Previo GP de Azerbaiján: Equipo Sauber

La escudería suiza afronta el fin de semana sin expectativa, por lo que el objetivo no es otro que seguir mejorando el monoplaza

El equipo Sauber llega al último “tilkodromo” añadido al campeonato de la Fórmula 1, que tuvo su cita inaugural el pasado año bajo la denominación del Gran Premio de Europa. El circuito urbano, el segundo de los tres que componen el calendario actual, se caracteriza por contar entre sus 6 kilómetros de recorrido con una larguísima recta de meta así como un trazado excesivamente estrecho en algunos puntos.

19029532_1350680844979378_3903379114678995291_n
(c)Sauber

 

El hecho de contar con una larga recta, sumado a varios tramos “stop and go” hacen imprescindible no solo contar con una buena aerodinámica, sino también con un buen nivel de potencia, y el equipo suizo carece principalmente de esto último, ya que a pesar de montar un motor Ferrari, la especificación del propulsor italiano es del año anterior. A su favor cuentan con el hecho de ser un circuito en el que tan solo tiene un punto claro de adelantamiento que es la recta principal y con la necesidad de gestionar los neumáticos, principalmente los traseros para contar con una buena tracción, por lo que con un buen control del desgaste de las gomas la estrategia podría ser para ellos un factor clave como ya lo fuese en España.

Marcus Ericsson no tuvo un fin de semana especialmente bueno el pasado año, siendo superado holgadamente tanto en clasificación como en carrera por su entonces compañero Felipe Nasr. El piloto sueco clasificó vigésimo y terminó en el puesto 17. Ericsson recuerda la necesidad que tuvieron el pasado año de controlar los neumáticos y cree que la situación no será muy diferente para ellos en un Gran Premio en el que no cuentan con más expectativas que seguir desarrollando el chasis.

“Este será nuestro segundo viaje a Baku. Es un circuito urbano con una combinación interesante de largas rectas y curvas que lo hacen un bastante especial. La pasada temporada, las temperaturas relativamente altas tuvieron un impacto en nuestra gestión de los neumáticos, y mis expectativas para este año es tener unas condiciones similares. Como equipo, nuestro objetivo sigue siendo el de progresar en la mejora del rendimiento de nuestro coche.”

Su compañero Pascal Wehrlein tampoco tuvo demasiada fortuna el pasado año, ya que tras clasificar por detrás de su compañero, en la carrera se vio obligado a retirarse cuando su Manor le dejó tirado en la vuelta 39 y que suponía su primer abandono en la categoría reina. Este año, el alemán se muestra impaciente por rodar en el circuito aunque reconoce la dificultad de poner a punto el monoplaza debido a las características del trazado.

“Estoy deseando volver al coche en Bakú, el fin de semana del año pasado en Azerbaijan fue bastante interesante para todos porque era la primera vez que se disputaba aquí un Gran Premio de Fórmula 1. Encontrar la configuración adecuada para esta pista fue un reto para todos los equipos, ya que debido al diseño del trazado, la velocidad punta y la tracción son aspectos clave para triunfar.”

 

Compartir
Artículo anteriorOficial: Pedro Martínez deja de ser entrenador de Valencia Basket
Artículo siguienteOficial: Darko Planinic no formará parte del proyecto Gran Canaria 17-18
Fiel amante del automovilismo.La competición por encima de cualquier nacionalidad, aunque siempre está mejor que gane alguien de casa, siempre que no sea con un Ferrari. No me caso con ningún equipo, pero Mclaren y Renault siempre han sido mi debilidad.