Jornada de Domingo en la Liga BBVA: Madrid, Atleti y Barça siguen sin fallar

El Madrid venció a las 12 en casa, el Atleti y el Barça vencieron en sus visitas a Anoeta y Mestalla y hubo empate en el derbi andaluz.


Real  Madrid 3-1 Athletic

Modric dirige al Madrid ante el Athletic e Isco lo ejecuta. Victoria de los balncos por 3-1.

La magia de Isco Alarcón, autor de un doblete, y la entrega del croata Luka Modric, que dirigió con maestría el tercer triunfo liguero madridista, tumbaron a un Athletic Club de Bilbao que pagó caros sus errores defensivos (3-1).

Pocos fichajes han enamorado con tanta velocidad a la afición del Santiago Bernabéu. La magia de Isco les ha embrujado desde el inicio. En su primer día ya coreaban su nombre, a la tercera jornada siente admiración en cada acción que entra en contacto con el balón. No es para menos. Le sobra personalidad para saltar a un estadio donde otros se hicieron pequeños y pedir el balón para inventar. Solidario en la presión y arquitecto de jugadas para el recuerdo. Lo tiene todo para marcar una época.

Su aparición en el partido destruyó un buen planteamiento de Ernesto Valverde con su Athletic. Sin Ander Herrera, pendiente de la opción de marcharse al Manchester United, pero con Beñat al mando y Mikel Rico estrenando titularidad en el equipo de su corazón. Sabedor del cambio de mentalidad del Real Madrid, salió a robarle el balón. Y lo consiguió.

En esos momentos en los que el conjunto madridista no encontraba fisuras en el planteamiento del rival para generar peligro, el Athletic dominó pero no inquietó a Diego López. Portero titular en un debate que se va apagando. Vio cómo Mikel Rico enganchaba una volea desviada, cómo Aduriz le intentaba sorprender sin éxito desde el centro del campo y cómo un centro de Iraola aumentaba el nerviosismo de la grada.

Duró poco porque apareció Luka Modric, otro futbolista que ha sabido dar con la tecla de lo que gusta a la afición madridista. El croata tira por tierra la figura del mediocentro defensivo porque roba más balones que Khedira y se basta para construir con calidad. Generó el primer aviso blanco. Di María rompió con un desmarque la línea defensiva del Athletic, pero se precipitó con un mal disparo cuando se iba a plantar mano a mano ante Iago Herrerín.

Había un futbolista en el campo que esperaba su momento. Cristiano Ronaldo llevaba dos jornadas sin marcar y eso ya es noticia para un devorador como el portugués. En Granada hasta tuvo inicios de los gestos de ansiedad de otra época. Chutó arriba una falta, hizo lucirse a Herrerín con un derechazo desde la frontal y se desesperó con el egoísmo de Di María en una acción en la que estaba solo para marcar.

La igualdad del duelo la desequilibró Isco. El cambio de modelo de juego pasa en gran parte por él. Lanza paredes en reducidos espacios y aprovecha los espacios. Su desmarque lo vio Benzema, que envió un pase picado que pinchó con el pie derecho antes de rematar cruzado con la zurda. Otra vez el Bernabéu rendido a él.

El Athletic pidió penalti en una mano de Khedira que cortó el lanzamiento de falta de Beñat. Al segundo intento el centrocampista rozó la escuadra de Diego. El duro castigo a su esfuerzo llegó con un error grave defensivo al borde del descanso. Una falta lateral la puso Di María y Cristiano remató sin marcaje ajustado al poste. El primer tanto oficial de muchos por llegar esta temporada mataba el partido. Porque el Athletic adelantó su defensa, ganó metros y el Real Madrid recordó el pasado, cómodo en su papel de contragolpeador. El peso del resultado era una losa imposible de levantar para el conjunto rojiblanco que no encontró la forma de hacer daño a su rival. Un tímido disparo de Iraola a manos de Diego fue su único remate hasta un gol que maquilló el resultado.

Antes Cristiano buscó más y hasta pecó de egoísmo. Se llenó de balón en una brillante carrera, con caño incluido a Gurpegui, que tuvo una mañana de sufrimiento. Su disparo lo detuvo Herrerín, cuando Di María estaba en disposición de marcar. El portero vasco dejó otra gran parada a una falta ajustada del portugués.

Con el triunfo en el bolsillo la grada mostraba sus gustos. A las ovaciones a Isco y Modric, que estaba en todos lados, sumaron una nueva queja a Benzema. Khedira lanzó un buen paso al hueco que le dejaba solo, pero el francés dudó en su carrera y desperdició su mejor ocasión. Los silbidos no tardaron en asomar. Los silenció Isco con un nuevo gol a pase de Karim, enganchando con la derecha un disparo inalcanzable para Herrerín.

Carlo Ancelotti dio paso a la ilusión de Jesé. La estrella de la cantera no se cansó de intentarlo en sus primeros minutos oficiales de la temporada. Se ganó la ovación por el esfuerzo que se pide a Benzema, pero no encontró el gol. Sí lo marcó Ibai para maquillar el resultado final.

Cristiano celebra el primer gol de la temporada

Espanyol 0-0 Betis

Un Espanyol y un Betis sin pegada se reparten los puntos en Cornellà

El Espanyol y el Betis firmaron un empate a cero en un choque sin apenas ocasiones claras, que sirve para que los de Pepe Mel puntúen tras dos derrotas consecutivas y para que los blanquiazules, con más interés que el rival, sigan invictos.

La iniciativa era blanquiazul en el inicio. Y prácticamente en todo el choque. El primer acercamiento del Espanyol fue un córner de Simao a los ocho minutos. Al cuarto de hora, Stuani perdonó ante Sara tras recibir de espaldas un pase de Fuentes. El tiro del hispano-uruguayo se fue a pocos centímetros del poste derecho.

Del Betis no había noticias, más allá de un córner de Verdú, muy vigilado, que atrapó Casilla y de lesión de Nacho, que fue sustituido. Pero las vertiginosas carreras de Cedrick por la banda impedían relajaciones. Poco a poco los andaluces equilibraron el duelo: frenaban las transiciones y sujetaban a la medular de Aguirre.

El pulso se mantenía sin concesiones en Cornellà-El Prat. Un disparo de Nosa para el Betis y algún atrevimiento de Pizzi para el Espanyol. Ambos llegaban poco y sin demasiada claridad. Nada serio. No había sustos ni ventajas, las tablas estaban en todas partes además de en el marcador.

Los de Pepe Mel, en el minuto 54, estuvieron a punto de adelantarse después de que un centro de Verdú rebotara en el blanquiazul Víctor Sánchez y no entrara por muy poco. Casilla no hubiera podido llegar. Nunca antes el Betis, poco incisivo, estuvo tan cerca de ponerse por delante.

El susto quedó en eso y el Espanyol se recompuso, en parte gracias a la entrada de Thievy. El francés dinamizó el ataque y elevó el ritmo del partido, protagonizando algunas de las pocas oportunidades pericas. En el 73, el galo disparó sin acierto y Lanzarote tampoco aprovechó el rechace.

La ofensiva local no inquietaba al Betis, aunque tampoco respondía demasiado en el área contraria. Braian pidió penalti tras una internada en el área, pero el árbitro no pitó nada. El empate no parecía un mal resultado para Mel, que en el minuto 71 había agotado todos sus cambios, y no quería excesivos riesgos.

El Espanyol fue el que puso más interés en romper el 0-0 en el último tramo del encuentro. Thievy mareaba a la defensa y forzó dos saques de esquina, ambos bien controlados por los centrales, Figueras y Amaya. El único intento bético fue un libre directo de Matilla, que se elevó por encima del larguero.

R. Sociedad 1-2 Atleti

El Atlético confirma su gran estado de forma venciendo en Anoeta, no sin sufrir

El Atlético de Madrid superó con todo merecimiento por 1-2 a una Real Sociedad desconocida y prolongó su buena racha en Anoeta, estadio en el que ha ganado en sus últimas cuatro comparecencias.

Pese al dominio rojiblanco durante la mayor parte del encuentro fueron los donostiarras los que pudieron adelantarse en el marcador por medio de Griezmann, que intentó un remate de película en el minuto 3 con el que superó a Courtois y golpeó el larguero. Esta acción pudo haber cambiado el curso de un encuentro que desde ese momento comenzó a dominar con autoridad el Atlético de Madrid, bien posicionado en el campo y con un excelente balance ataque-defensa.

El conjunto de ‘Cholo’ Simeone, a diferencia de otras temporadas en las que apostaba por el juego a la contra, en esta ocasión buscó descaradamente la portería de Claudio Bravo que no encontró por poco a los diez minutos de juego en un remate de Villa. El delantero asturiano instantes después lo volvió a ensayar tras un error defensivo local pero estrelló el esférico en el poste de la portería de Bravo.

Villa fue un tormento en la primera mitad para la Real, imposible de detener para los centrales blanquiazules, que volvieron a sufrir para frenar otra internada suya en los mejores minutos atléticos, aunque le faltó el acierto en los últimos metros. No perdonaría Villa en el minuto 26, cuando inició un jugada en la que contó con la colaboración de la defensa de la Real con un deficiente rechace, lo que permitió que el balón volviera a queda en sus botas y con una vaselina suave evitar la salida de Bravo para marcar el 0-1.

La Real tuvo que salir en el segundo tiempo a jugarse todas sus cartas y lo intentó en unos primeros minutos en los que se asemejó al equipo que eliminó al Lyon hace escasos días, con Griezmann muy activo. Cuando parecía que los donostiarras iban a tener opciones para empatar el encuentro llegó otro contra fulgurante de los colchoneros, conducida en última instancia por David Villa, que realizó un pase de la muerte a Koke y éste batió la puerta local.

La Real estaba muy tocada y parecía que iba a arrojar la toalla hasta que revivió en el minuto 68 con un gran gol de Xabi Prieto, en un saque de falta rápido con el que la Real cogió a su adversario desprevenido. Se abrió el encuentro en un tramo final en el que el Atlético volvió a dar muestra de su peligro en sus rápidas salidas y al final se llevó una merecida victoria aunque Granero y Pardo estuvieron cerca de batir a Courtois en el último minuto.

Primer gol de Villa

Valencia 2-3 Barça

El Barça gana en Mestalla sufriendo y recurriendo, una vez más, a Valdés.

Tras el descanso, el partido fue de ida y vuelta y aunque el Barcelona tuvo opciones más claras que en la primera mitad, no marcó, lo que mantuvo vivo al equipo valenciano, que también dispuso de alguna opción para al menos empatar.

La primera parte fue espectacular, ya que combinó el dominio del Barcelona y la brillantez de sus goles con el arreón final del equipo local que, aunque con tres tantos de Messi, perdía en el minuto 44 por 0-3, se fue al descanso con un esperanzador 2-3 tras dos tantos de Hélder Postiga, que aprovechó sus dos únicas opciones de gol antes del descanso.

El Barcelona fue amo absoluto del encuentro durante todo el primer periodo, ante un Valencia blando y sin ideas, que no supo encontrar la forma de dar réplica al control del partido por parte del equipo catalán, ya que cayó en la trampa de querer jugarle de igual a igual.

Desde el primer momento se juntaron el buen hacer del equipo visitante con la incapacidad del local, por lo que tras dos oportunidades de Neymar que casi acaban en gol, un pase en profundidad de Fábregas a Messi, permitió que el atacante argentino pusiera a su equipo por delante en el marcador en el minuto 11.

Siguió el control absoluto del Barcelona durante la primera media hora de juego, momento en el que despertó el Valencia y Pabón pudo empatar, pero esa tímida reacción se vio truncada por dos nuevos goles de Messi en tan sólo dos minutos, en otras tantas acciones de control y contragolpe características del equipo catalán.

Parecía resuelto el encuentro, pero dos magníficos tantos de Hélder Postiga, el segundo de cabeza, llevó el encuentro al descanso con un inesperado 2-3, que dejaba todo abierto para el segundo tiempo.

El Valencia salió muy motivado tras el descanso gracias a los dos tantos de Postiga y el encuentro estuvo más nivelado en el tramo inicial del segundo tiempo, con alternativas ante ambas porterías, aunque la primera opción clara fue para el barcelonista Pedro, que cabeceó fuera en el minuto 63.

El Valencia dio menos facilidades que en el primer tiempo y aunque el Barcelona no jugó tan cómodo como antes del descanso, sí que fue capaz de aproximarse con peligro a la meta de Diego Alves.

El partido era mucho más emocionante y cuando se entró en el último cuarto de hora de juego todo estaba por decidir, puesto que el Barcelona había tenido alguna opción para hacer el cuarto tanto, en especial en dos grandes jugadas de Messi que no acabaron en gol, pero el Valencia también llegó a la meta rival en pos del empate.

Su opción llegó en un remate de Jonas que dio en el palo en el minuto 85, pero el partido concluyó sin goles en la segunda mitad, tras los cinco que se vieron en la primera.

Messi regatea al defensor del Valencia

Sevilla 2-2 Málaga

Sevilla y Málaga llegan al parón sin victorias

El Sevilla y el Málaga han empatado (2-2) en el duelo disputado este domingo en el Sánchez Pizjuán, correspondiente a la tercera jornada de la Liga BBVA, en un encuentro que estuvo marcado por el ansia de ambos equipos por conseguir la primera victoria de la temporada, lo que provocó que en el terreno de juego se viera un recital de ocasiones.

 Los de Schuster se adelantaron en el marcador hasta en dos ocasiones, gracias a los goles de Pedro Morales y de Santa Cruz, pero el Sevilla supo reaccionar a tiempo gracias a un doblete de Gameiro, que se hubiera transformado en ‘hat-trick’ de no ser por el árbitro, que anuló un gol legal al ariete francés.

 La mala situación por la que pasaban los dos equipos antes de enfrentarse hizo que el derbi andaluz fuera más trascendente de lo que hubieran querido ambos entrenadores. Emery aprovechó la situación para poner como titular al flamante fichaje camerunés M’Bia, que deslumbró en el debut ante su nueva afición con una gran asistencia a Gameiro. Por su parte, el conjunto de Schuster estrena con este empate su casillero de puntos. Todo ello con el parón por compromisos internacionales la próxima semana.

 El duelo estuvo marcado por el continuo intercambio de golpes de ambas escuadras. En el campo se plasmó la necesidad de ambos equipos por conseguir los primeros tres puntos, y esto sirvió para que los seguidores del Sevilla que acudieron al Pizjuán presenciaran un recital de ocasiones.

 Al filo del descanso, el Málaga dio el primer mazazo y se adelantó en el marcador gracias a un gran testarazo de Pedro Morales. Sin embargo, cuando parecía que el conjunto boquerón se iba a marchar al descanso por delante, Gameiro, en fuera de juego, puso el empate en el marcador con un gran cabezazo.

 Aún tuvo tiempo el Sevilla de ponerse por delante, pero Willy Caballero impidió que ocurriera. Tras la reanudación el partido continuó con la misma tónica de la primera mitad. Tras un breve tanteo en el que ambos conjuntos probaron los reflejos de Javi Varas y de Caballero, de nuevo el Málaga, esta vez por medio de Santa Cruz, aprovechó un despiste en la defensa sevillana para ponerse por delante en el marcador.

Pero de nuevo poco le duró la alegría al conjunto de Schuster, que tres minutos después volvió a ver cómo Gameiro ponía el definitivo empate en el electrónico. El Sevilla pudo llevarse los tres puntos, pero el colegiado anuló, de forma incorrecta, el tercero de Gameiro. En los minutos finales el partido se volvió loco, y los dos equipos gastaron todas sus fuerzas con el objetivo de conseguir la primera victoria, sin embargo la suerte no favoreció a ninguno de los dos, y decidió zanjar la disputa con un justo reparto de puntos.

Compartir
Artículo anteriorGP de Gran Bretaña de Motociclismo: Lorenzo gana y mete presión en el Mundial
Artículo siguienteVladimir Stimac cierra la plantilla del Unicaja de Málaga