Temporada de altibajos en el Real Valladolid

Real Valladolid | LaLiga 1|2|3

La Liga 1|2|3 ha finalizado y el Real Valladolid continuará una temporada más en la categoría de plata del futbol español, al no poder conseguir el objetivo de la promoción, al quedar séptimo con 63 puntos.

Real Valladolid | LaLiga 1|2|3
Real Valladolid | La Liga 1|2|3

El Real Valladolid ha finalizado la temporada en una séptima posición que deja un sabor de boca, un tanto malo. Sobre todo, cuando terminas la temporada con los mismos puntos que el sexto clasificado, el Huesca. La diferencia, el golaveraje.

La temporada comenzó bien, porque con dos victorias y un empate estábamos arriba, pero llegaron las cinco temidas derrotas ante Tenerife, UCAM, Lugo, Huesca y Levante que hicieron temblar los cimientos en las oficinas del José Zorrilla, hasta caer a las 18ª posición. Es cierto que se perdió los cinco partidos, pero se hizo luchando hasta el final y se perdió por la mínima. Luego llegó todo lo contrario. Cinco partidos sin perder, 3 victorias (Alcorcón, Nástic y Sevilla Atlético) y dos empates (Zaragoza y Córdoba) que hacían aupar puestos en la clasificación al Valladolid, hasta la séptima posición.

Luego, llegaron dos derrotas fuera de casa consecutivas (Elche y Numancia) que hicieron bajar de repente a la 15ª posición de la tabla, que rápidamente recuperaron con cuatro victorias (Mallorca, Mirandés, Reus y Cádiz), aunque con una derrota entre medias de ellas contra el Getafe, que hizo que el Valladolid quedase en el final de la primera vuelta en quinta posición con 31 puntos.

La segunda vuelta comenzó con una derrota ante Oviedo y Girona a domicilio, pero con una victoria ante el Rayo en casa que dejaba al equipo en octava posición. Luego dos empates ante Tenerife y Lugo en casa y una victoria ante UCAM subían al equipo un puesto el séptimo puesto con 39 puntos a tres de los puestos de promoción, que marcaba el Oviedo con 42 puntos.

Cuando estaban a punto para entrar en los puestos de promoción, llegaron dos derrotas que sentaron mal en la afición, sobre todo la segunda derrota. La primera fue ante el Huesca por 1-0 como visitante, mientras que la segunda fue ante el Levante por un resultado de 0-4 en Zorrilla, que tuvo una sonora pitada por parte de la afición y que hizo caer hasta la octava posición y ponerse a cinco puntos de la promoción.

Luego llegó una victoria ante Alcorcón que supuso que Paco Herrera siguiera siendo el entrenador del Real Valladolid. Una derrota ante Nástic y un empate contra Zaragoza volvieron a encender los ánimos, pero una victoria ante Córdoba dejaba al Real Valladolid en la octava posición con 46 puntos y a cinco de los 51 del Getafe que marcaba la promoción.

En la jornada 34 llegaba el día. El Real Valladolid necesitaba ganar si o si para no alejarse de los puestos de promoción y, por lo tanto, casi despedirse de luchar por uno de los cuatro puestos. Jugaban contra el Sevilla Atlético y se perdió 6-2. En ese momento se caía al décimo puesto de la clasificación y se sumaba un punto a la distancia con la promoción. En ese momento, Paco Herrera estaba muy cuestionado por todos, aunque no se le destituyó.

Desde ese momento, todos los movimientos de Paco Herrera y sus jugadores se miraban con lupa porque al primer síntoma de perder mal, podría ser el final en el banquillo, pero una racha de tres victorias ante Elche, Almería y Mallorca y un empate ante Numancia, algunos partidos jugando bien y otros no también, conseguían que el equipo subiese hasta la séptima posición con 56 puntos y se quedaran a los mismos puntos que el Huesca que era sexto con 56 puntos.

Y llegó la jornada clave marcada en el calendario. El Real Valladolid jugaba contra el Mirandés, un equipo al que le quedaba muy poco para ser equipo de Segunda B y el Huesca ya había jugado y había perdido su partido, por lo que una victoria pondría al Valladolid en puestos de promoción con tres puntos de ventaja, ya que tiene el golaveraje perdido con el Huesca. Pues se empató después de ir ganando 0-2 y que les empatarán en el 93. Lo bueno es que con el punto se subía a la promoción, pero dependían de ellos mismos.

Quedaban tres finales y la primera se ganó con nervios, pero se ganó ante el Getafe por 1-0. El Huesca, también ganó por lo que la distancia seguía igual. La segunda final se perdió 2-0 ante el Reus, pero el Huesca empató por lo que el Real Valladolid bajó a la séptima posición con 60 puntos, los dos equipos. La última final fue contra el Cádiz en Zorrilla y se ganó 1-0 con gol de Villar en el 88, aunque ya daba igual porque el Huesca iba ganando al Levante 1-2, por lo que el Huesca obtuvo el ultimo billete de la promoción y el Valladolid se quedó con un séptimo puesto y unos 63 puntos que de poco importa si no lo has merecido, por fallar en momentos clave de la temporada.

Esos momentos clave son en Zorrilla ante el UCAM, ante el Sevilla Atlético en el Pizjuán, ante el Numancia en Zorrilla, ante el Mirandés en Anduva y contra el Reus en el Nou Estadi.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 5 =