El GP de Azerbaijan según Brembo

Brembo nos acerca lo más interesante en cuanto a frenadas del Bakú Street Circuit

Del 23 al 25 de junio, el Baku City Circuit acoge la primera edición del GP de Azerbaiyán, la 8ª cita del Mundial 2017 de Fórmula 1

La pista, diseñada por el arquitecto Hermann Tilke, serpentea por las pintorescas calles de Bakú. El sin fin inmediato (2 kilómetros) que conduce de nuevo al comienzo permite que los coches alcancen velocidades muy rápidas. En general, toda la pista se ejecuta con el pedal a fondo, lo que se demuestra por el hecho de que el tiempo en que se aprieta el acelerador es equivalente al 56% de la carrera.

07_azerbaijan

De hecho, el año pasado Nico Rosberg, logró completar una vuelta con una velocidad media de más de 210 km / h. El circuito también tiene muchas curvas técnicas, como las vueltas 8 y 15, donde la precisión en la frenada es clave para evitar el contacto con las paredes, que están extremadamente cerca en estos puntos.

La disposición incluye cuatro curvas de 90 ° al inicio que demandan un gran esfuerzo por parte de los frenos, seguidos por otros giros donde los angulos cambian continuamente y como consecuencia también lo hace el uso de frenos.

Según los técnicos de Brembo, que clasificaron las 20 pistas en el Campeonato del Mundo en una escala de 1 a 10, el Baku City Circuit está exigiendo bastante a los frenos. La pista Azeri obtuvo un 8 en el índice de dificultad, que es igual a Sochi y tres pistas más, incluyendo Monza.

La labor de los frenos durante el GP

Las 11 frenadas a cada vuelta y la gran longitud de la pista (más de 6 km) imponen frenar durante 19 segundos por vuelta: son 7 segundos más que en el Circuit Gilles-Villeneuve de Montreal, considerado uno de los más duros para los frenos. Pero en realidad, es muy parecido el porcentaje de acción sobre los frenos a lo largo de toda la duración de la carrera: 19 por ciento en Bakú, 17 por ciento en Canadá.

El promedio de vuelta de las desaceleraciones máximas llega solo a 4 g, debido a que, respecto a otras pistas, no presenta apuradas de frenada con desaceleraciones de 4,7-4,8 g, y a la presencia de curvas con desaceleraciones que no superan los 3 g. El valor no excepcional de las desaceleraciones es evidente también al considerar la energía disipada por cada coche durante todo el GP: 171 kWh.

Desde la salida hasta la bandera de cuadros, los técnicos Brembo han calculado que cada piloto aplicará una fuerza total de casi 77 toneladas y media sobre el pedal del freno.

Las frenadas más duras

De las 11 frenadas del Baku City Circuit, 2 están clasificadas como arduas para los frenos, mientras que 7 son de dificultad mediana y 2 son ligeras.

La más dura para el sistema de frenos es aquella de la curva 3: los monoplazas llegan a 319 km/h y, en tan solo 2,28 segundos, bajan a 95 km/h. Para lograrlo los pilotos aplican una fuerza de 153 kg sobre el pedal del freno y sufren una desaceleración de 4,6 g.

Con el freno accionado los coches recorren tan solo 64 metros. La fuerza sobre el pedal del freno es ligeramente superior en la primera curva (154 kg) pero es menor la disminución de velocidad y también el tiempo transcurrido frenando: 2,03 segundos para pasar de 325 km/h a 122 km/h. Por lo tanto, también es menor el espacio de frenada, 57 metros.

Es muy larga también la frenada en la curva 15: 59 metros y 2,14 segundos, pero la fuerza exigida al piloto es ligeramente inferior ya que la desaceleración es tan “solo” de 4,4 g y la carga sobre el pedal del freno es de 143 kg.

Compartir
Artículo anteriorSirigu podría seguir en LaLiga
Artículo siguienteLewis Hamilton avisa: “mi destino está en mis manos, me podría retirar este mismo año”
Apasionado y enamorado de la F1 desde la época de Lauda, Prost, Senna y Mansell. Aun recuerdo ver esas carreras y como al llegar el lunes era mirado casi como un bicho raro al que le gustaban los coches en lugar de las motos. El trágico fin de semana de la muerte de Senna y Roland Ratzenberger aun me hizo amar mas este deporte, pero sobre todo me hizo respetar a esos señores que se sentaban en unos monoplazas jugandose la vida cada quince días para que otros disfrutáramos. Ferrarista hasta la médula, pero al que los colores no le nublan la vista y me dejan amar este deporte por encima de escuderías o pilotos. @JaumeCiurana