España arrolla a Georgia

España seca a Georgia en defensa ayudado de un Ricky impecable en ataque con 17 puntos


España provoca sequías, el último rival en sufrirla ha sido Georgia que, después de 15 minutos aceptables, se colapsó como antes les había ocurrido a Croacia, República Checa y Polonia. Anotó siete puntos en 12 minutos con el descanso de por medio.

Era un duelo intrascendente. Hiciera lo que hiciera España, alcanzaría la segunda fase con un triunfo y una derrota. Su rival en el partido, Georgia, ya estaba eliminada. Exhibió uno de los ataques más fluidos desde que comenzara el campeonato. Corrió al contraataque cuando quiso. Al descanso acumulaba 18 puntos en contraataque. Ya se sabe que cuando este equipo vuela, da lo mejor de sí mismo.

Comenzó el choque igualado, con Georgia dando la cara hasta el minuto 16. En ese momento, Ricky y Marc acabaron por los suelos luchando por recuperar un balón bajo el aro georgiano. Fue como una señal, la chispa que necesitaba la selección para conectarse definitivamente al encuentro. De ahí al descanso, parcial de 2-15 y el rival deseando llegar al vestuario.

No le fue mejor a la salida. Encajó otro parcial de 3-15 que le dejó muy malparado (32-56). Ahí tuvo especial protagonismo Ricky Rubio, el base del Masnou metió los siete primeros puntos de España en la reanudación. El día anterior había batido su récord anotador con la selección y ante Georgia se superó a sí mismo. Acabó con 16 y ni un solo fallo en tiros de campo. Su mejoría en ese aspecto, sobre todo lanzando tras bote desde 5-6 metros, es sorprendente.

Se sumaron a la fiesta Sergio Rodríguez, Llull, Calderón, Rudy… Y hasta Xavi Rey y Germán que, dada la diferencia (llegaron a ser 30 puntos con un 53-83), tuvieron minutos para coger confianza. Para la que se avecina, se necesitará la ayuda de todos. A la vuelta de la esquina está la segunda fase, donde esperan Grecia, Italia y Finlandia. Será duro, pero a España se la nota más suelta cada día que pasa.

Compartir
Artículo anteriorEscándalo en Glasgow
Artículo siguienteFormigal: Barguil repite, Nibali sufre