Mireia Belmonte, ¡Campeonísima del Mundo en los 200 mariposa!

Imagen de Nacho Escobar / RFEN

¡Espectacular! Salvaje, extraordinario. ¿Que adjetivos ponerle? Ya ni nos quedan para describir lo que está haciendo por la natación Mireia Belmonte.

Imagen vía Nacho Escobar (RFEN)
Imagen vía Nacho Escobar (RFEN)

Es incansable, es una ganadora nata y ha vuelto a demostrarlo. Le faltaba el oro mundial y lo ha logrado. Reto que se propone, reto que pulveriza. En los 200 mariposa, donde ya reinó en los Juegos, ha vuelto a hacerlo. 2.05.26, por delante de la alemana Hentzke y por delante de la reina local Hosszú. ¡Gracias por todo!

Qué calidad tiene que tener Mireia para que Hosszú sea la reina de la felicidad con un bronce y nadando en su propia casa. Pues esa es Mireia, una chica nacida para luchar, nacida para competir, nacida para ganar.

El Dune Arena era hoy lo mas parecido a una bombonera de fútbol. Más de 12.000 personas esperaban el duelo de Katinka y Mireia, como Hentke como invitada de última hora tras una semifinal magnífica. Mireia lo logró como solo ella sabe hacerlo, de menos a más y dejando que Hosszú, que salió muy fuerte, y Hentke, llevasen la iniciativa.

A partir del 100 fijó a sus presas, y ya en el 150 directamente tocó primera y salió del viraje como una descosida en busca de ese oro que le faltaba a su colección. Así es Mireia, reto que se pone, reto que consigue antes o después. No tiene unos pies y una manos especiales para nadar, no es alta, no destaca fisicamente por nada en especial pero tiene una fuerza mental irresistible, fuera de lo común.

UNA NÚMERO 1

Mireia tocó el oro con 2.05.26, por los 2.05.39 de una alemana que vendió muy cara su piel y mereció mucho la plata. El bronce para una Hosszú que es capaz de comprar un trapo -y que le quede mono- en las rebajas de ocasión. Rascó un bronce, pero fue Mireia quien atendió a las televisiones, a los medios, estuvo media hora con un servidor por los pasillos de la zona mixta atendiendo de forma frenética a los medios españoles y de todo el Mundo, demostrando también que en esto se mueve como una número 1.

Después, ante el júbilo de su público, subió al podio, el himno sonó en su honor por encima de Hentke y Katinka, sonrió, le entregó la medalla el miembro del Bureau FINA y presidente de la RFEN, Fernando Carpena, mordió su oro -ver la imagen de portada-, repartió fotos para la prensa mundial, y siguió con el protocolo (también el pertinente control antidoping). Siempre con su entrenador Fred Vergnoux (Head Coach RFEN) atento a todo y arropado a su vez por el enorme trabao del staff técnico federativo, imprescindible en los éxitos de los deportistas. Llegó al hotel de noche, muy cansada. Unos pocos familiares y amigos la esperaban para darle un abrazo.

Mireia es campeona del Mundo sí, el título que le faltaba. Más arriba ya no hay nada más, Mireia, ya no hay oxígeno. Has coronado la cima. Disfruta este éxito, gracias por hacernos la vida más interesante y mañana más, que esto contigo es un no parar.

Nota de prensa de Rodrigo Gil-Sabio (RFEN)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − uno =