Boxeo: Se acerca la hora

La madrugada del sábado tendrá lugar la velada del año


El día, el sábado 14. El escenario, el MGM de Las Vegas. La hora, a partir de las tres de la madrugada hora española. Estas son las coordenadas para la gran velada, seguramente la mejor que ha tenido lugar en el 2013. En ella podremos disfrutar de dos de los mejores combates que se pueden ver en estos días. En el semifondo se enfrentarán el campeón del peso superligero de la WBA y del WBC Danny García contra el aspirante Lucas Matthysse, poseedor del cinturón interino del WBC. La guinda a la velada la pondrá el esperado duelo entre el mejor boxeador libra por libra de la actualidad, Floyd Mayweather, ante el joven mexicano Saúl “El Canelo” Álvarez, que a sus 23 años tendrá la oportunidad de arrebatarle el invicto al gran campeón estadounidense. Además de las dos grandes peleas, también merece atención el duelo entre el campeón superwélter de la IBF Ishe Smith, que pondrá su título en disputa ante el mexicano Carlos Molina.

 

El duelo Matthysse vs García, en palabras del presidente del WBC, José Sulaimán, puede quitarle protagonismo a la pelea estelar. Es una afirmación atrevida, pero cercana a la realidad ya que el argentino Matthysse se presenta con 34 victorias, 32 por nocaut, y tan solo dos derrotas ante rivales de entidad como son Zab Judah y Devon Alexander ambas por decisión dividida y muy discutidas. Pero que en los últimos dos años ha cogido carrerilla y dejado en la cuneta a contrincantes de la talla del mexica Humberto “La zorrita” Soto o el estadounidense Lamont Peterson, ambos poseedores en su momento de sendos títulos mundiales. Su rival, el estadounidense de ascendencia puertorriqueña, Danny García, se presenta con sus dos flamantes títulos del WBC y la WBA obtenidos ante Érik “El terrible” Morales y Amir Khan. A su lista de víctima, demás de estos dos nombres ilustres, a un casi retirado Morales lo derrotó dos veces, se suma el de Zab Judah, último rival de García, que cayó derrotado por decisión unánime.

Si faltase poco para que el combate se presentase trepidante, desde su anuncio se han sucedido una serie de declaraciones cruzadas que suben aún más la temperatura. Por un lado, Matthysse afirma que García no es un buen boxeador y que está completamente seguro de que no podrá aguantarle los doce asaltos. Por su parte, García, preguntado ayer por estás afirmaciones, se limitó a decir que llegará al sábado con un 26-0 y que saldrá del MGM con un 27-0. El que se mostró mucho menos comedido fue su padre y entrenador, Ángel García, que, muy exaltado, afirmó que los que dicen que su hijo perderá el combate no tienen ni idea (utilizó otras palabras que no reproduciremos) y que todos los argentinos se llevarían un chasco (también con otras palabras), encarándose con el público.

Hablando ya de la pelea estelar, los ánimos están mucho más calmados, ya que si bien Mayweather llega con su discurso habitual de boxeador intocable y afirmando que “el Canelo” acabará como todos sus rivales anteriores, no se han producido muestras de animadversión personal entre ambos. Más de lo mismo tenemos con el mexicano, que dice estar seguro de sus posibilidades y asegura que considera a Floyd uno de los mejores boxeadores de la historia pero que este es su momento y no dudará en aprovecharlo. Preguntado por la estrategia que piensa seguir para hacerse con el combate, Álvarez confirma que su plan A está muy claro, lo lleva muy trabajado y Mayweather quedará sorprendido al no esperarse lo que se va a encontrar en frente. Pero también tiene claro que, de no funcionar esta estrategia, tendrá que echar mano de su plan B, que consiste en, según palabras del propio Canelo, “echarle huevos”. Los títulos en disputa, aunque en esta ocasión puede que sean lo de menos, son el mundial superwélter de la WBC, en posesión del Canelo, y el de la WBA de supercampeón del mismo peso, uno de los títulos que los organismos se suelen sacar de la manga en ocasiones especiales. Como dato curioso, hemos de decir que el combate está pactado en un peso dos libras por debajo del límite del superwélter.

 

La noticia desafortunada la ha dado el promotor, ex boxeador y gran campeón Óscar de la Hoya, que tras defender a su representado, el Canelo, afirmando que este logrará aquello que el tocó con los dedos en el 2007, derrotar a Floyd. Pues bien, el Golden Boy emitió la tarde de ayer una nota de prensa confirmando su ingreso en una clínica de desintoxicación en la que tratará de superar sus adicciones, un combate que lleva librando desde el 2011 y que esperemos que llegue a vencer, por lo que no estará presente en la velada.

En definitiva, las espadas están en alto, los boxeadores parecen no tener problemas para superar la prueba de la báscula de este viernes, de la cual informaremos, y los aficionados estamos deseosos de poder disfrutar de la velada. Parafraseando al Canelo “ojalá fuese ya el sábado 14”.

Si queréis ver la presentación de los combates que tuvo lugar ayer, aquí os dejamos el vídeo:

Compartir
Artículo anteriorJornada 4 de la Liga Adelante
Artículo siguienteLa primera jornada de la Asobal será una incógnita
Especialista en boxeo