Mbappé no vale 180 millones

Imagen vía UEFA.com

El Real Madrid tiene un acuerdo con el Mónaco para el traspaso de Kylian Mbappé, según varios medios nacionales e internacionales. El cuadro madrileño está dispuesto a pagar un total de 180 millones de euros para que el delantero francés juegue a las órdenes de Zinedine Zidane pero…¿Qué ha hecho el jugador de 18 años para que paguen esa cantidad de dinero por él?.

Imagen vía UEFA.com
Imagen vía UEFA.com

Los grandes clubes europeos se están volviendo locos a la hora de fichar y eso queda demostrado cuando se hablan de cifras de 180 kilos por un jugador que ha hecho una buena temporada con un equipo que no se puede asemejar con ninguno de los que le pretenden o 220 millones de euros por un jugador (Neymar) que hace quince años no superaría los 35.

Mbappé tiene un gran futuro por delante, o eso dicen los dueños de Real Madrid, PSG y Manchester City, que son los tres equipos que están detrás del jugador. Si el francés llega al nivel esperado será un gran triunfo para aquel que se lo lleve pero también puede salir mal y convertirse en el mayor fracaso de la historia del fútbol.

La duda es lo que su futura afición le exigirá ya que es un futbolista muy joven al que habría que dar tiempo para crecer pero también ha costado 180 millones de euros y, por ejemplo, los madridistas no suelen ser muy pacientes con las adaptaciones de aquellos que vienen como ‘estrellas’.

Lo normal por Mbappé hubiese sido una cantidad cercana a los 40 millones de euros. El internacional con Francia no ha despuntado con la selección en las oportunidades que ha tenido (que es lo más parecido a un gran club) y con su club ha marcado 26 goles en 44 partidos, cifras muy alejadas de las de un jugador ‘top’.

Además, el Real Madrid cometería un gran error si finalmente decide fichar a Mbappé ya que no va a venir con el cartel de suplente y exigirá que uno de los miembros de la BBC abandone la entidad blanca para asegurarse más minutos. Hace unas semanas, el club madrileño vendió a Morata, que si ha demostrado tener calidad, porque quería mayor protagonismo y no se lo aseguraron.

En conclusión, no debería estar permitido pagar cantidades superiores a 100 millones de euros por un jugador porque, de esta forma, se perjudica a los equipos pequeños, la brecha entre unos y otros se hace cada vez más mayor y las competiciones pierden en emoción.