Un pujante Valladolid fulmina la victoriosa racha del Cádiz

El Real Valladolid asaltó el Ramón de Carranza al derrotar por 0-1 a un Cádiz que mereció algo más pero que pone fin a una racha de cuatro victorias consecutivas. Los de Paco Herrera se impusieron gracias a un tanto de Joan Jordán tras un clamoroso error del meta Cifuentes y toman brío en la clasificación situándose de lleno en zona de promoción de ascenso junto al Cádiz.

Álvaro García y Álex López en una acción del encuentro / LaLiga
Álvaro García y Álex López en una acción del encuentro / LaLiga

El Cádiz presentó un ‘once’ sin muchas novedades de la mano de su entrenador Álvaro Cervera, que cumplía su tercer partido de sanción tras ser expulsado en Córdoba viendo el partido desde la grada. La baja de última hora por un cuadro gripal de ‘Nico’ Hidalgo en el extremo derecho fue suplida por Salvi. Además, las bajas de José Mari, lesionado, y Garrido, por acumulación de tarjetas, hicieron que los amarillos jugaran sin un hombre de claro de corte defensivo en la zona de mediocentro. Cervera colocó en esa posición junto a Abdullah a Eddy Silvestre, un futbolista que llegó este verano con la vitola de jugador trascendental pero cuyo rendimiento, muy discutido por la propia afición cadista, está siendo de los más deficientes entre los jugadores del plantel con más minutos y hoy no fue una excepción. Ortuño, máximo goleador del campeonato con 13 goles junto a Joselu del Lugo, quedaba una vez más, como la gran esperanza local junto a su principal socio en ataque, Álvaro García.

Por parte del Real Valladolid, su técnico, Paco Herrera, dispuso de su mejor equipo, todos sus titulares estaban disponibles a pesar de que algunos de ellos tuvieron fiebre durante la semana, es el caso de Juan Villar, dueño del extremo derecho de los blanquivioletas y que retornaba a Carranza tras su periplo de tres temporadas en el Cádiz donde fue un jugador importante aunque muy rebatido por su irregularidad. El Valladolid, un equipo caracterizado por su sugerente fútbol de toque, confiaba en la calidad Joan Jordán en la media y del corpulento e infatigable Mata en la punta de lanza.

Salvi impulsa un balón ante la presencia de un jugador rival / LaLiga
Salvi impulsa un balón ante la presencia de un jugador rival / LaLiga

El partido arrancó con dominio alterno. Al Valladolid, un equipo que basa su fútbol en el toque, le costaba Dios y ayuda controlar el encuentro ante un Cádiz correoso en la marca, así, fruto de un robo de balón en la media, llegaba la primera gran ocasión de los amarillos con un centro del siempre omnipresente Álvaro García que remataba Salvi al larguero ante un portero Isaac Becerra algo despistado bajo palos. El rechace parecía que lo iba a controlar fácilmente la defensa vallisoletana pero Ortuño, siempre ávido y atento cual delantero oportunista, a punto estuvo de robar la cartera a la zaga y su remate, casi involuntario, se marchaba cerca de la portería del meta catalán del Valladolid. Corría el minuto 7 de la contienda.

Más que dubitativa se veía a la defensa visitante mientras que en la zona de arriba sí se denotaba a un activo Mata que ya en los primeros minutos había dado un pequeño susto pero el incendio generado por el ariete en el área cadista fue apagado por Aridane. Los parámetros de igualdad solo podían ser rotos por algún error y éste llegó, además de manera mayúscula, en beneficio del Real Valladolid que se adelantaba 0-1 en el 16′. Joan Jordán penetró desde la izquierda en diagonal a la meta local ante la excesiva pasividad de Carpio y enchufa un remate que golpeaba en Aridane pero que le llegaba fácil a las manos de Cifuentes, sin embargo, el meta albaceteño del Cádiz se confió y no llegó a atrapar el esférico que se alojaba en las mallas de los de Álvaro Cervera.

El propio portero amarillo hizo un gesto con sus brazos pidiendo perdón a su parroquia que respondió inmediatamente con gritos en favor del arquero de 37 años, una muestra de la comunión que existe entre la grada y el plantel de ‘La Tacita de Plata’ en momentos tan dulces a sabiendas del buen ritmo clasificatorio del equipo. Desde entonces, la decoración no cambió en demasía aunque se vio a un Cádiz más abierto con los laterales Carpio y Brian Oliván subiendo a posiciones ofensivas lo que dejaba a los extremos Villar y Álex López con más espacios. Al Cádiz, más obligado por la desventaja en el luminoso, le costaba generar juego y eso lo aprovechaban los de Paco Herrera que tras un robo de balón en la media tuvieron el 0-2 tras un lanzamiento de Mata desde fuera del área que despejó a saque de esquina Cifuentes, que se resarcía así parcialmente de su desacierto en el 0-1.

Brian Oliván y Villar pugnando en una jugada del partido / LaLiga
Brian Oliván y Villar pugnando en una jugada del partido / LaLiga

Era el minuto 25 de encuentro y el partido estaba mucho más de lado del Valladolid que imponía en la zona ancha su superioridad técnica de la mano sobre todo de Joan Jordán. La ausencia de un ‘stopper’ claro por delante de la defensa lo acusaba el Cádiz, tanto Abdullah como Eddy Silvestre no cuentan con ese perfil que siempre demanda un equipo de las características del cuadro andaluz, sin el lesionado José Mari y el sancionado Garrido. El dominio de la escuadra castellano leonesa se fue intensificando en la recta final del primer acto mientras que los amarillos no encontraban a su gran estilete por banda, Álvaro García, y con Ortuño, muy desafortunado hoy, siempre muy encimado por el portugués André Leao, así como por Guitián y Álex Pérez.

A balón parado era como el Cádiz daba pequeñas dosis de sensación de peligro, y en el 37′ por fin el Cádiz podía hablar de ocasiones. Falta muy cerrada botada con la zurda por Brian Oliván cuyo balón encontró la cabeza de Rubén Cruz pero su remate se marchó alto con lo que sigue sin llegar la primera diana del mediapunta utrerano, aún sin estrenarse desde que llegó al plantel cadista el pasado verano. Esa oportunidad espoleó al conjunto gaditano, más incisivo y que tuvo de nuevo como protagonista a Rubén Cruz que de nuevo pudo marcar con la testa, esta vez tras centro por la izquierda Álvaro García pero su colocado aunque algo llovido tiro, fue neutralizado por Isaac Becerra previa ‘palomita’. El sevillano, con evidentes gestos de irritación, se enfadaba ante la mala suerte que le persigue esta temporada de cara a puerta.

Moría así una primera parte en la que el Valladolid dio más síntomas de dominio y superioridad aunque ambas cualidades no se vieron refrendadas con excesivas oportunidades para anotar. Sin embargo, un error del meta cadista Cifuentes decidía por el momento un choque en el que el Cádiz solo funcionó a ratos y al que le costó contrarrestar la calidad de la zona media de la escuadra blanquivioleta.

El cadista Ortuño en una disputa con el blanquivioleta Guitián / LaLiga
El cadista Ortuño en una disputa con el blanquivioleta Guitián / LaLiga

La segunda mitad arrancó con una buena oportunidad para el Cádiz que a los cinco minutos estuvo cerca del empate tras un saque de esquina botado por Álvaro García que Aridane, prácticamente en boca de gol, conectó defectuosamente con la cabeza con lo que la pelota se iba fuera. Los amarillos salieron más encorajinados en los primeros esbozos de la segunda parte y con más frescura en ataque siempre con el balón parado como principal arma para crear peligro sobre la meta de Isaac Becerra. El Cádiz lo intentaba, con mucho corazón pero con poca cabeza.

Era el momento de mover ficha, y Álvaro Cervera daba entrada sobre el tapete de Carranza al héroe de la pasada jornada en Elche, el ex internacional Dani Güiza, que sustituía a Salvi lo que hacía que los amarillos jugaran con dos puntas. Eso se tradujo en una mayor vehemencia de los andaluces en busca de las tablas, los acercamientos locales se multiplicaron y se veía a un meta Isaac Becerra más que despistado en los balones colgados que padecía el Valladolid. Los de Paco Herrera reclamaron, más tarde, en el 61′ de encuentro un penalti por derribo de Sankaré a Villar, el contacto de la pierna del senegalés con la del extremo blanquivioleta existió, la duda es si fue suficiente para derribar al onubense.

El Valladolid gozaba de más amplitud para hacer daño a la contra ante un Cádiz que atacaba muy desorganizadamente. Así, los vallisoletanos tenían en el 65′ una doble ocasión con sendos remates de Mata y Joan Jordán que pudieron ser la sentencia. Mientras, el Cádiz tenía cada vez más pólvora en el campo con la entrada de Aitor García por Abdullah mientras que Paco Herrera retiraba del rectángulo de juego al ex cadista Villar, que se retiró entre más aplausos que pitos, entrando en su lugar Sergio Marcos, un mediocentro que trataría de dar a su equipo más pausa y amparo en la zona de atrás. Los minutos transcurrían peligrosamente para un Cádiz al que le faltaba claridad arriba. No era ese equipo demoledor de los últimos tiempos en los que marcó trece goles en los cuatro últimos duelos.

Isaac Becerra, meta del Valladolid, siendo retirado en camilla / LaLiga
Isaac Becerra, meta del Valladolid, siendo retirado en camilla / LaLiga

A diez de la conclusión, el Valladolid tuvo un importante contratiempo en la lesión de su portero Isaac Becerra que al atrapar un balón se lesionaba con lo que tuvo que ser retirado en camilla del campo por Pau Torres. Cervera, de paso, aprovechó para hacer su tercer cambio, agotó todas las balas en la recámara con la inclusión de Gorka Santamaría, otro delantero más, retirando de paso al lateral izquierdo Brian Oliván. No le quedaba otra a los andaluces si querían ‘pescar’ algún punto. El acoso local, sin ser del todo efectivo, se agudizó más y más.

A dos del final pudo lograr el empate el Cádiz, de nuevo Rubén Cruz fue protagonista pero erró tras una asistencia de Dani Güiza después de un remate que no conectó bien con el interior marchándose muy alto. El equipo amarillo agonizaba ante un Valladolid bien ordenado en la retaguardia, solo un milagro podía evitar que los tres puntos se fueran a la capital de Castilla y León. Y no llegó, apenas un tiro desviado de Güiza tras una falta y un remato blando de Aitor García fueron las credenciales cadistas en el descuento con lo que, tras un póker seguidas, volvía a saborear las agrias mieles de la derrota si bien es cierto que los de Cervera continúan en zona de promoción de ascenso a Primera. El Valladolid, con su cuarta victoria en los cinco últimos choques, se mete de lleno en la pelea y ya es quinto provisional a dos puntos del Cádiz, cuarto.

Alineaciones iniciales

Cádiz CF

[team1]

Real Valladolid

[team2]

Eventos del partido

[sls id=”1206″]

Incidencias

Árbitro: David Medié Jiménez (comité catalán).

Partido correspondiente a la jornada 21ª de la Liga 1 2 3 en Segunda División entre el Cádiz CF y el Real Valladolid jugado en el Estadio Ramón de Carranza ante 13.625 espectadores. Ambiente despejado con unos 14º de temperatura sobre la capital gaditana.