Destino Cardiff: El centro del campo

Hablar del centro del campo de un equipo suele ser hablar de la sala de máquinas que dirige una escuadra. Las cabezas que hacen posible la transición del balón y que los de arriba metan los goles para ganar el partido. Así analizamos hoy el centro del campo de Juventus y Real Madrid.

mediocampfinal

Juventus y Real Madrid se verán las caras este sábado en Cardiff y frente a frente estarán dos de las mejores salas de máquinas del fútbol europeo. Dos centros del campo donde se mezcla la experiencia de gente con galones con el ímpetu de los jóvenes.

Del lado italiano tres nombres: Khedira, Pjanic y Dybala. El alemán es viejo amigo del Real Madrid y vive su segunda juventud bajo las órdenes de Allegri. Tras ser cuestionado en el conjunto blanco lleva dos temporadas en la Juventus como pieza principal en el eje italiano. Un jugador con toque, clase, llegada y conocimiento del campo que le aporta seriedad y convicción al centro del campo.

A su lado Pjanic, un perfil similar de centrocampista que llegó esta temporada a la Juventus. Al bosnio tampoco le falta clase a la hora de mover la pelota y, como su compañero, no tiene miedo de llegar hasta arriba. Juntos formas un pivote de calidad y solvencia que, respaldado por los cinco de atrás, da una solidez infranqueable a los de Allegri.

Como pieza culminante la gran promesa del fútbol: Paulo Dybala. Magia, clase, gol, técnica… un sinfín de adjetivos para describir a una auténtica joya perseguida por media Europa. Ya demostró ante el Barcelona que está preparado para echarse el equipo a la espalda y, ante el Real Madrid, buscará volver a ser decisivo.

En el Madrid nos podemos encontrar con hasta cuatro jugadores en el centro del campo, dependiendo de cual sea el sistema elegido por Zidane. Atrás Kroos, Casemiro y Modric. Los tres caballeros que manejan el eje blanco. El brasileño es un jugador casi infranqueable, con infinitas recuperaciones y gran seguridad atrás. A esto hay que añadirle una llegada nada despreciable.

Lo acompañan un alemán y un croata. Ambos atesoran una clase innegable, un control del espacio y de la situación envidiable. Allá donde ponen el ojo ponen el balón y sus centros suelen ser sinónimo de remate entre los tres palos.

Para rematar la magia, la ilusión, el toque… Francisco Román Alarcón “Isco”. Con un final de temporada espectacular se ha reivindicado en el Madrid ganándose al público y su sitio en el once titular.

En definitiva dos centros del campo de muchísima calidad y toque con gusto por la pelota. Ambos intentarán ganar la batalla de la sala de máquinas para conducir a su barco a levantar la Orejona, veremos quien lo consigue.