Cosworth quiere volver a lo más alto en 2021

El mítico motorista inglés quiere formar parte de nuevo de la parrilla de F1 y está dispuesto a hacerlo en 2021 con los nuevos motores

Cosworth, fabricante independiente de motores, se muestra muy interesado en formar parte de la mesa de negociación de los futuros motores de la F1, a implementar en 2021. El histórico motorista entró en 1967 a formar parte del gran circo y estuvo de forma regular en la parrilla hasta 2012, con el malogrado Hispania Racing Team.

Motor Cosworth – Vía: Pistonheads

Pues bien, las ideas que pululan por el paddock de unos motores más sencillos y accesibles ha hecho levantar las cejas a los de Cosworth y están dispuestos a aportar sus ideas con la intención de volver a la mayor competición del motor.

El gerente de la compañía, Hal Reisiger, se ha expresado en los siguientes términos:

“Tenemos apoyo suficiente por parte de los equipos, hemos hablado con algunos, estamos en posición de poder hablar de compromisos. Queremos tener compromiso con cuantos más equipos mejor, y contamos con acuerdos verbales para equipos actuales y venideros con la intención de ser un proveedor a tener en cuenta y sostenible”.

“Valoramos enormemente estar implicados en las decisiones, la clave está en el MGU-H, el recuperador de energía por calor es caro y consume demasiados recursos en su desarrollo, ha dado muchos problemas a los fabricantes. Si la F1 nos quiere, tendrán que producirse cambios. De momento formamos parte de los grupos de trabajo, y eso nos satisface”.

En Cosworth no tienen dudas, tienen lo necesario para volver con fuerza:

“Podemos ser competitivos, por nuestros futuros clientes y por la marca. No tendría sentido entrar si no. Estamos convencidos”.

Muchas han sido las voces elevadas pidiendo un motorista independiente, pero quizás la más alta, la de Red Bull, de hecho los nexos entre Aston Martin y Cosworth, y a su vez con Red Bull, hacen que se intuya una más que posible sociedad en el futuro.

Red Bull RB1 – Vía: Wikipedia

Por el momento no es oficial, simplemente es una declaración de intenciones, pero Reisiger es consciente de los plazos:

“Si volvemos empezaríamos a trabajar en 2018, necesitamos tiempo para desarrollar nuestro motor. Una vez creamos un motor para LMP1 en 11 meses, somos muy ágiles, otros no sé si podrían hacerlo tan bien”.

Es una gran noticia para el mundo del motor. Que haya un proveedor de motores que no compita es esencial para que la rivalidad no se vea coaccionada por falta de unidades de potencia o por utilizar los clientes unidades “descafeinadas”. El nombre Cosworth va de la mano de la competición, y si están dispuestos, ninguna competición mayor que la F1.