Goles de Champions. La Real Sociedad da un paso de gigantes para estar en la máxima competición europea

Griezmann y Seferovic dejan la eliminatoria muy encarrilada con dos golazos


Hace casi diez años, la Real Sociedad caía eliminada en Gerland contra el Olympique de Coupet, Malouda o Juninho. Desde entonces ha llovido mucho, demasiado; fuertes tempestades que arrastraron al equipo a Segunda División. Una pesadilla que duró tres años, aunque en la actualidad, muchos pensarán que mereció la pena empezar de nuevo. Se han corregido errores que parecían inevitables y se ha enderezado un rumbo alocado y sinsentido. No bajar los brazos ha sido la receta idónea para “cocinar” este gran equipo.

Tras un comienzo algo inestable, lleno de nervios e indecisiones, la Real comenzó a establecer el juego que le ha colocado en lo más alto de Europa. En el minuto cinco llegó la primera ocasión para los donostiarras, pero Carlos Vela no atinó a la hora de rematar un pase de Griezmann; el esférico se fue al lateral de la red. Seis minutos después, el mexicano estuvo a punto de hacer el primero de la noche; gran combinación con Seferovic y el azteca reventó el balón en el poste izquierdo de Lopes, guardameta del Lyon, que llegó a rozar la pelota con las yemas de sus dedos. En el minuto diecisiete llegó la obra de arte del partido. Vela la puso templadita hacia el punto de penalti, para que Griezmann enganchara una volea prodigiosa que se coló en el fondo de las mallas. Era su venganza particular, ante un equipo que lo rechazó con doce años pensando que no valdría para esto del fútbol. No se cansó el francés, que siete minutos después lo volvía a intentar. Balón largo al que el galo siguió con fe, ganó la posición al defensa y armó su pierna izquierda para forzar la estirada de Anthony Lopes, que despejó a córner. Respondió Gourcuff con un derechazo mordido, pero se encontró con la manopla de un estupendo Claudio Bravo. Segurísimo el chileno durante todo el encuentro. Los franceses siguieron intentándolo hasta el final de la primera mitad, pero el conjunto guipuzcoano se mostró muy firme atrás.

Seferovic y Griezmann fueron los protagonistas de una noche inolvidable

La segunda parte comenzó con un Lyon muy intenso. Los galos salieron al verde con la intención de dar la vuelta al marcador. Una prioridad, teniendo en cuenta que la vuelta se disputará en Anoeta. Situación que aprovechó la Real para salir a la contra y matar al conjunto francés. Gran jugada entre Zurutuza, Griezmann y Seferovic, que terminó el bosnio empalmando un disparo descomunal desde fuera del área. Poco pudo hacer Lopes ante semejante misil, otro golazo. Era el minuto cincuenta de partido y la Real ya había encarrilado la eliminatoria.  Tras un cuarto de hora, Gonalons estrelló un cabezazo en el travesaño a la salida de un córner. Insistía el Lyon y Miguel Lopes desperdició un mano a mano con Claudio Bravo. El portero chileno estuvo rapidísimo abalanzándose a los pies del lateral portugués. En la siguiente jugada,  Bisevac vio la segunda cartulina amarilla tras zancadillear a Vela. Este hecho hundió al Olympique, que pudo salir muy perjudicado de su propio estadio. Granero lo intentó en un libre directo, pero Anthony Lopes despejó de puños. Pardo, que había entrado en sustitución de Zurutuza, también gozó de una magnífica ocasión para cerrar la eliminatoria, pero tras dejar sentado al cancerbero del Lyon, no acertó a la hora de definir. Con el 0-2 en el marcador terminó el encuentro, un gran resultado para la Real Sociedad, que buscará asegurar su presencia en la fase de grupos de la Champions el próximo miércoles en Anoeta, donde a los 4.000 aficionados desplazados a Francia, se les sumarán otros 25.000. Todo juega a favor del conjunto txuri-urdin, pero quedan noventa minutos para alcanzar la cima.

La afición de la Real Sociedad animando a su equipo en el Stade Gerland
Compartir
Artículo anteriorMacedonia pone en dificultades a España
Artículo siguienteEl Recorrido de la Vuelta Ciclista a España 2013