Shane Larkin llega a un acuerdo con Boston Celtics

Imagen vía Euroliga

Fin a uno de los culebrones del verano, el base estadounidense Shane Larkin llega a un acuerdo con los Celtics para volver a la NBA, mientras que Baskonia y Barcelona se ven como su gran anhelo se marcha al otro lado del charco.

Imagen vía Euroliga
Imagen vía Euroliga

Hace una semana, publicamos un artículo en el que intentamos dar un poco de luz a la situación de Shane Larkin y Adam Hanga tras finalizar el plazo de ofertas por jugadores sujetos a tanteo y para igualar dichas ofertas por los clubes de origen. En aquel momento se indicaba que los grandes vencedores de toda la situación eran los propios jugadores y esta noticia confirma lo publicado.

Shane Larkin dejó muy claro al finalizar la temporada que solo se planteaba dos opciones, seguir en el Baskonia una temporada más o volver a la NBA. El club Vitoriano no dudo ni un segundo en ofrecerle la continuidad al base, pero tras su gran rendimiento querían un compromiso de al menos dos años para sacar beneficio económico al menos si no cumplía dicho periodo. El jugador y su agente conscientes de que el mercado NBA comienza a moverse tras el draft, a mediados de Julio, decidieron declinar la oferta e renovación por dos años y 1,3 millones de euros netos.

El FC Barcelona vio en ese momento la oportunidad de hacerse con uno de los mejores bases en Europa disponibles y el jugador y su entorno, la posibilidad de negociar un contrato que se adaptase a sus deseos de facilidades para irse a la NBA, incluso antes de comenzar la temporada. El acuerdo se firmo por dos temporadas y 6 millones brutos unos 1,5 millones netos por temporada. Pero más importante clausula de salida a la NBA hasta el 20 de agosto por cero euros y otra por un importe mínimo tras la primera temporada.

Shane Larkin veía con buenos ojos esta oferta, pensando que la diferencia de salario respecto a la inicial de Baskonia era muy pequeña, haciendo posible que Josean Querejeta la igualase, pero con la clausula deseada por él para no cerrarse las puerta de regreso a la NBA.

Al igualar el equipo vasco la oferta azulgrana, el jugador no solo logro su objetivo sino que debido a la fiscalidad vasca su salario iba ser cercano a los 2 millones de euros netos. Obviamente habían pasado varias semanas y los movimientos en la NBA se iban produciendo y las oportunidades no llegaban. El martes a la noche el jugador había decidido aceptar el contrato presentado por el Baskonia ante la ACB y solo faltaba la firma de los papeles, sin embargo el destino preparaba un último golpe de timón para la historia.

Los Boston Celtics se ponían en contacto a través de su entrenador con el jugador y le ofrecían un puesto en el equipo, con un contrato garantizado por una temporada. Una gran oportunidad para el jugador, que parece haber aceptado pero que puede tener varias trampas. La primera, es la competencia del puesto que no le garantiza disfrutar de los minutos que disponía actualmente. La segunda, es que acorde a la reglamentación de la NBA la franquicia verde, deberá de deshacerse de uno de sus contratos garantizados antes del inicio de temporada ya que tendrían un jugador más de los permitidos en el roster.

Veremos si finalmente el sueño americano de Shane Larkin no se convierte en pesadilla, mientras Baskonia deberá de volver a buscar en el mercado donde varias opciones han encontrado acomodo y otras parecen haberse cansado de esperar durante el culebrón con el Barcelona.

Compartir
Artículo anteriorEl Betis Energía Plus jugará la LEB Oro en la 17/18
Artículo siguienteLos hombres de negro siguen apostando por Borja Mendía