El músculo no lo es todo

En esta era donde los jugadores de Baloncesto prefieren más el musculo que la calidad individual, hay un jugador que vive una segunda juventud, Raül López, el base del Bilbao Basket está llevando a su equipo y a sus compañeros en volandas, la calidad del base catalán está por encima de los músculos que hoy en día prefieren muchos entrenadores para sus jugadores.

Raül López nació en Vic en 1980, es uno de los jugadores que forman una de las mejores generaciones que ha dado este país, la generación de los “junior de oro” de la cual él era el capitán. El base empezó su carrera en el equipo de su ciudad natal el Club Básquet Vic, pero enseguida llamo la atención de uno de los grandes de la liga ACB, el Joventud de Badalona lo fichaba en 1995, donde se forjo en las categorías inferiores del club. El jovencísimo base catalán debutaba en la liga Española en la temporada 97-98, alternando liga ACB con la categoría junior, a la temporada siguiente sube al primer equipo para formar parte de la plantilla durante toda la temporada, tras ser campeón en el Mundobasket de Lisboa con la selección junior el caché del jugador subió como la espuma, tanto que el verano del 2000 el Real Madrid paga por el jugador 300 millones de pesetas, hasta entonces el segundo fichaje más caro de la liga.

En el conjunto blanco destaca su primera temporada, donde coincide con otro gran base como es Aleksandar Djordjevic, el base español da un salto de calidad a su juego, pero en la temporada siguiente llega un calvario para él, una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha le dejaría fuera de las canchas seis meses. Volvería a las pistas seis meses después, con muchas ganas de demostrar que no había perdido nada de su clase, ese verano daría el salto a la NBA, donde llega habiendo sido elegido en el puesto 24, por delante incluso de bases de la categoría de Tony Parker, los Utah Jazz se hacían con sus servicios pensando que sería el mejor recambio para el que fue su base durante muchos años John Stockton. Pero ese verano jugando un amistoso con la selección española contra la de Rusia, el base se volvía a lesionar la misma rodilla, se le complicaba tan esperado debut en la mejor liga del Mundo, el jugador aun así viajaría a Utah, allí se recuperaría de su lesión con los médicos y fisios de la franquicia, eso sí se perdería toda su temporada rookie.

Tras un año muy duro de recuperación, llego tan esperado debut, una primera campaña algo discreta pero que daba muchas esperanzas al base. En su segunda temporada en el equipo ya asentado en la franquicia y en la ciudad, de nuevo otra piedra en el camino, se vuelve a lesionar, esta vez se lesiona su rodilla buena, traspiés que le hace perderse lo que quedaba de temporada. En el verano siguiente los Jazz transfieren los derechos del jugador español a los Memphis, pero al base le llega una mega oferta desde la liga española, el Akasvayu Girona quiere hacerse con los servicios del jugador, y el acepta la oferta, volviendo así a la liga ACB.

En su vuelta a la liga Raül sobre todo lo que quiere es demostrar que tiene olvidado sus lesiones, y que todavía tiene mucho baloncesto en las piernas, tanto que el Girona solo dura una temporada, el Real Madrid vuelve a fichar al base catalán, en estas tres temporadas que está en el conjunto blanco Raül demuestra ya no que está recuperado, si no que sigue siendo uno de los mejores bases que hay en Europa. El verano de 2009 el jugador cambia de aires, y acepta la llamada de un entrenador que le conoce bien, Scariolo quiere que se vaya con él a Rusia, quiere que él y Carlos Cabezas (compañeros en la selección junior) sean los que manejen el timos del BK Jimki, allí estaría durante dos campañas para volver al liga española en 2011, esta vez de la mano del Bilbao Basket.

Esta va a ser la tercera campaña del base en Bilbao, tras las dos campañas pasadas donde ha habido de todo, en esta donde el equipo no empezó muy bien por los problemas económicos del club, el como buen veterano, ha cogido las riendas, y está llevando al equipo para arriba, tanto que está a un solo partido de meterse en los puestos de copa del rey.

Raül López promedia 10  puntos por partido con unos porcentajes fantásticos en el tiro, destacando el 97% en tiros libres, reparte 3,4 asistencias, y roba 1,6 balones, todo eso para 12 de valoración, pero no es solo las estadísticas, es el pundonor que da el base en todos los partidos, contagiando a sus compañeros, es la lucha, lucha que le hace ir a por todos los balones por muy difíciles que sean de alcanzar. El Bilbao Basket necesitaba un líder en la pista ante los malos resultados cosechados al principio de temporada, y Raül acepto el reto, tanto que se ha echado el equipo a las espaldas y no está defraudando, dando al equipo ese plus de intensidad que necesitaban.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − diez =