Trofeo Ciudad de Valladolid de Balonmano: Revancha cumplida

El Cuatro Rayas Balonmano Valladolid consiguió vencer a su bestia negra del último año donde hasta en 3 ocasiones, los vallisoletanos lo habían perdido. Al final, se impuso al Villa de Aranda por tres goles, 29-26. 


Fin de la pretemporada antes del inicio liguero el próximo fin de semana en Asobal. Cuatro Rayas Balonmano Valladolid se enfrentaba ante el Villa de Aranda en un partido, que se quería saldar cuentas pendientes de lo ocurrido anteriormente, tras de lesión inoportuna de Cacheda.

El encuentro arrancó como se preveía muy igualado por ambos equipos. Pero enseguida el conjunto vallisoletano se vio atascado en ataque. El Villa de Aranda cerraba muy bien la defensa y no llegaban los balones a Gonzalo Porras.

Poco a poco, los arandinos se distanciaban en el electrónico de Pisuerga con un veloz contraataque, que ponía en jaque a la defensa vallisoletana. Así, mediada la primera parte y tras una exclusión de Avila, se iban en el marcador de 3 goles, 4-7, lo que obligó a pedir un tiempo muerto a Nacho González.

El golpe de Lamariano con el poste quedó en un susto

Tras el tiempo muerto, los vallisoletanos reaccionaron de inmediato con dos goles consecutivos, que ponía el 6-7, en el luminoso. Después, el conjunto de Nacho González, se fue hacia arriba en busca de la remontada y al final, lo consiguieron. Muchos minutos llevaba el Cuatro Rayas Balonmano Valladolid y con gol de Ismael Juaréz, se ponía por delante, por un gol, 10-9.

Dos exclusiones seguidas del Villa de Aranda propició que los vallisoletanos obtuvieron la máxima renta a su favor, 12-9, a falta de 7 minutos, para llegar al descanso. De ahí, hasta el descanso, el partido continuó con la misma tónica. El conjunto de Aranda no despertaba de su letargo y el Cuatro Rayas Balonmano Valladolid, poco a poco, ampliaba la diferencia en el marcador. Así, al término de la primera parte se llegó con 5 goles de ventaja para el Cuatro Rayas Balonmano Valladolid, 16-11, bajó la dirección de César Pérez, que revolucionó el encuentro.

Descanso

Tras el descanso, el partido no cambió de escena. El Cuatro Rayas Balonmano Valladolid comenzó ordenado la segunda parte y no se dejó asustar por los arandinos. A los 6 minutos de la segunda parte llegó la jugada más bonita del encuentro, ya que Yerai Lamariano, consiguió anotar desde su propia portería.

Pero el Villa de Aranda no se rindió en ningún momento y así se colocó a tan solo 4 goles, 22-18, quedando mucho encuentro todavía. Nacho González se vio obligado a pedir un tiempo muerto ya que los vallisoletanos se veían adormilados en ataque.

Los de Nacho González estuvieron muchos minutos sin anotar un gol y tuvo que ser Ismael Juárez, desde la línea de los siete metros. De los 6 goles de ventaja para los vallisoletanos se pasó a tan solo tres, 22-19, quedando algo más de 13 minutos, para la conclusión del encuentro.

De ahí, hasta el final, el Villa de Aranda iba remontando, incluso, se llegó a poner a tan solo un gol en más de una ocasión. En los últimos minutos, el cuadro vallisoletano supo jugarlos y se llevó la victoria, por tres goles de diferencia, 29-26. Los mejores fueron parte del Cuatro Rayas Balonmano Valladolid, Yerai Lamariano y por los arandinos, Álvaro Cabanas.

Compartir
Artículo anteriorEl UCAM Murcia presenta a un Augusto Lima ilusionado con el nuevo proyecto
Artículo siguienteEl joven Barguil deja su sello en Castelldefells