Edwin Jackson otorga al Estudiantes una victoria in extremis ante Bilbao Basket

Movistar Estudiantes se llevó una victoria trascendental sobre Bilbao Basket en un partido que tuvo emoción hasta el último segundo. 87-83 gracias a un mayúsculo Edwin Jackson que eclipsó con 27 a Álex Mumbrú.

Fuerte defensa sobre Edwin Jackson | ACB

El buen aspecto que presentaba el Palacio de los Deportes se traduciría en un encuentro que tendría ritmo y emoción de principio a fin. Ambos estaban obligados a ganar: madrileños para alejarse del descenso y bilbaínos para acercarse a posiciones de PlayOffs. Pero solo uno se podía llevar la victoria, y quien más mérito puso fueron los colegiales, que salieron de inicio con Jackson, Cook, Vicedo, Suton y Arteaga, imponiéndose de esta manera al quinteto organizado por Carles Durán, el cual estaba compuesto por Tabu, Bamforth, Lapornik, Mumbrú y Hervelle.

Prendía la mecha Edwin Jackson desde el perímetro y continuaría con su fantástica dinámica yéndose hasta la escalofriante cifra de 11 puntos en 9 minutos. Junto a él, unos buenos movimientos de Goran Suton que, acompañando a Víctor Arteaga, hicieron mucho daño en la pintura bilbaína consiguiendo así la primera ventaja estudiantil. Entraba también en escena por el lado visitante Álex Mumbrú y Scott Bamforth para tirar del carro vasco, pero no fue suficiente, pues todos los iniciales colegiales tirando de cooperación y trabajo colectivo, anotaron en menos de seis minutos. 30-24 señaló el electrónico tras los primeros diez minutos.

Movistar Estudiantes promediaba un ritmo de 120 puntos, pero poco duraría la alegría. Mucho más defensivos y físicos se mostraron los pupilos de Carles Durán en el segundo cuarto, consiguiendo un parcial de 2-13 para ponerse por delante en un partido que parecía dominado por los azulones. Gracias a la intensidad y el ritmo de Dejan Todorovic en la línea de triple, y un exuberante Álex Mumbrú, el partido se comenzaba a escapar de las manos locales. Pero apareció Víctor Arteaga. Fundamental en la rotación, ágil en los tableros capturando rebotes y convirtiendo las segundas oportunidades en vitales acciones, se erigió en el principal exponente ofensivo que logró consumar la igualdad máxima al descanso: 45-45.

Ganas no faltaron en el Estudiantes, que salió a por todas a través de unos omnipresentes Edgar Vicedo y Edwin Jackson, que levantaron a todas las localidades del Palacio de los Deportes con dos soberbios mates. Los de Salva Maldonado se gustaban y hacían frente a los enchufados Scott Bamforth y Jonathan Tabu por parte del conjunto vizcaíno. Dylan Page y un reaparecido Jaime Fernández hicieron más grande y protagonista aún al escolta francés, que se marchaba hasta los 20 puntos, aunque no bastaron, pues un mayúsculo Ivan Buva otorgó la ventaja principal a los del País Vasco a falta de diez minutos: 63-66.

En el arranque del tenso y trepidoso último asalto, Jamar Wilson, con un soberbio triple, volvía a poner por delante a Movistar Estudiantes, pero en la acción posterior y mediante el mismo método, Miha Lapornik hacía lo mismo para su Bilbao Basket. Con los nervios a flor de piel, la pelea en la línea de tiros libres estaba servida, pues la entrega de los hombres de blanco fue tan excesiva que cometieron cinco faltas personales en tres minutos. Mismo problema encontrarían los azulones minutos después.

A falta de cuatro minutos, Movistar Estudiantes lideraba por la mínima, 77-76. Tenían que aparecer los héroes. Y entre los colegiales sabían quién era el hombre: Edwin Jackson, que no fallaría sus tiros correspondientes y desde la grada le volverían a repetir aquello de “MVP”. Pero no era el típico partido de coser y cantar. Ivan Buva quería seguir siendo el protagonista entre los bilbaínos, y para conseguirlo, anotaría un fatídico triple a falta de 26 segundos para poner el 82-83 en el marcador. Venía la posesión más importante para los de Salva Maldonado y Omar Cook lanzó desde su casa para arrancar el grito más sincero de la afición estudiantil. 85-83. Turno para Bilbao Basket. Turno para que se confundiese Álex Mumbrú y cometiese una falta en ataque que les valdría el partido. 87-83 ganó Movistar Estudiantes.