El Granca se lleva el derbi canario en un gran partido de los de Luis Casimiro

ACB Photo / A. Pérez

Herbalife Gran Canaria se llevó este sábado el derbi canario de la Liga Endesa al asaltar el Santiago Martín (60-70), para vengar su derrota de la primera vuelta en el Gran Canaria Arena, rompiendo la racha histórica de seis triunfos seguidos del Iberostar Tenerife en la ACB .

ACB Photo / A. Pérez
ACB Photo / A. Pérez

Herbalife Gran Canaria se llevó este sábado el derbi canario de la Liga Endesa al asaltar el Santiago Martín (60-70), para vengar su derrota de la primera vuelta en el Gran Canaria Arena, rompiendo la racha histórica de seis triunfos seguidos del Iberostar Tenerife en la ACB .

Un parcial 0-17 en el segundo cuarto condenó las aspiraciones aurinegras, que firmaron un triste partido desde el perímetro (4/25), al menos el Iberostar salvó el average particular, al haber ganado en la primera vuelta por once puntos

Con canasta de Fran Vázquez, novedad en el quinteto de Vidorreta en lugar de Bogris, arrancó un apasionante derbi. El de Chantada palmeó con un mate en el siguiente ataque, imponiéndose en un gran duelo personal a Pasecniks.

A cada canasta local respondía Gran Canaria que aprovechaba su superioridad en el rebote ofensivo. Aunque Kuric puso por delante a los visitantes por primera vez (6-8), el pívot gallego se hacía enorme en el tiro a media distancia (8-8), con su sexto punto. Doornekamp puso en pie al Pabellón con su primer triple a 5 minutos del final del periodo.

Fallaba Herbalife desde el perímetro, mientras Vázquez volvía a machacar el aro rival (15-10) y aunque luego sí acertaba O´Neal para impedir la primera renta local, Vázquez se desataba con su duodécimo punto obligando al tiempo muerto de Casimiro. Dio descanso Vidorreta a Vázquez, debutando Bogris en el partido con canasta de Pasecniks (17-15), en un duelo en las pinturas, con los exteriores sin acierto de momento.

Oliver sustituyó a McCalebb en la dirección de juego, con cuatro puntos abajo (19-15) para los amarillos. Tuvo la oportunidad Salin de dar la vuelta al marcador con 19-17 con un triple muy forzado, cometiendo falta personal en el rebote en ataque de Pablo Aguilar. Bassas conectó bien con Bogris en la última acción ofensiva local, errando en la siguiente jugada Herbalife un nuevo triple, esta vez Rabaseda, para finalizar con cuatro puntos de ventaja Iberostar, en un primer parcial apasionante.

Davin White convirtió un triple de inicio en el segundo cuarto elevando la renta a siete puntos, Aguilar impidió que aumentara y en la siguiente defensa local Kirksay taponó a McCalebb de manera sonrojante, aunque el base anotó en su siguiente lanzamiento (24-21). Otra buena noticia era que White se acomodaba, consiguiendo su segunda canasta y provocando alguna falta.

Con una marcha más Iberostar Tenerife no cedía el mando, volviendo a recuperar su máxima ventaja del encuentro, siete puntos, al culminar con un nuevo mate Tim Abromaitis un robo de Rodrigo San Miguel (30-23). Pablo Aguilar dio aire a los grancanarios, anotando un triple desde la esquina y reboteando en defensa para sostener a su equipo.

Abromaitis se sentaba también con dos faltas personales, mientras O’Neal minimizaba la desventaja tras el tiempo muerto (30-28), y Kuric ampliaba el parcial a un 0-8 que dio ventaja a Herbalife por segunda vez en el partido.

Para mal mayor Kuric conseguía otro gran triple, y además con falta personal de Piñero, para seguir aumentando el marcador parcial con su 3+1 (30-35) Planinic seguía con la sangría con un 2+1 posterior y Albert Oliver cerraba el parcial en un humillante 0-17 (del 30-23 al 30-40), Doornekamp metía al Iberostar en partido antes del descanso (33-40).

Cometió dos faltas en defensa Herbalife en el primer ataque local del tercer cuarto, aunque no sacó provecho el cuadro de Vidorreta, pero Báez hizo la tercera de equipo en el ataque posterior. Eulis sí aprovechó dos rebotes ofensivos de Planinic para seguir con la brecha (33-42).

La mala suerte se cebó con San Miguel, que recibió un golpe muy similar al de la semana pasada, siendo atendido en el banquillo, y los colegiados señalaron técnica a White por protestar airadamente una falta, acumulando dos en apenas unos segundos. Rugió el Santiago Martín al grito de “¡Fuera, fuera!” mientras McCalebb estiraba a diez la ventaja.

La defensa grancanaria asfixiaba a los tinerfeños, que a duras penas conseguían si quiera lanzar a canasta. Abromaitis, con seis puntos, era el único productor local (39-45). La afición premió a Tim que ganó un rebote ofensivo, desaprovechando Doornekamp el triple liberado, encima Grigonis cometía su tercera falta, abandonando de nuevo la cancha, todavía sin anotar.

Pablo Aguilar lideró un 0-4 visitante forzando al tiempo muerto tinerfeño. Con una sola canasta en juego aurinegra en el tercer cuarto, la buena noticia era que la desventaja era de solo nueve puntos (42-51). Sin embargo llegó a la máxima diferencia pronto Herbalife tras un despiste defensivo local, aprovechado por Pasecniks antes de encarar el último período.

Tenía que meter toda la carne en el asador Iberostar Tenerife en el último cuarto, arreglar en 10 minutos los 20 del segundo y tercer parcial, en el que dieron la peor imagen de la temporada. Al menos forzó la pérdida en su rival en el primer ataque del cuarto periodo, aunque sin ver aro ofensivo.

No se movió el marcador en esos primeros compases y Vidorreta, desquiciado al protestar unos pasos de salida de Doornekamp, fue sancionado con una técnica. No anotó Herbalife y aunque Kirksay sí acertó de tres (47-55), Oliver lo devolvió, helando al Pabellón (47-58). Llegó a los 13 puntos la ventaja visitante. Regresaron a cancha después de un tiempo muerto de Vidorreta San Miguel y Bogris, intentando el técnico acertar en algo, pero O´Neal machacó tras el enésimo error de Kirksay (49-62).

Cuatro puntos seguidos de Bogris, con raza (53-62 ) obligó al tiempo muerto visitante; Luis Casimiro no quería alimentar las escasas opciones locales. Metió mayor intensidad defensiva Iberostar, pero el 4/23 en triples hasta el momento, sentenció sus posibilidades de triunfo.

Tiró de fe el Canarias, pasando del 49-62 (máxima ventaja visitante) al 58-64 a falta de minuto y medio del final, firmando un 9-2 que forzó de nuevo a Casimiro a parar el partido. Pero todo murió después de la charla en banquillo; antideportiva a Doornekamp por hacer una falta antes de estar el balón en juego y técnica a Vidorreta por protestar. McCalebb solo anotó un tiro libre, pero sacaba su equipo y Báez palmeó una entrada del base (58-67) para entrar en el último minuto con todo decidido.

Enlace a las estadísticas del partido