir, y tercero el americano Mitchell que privó a Jamaica del triplete.

Sin sus principales rivales (Blake lesionado y Gay suspendido por dopaje) el Hijo del Viento no tenía rival. Salió lento, pero aún así en la curva ya había recuperado la compensación a todos sus rivales, permitiéndose el lujo de entrar en meta dejándose ir.

En el resto de finales el equipo ruso se impuso a Estados Unidos en el 4×400 femenino; el checo Vesely honró a su mentor, el gran Jan Zelezny, conquistando el oro con una marca de 87.17; y en los 100m vallas ganó la americana Queen Harrison.

Compartir
Artículo anteriorEusebio Cáceres roza el bronce
Artículo siguienteJornada de sábado en la Liga BBVA: Victorias de la Real y el Valencia en su feudo. El Athletic asalta Zorrilla