España sabe sufrir y suma dos victorias en el Europeo Sub18

Una vez más, cuando el partido se tensó y la situación se complicó, la Selección sacó su mejor cara y se llevó el partido (84-72) ante una competitiva Ucrania. Exhibiciones individuales de Martínez y Sanon. El martes, tercer encuentro del grupo ante Italia.

Imagen del encuentro. | FEB

A esta U18M le gusta vivir al límite. Hasta que no se ve bajo presión y cerca del precipicio no saca lo mejor de sí. Lo vimos ante Serbia, con una remontada histórica, y hoy ante Ucrania. Sufrió a el equipo de Joaquín Prado hasta la prórroga, donde sacó lo mejor de sí. Buenas noticias, a los nuestros no les tiembla la mano cuando el encuentro se tensa. Pero repasemos cómo llegamos hasta ese momento.

Sanon y Martínez, Martínez y Sanon. Su duelo ocuparía los titulares, pero antes del salto entre dos, ya había saltado la primera noticia. Nuestra gran arma interior, Ehigitor, no entraba en la rueda de calentamiento. Pese a estar vestido de corto, su renqueante tobillo le dejaba fuera de este segundo partido del Europeo de Eslovaquia. Y vaya si le echamos de menos, especialmente en aquellos momentos en los que el partido exigió potencia e intensidad.

No empezó mal la selección, pero dos minutos de desconexión obligaron a Joaquín Prado a pedir el primer tiempo muerto del partido. A la U18M le cuesta entrar en los encuentros. Pecados de juventud, errores que la formación acaba por erradicar. Las instrucciones del seleccionador metieron a España en el primer cuarto, que terminaría por ser muy igualado e interesante. Y nos dejaría una perla, una genial canasta sobre la bocina de González tras una transición perfecta de España.

Si el segundo cuarto fue positivo (37-30), el tercero fue una pesadilla. Cuatro puntos en 10 minutos, y Sanon, la estrella ucraniana, calentando su muñeca. Cuando parecía que todo se arreglaba, con Martínez demostrando toda su calidad, volvía a aparecer el base rival para neutralizar la ventaja. Sería precisamente Sanon quien llevaría el partido a la prórroga, tras anotar uno de sus dos tiros libres. Mención especial para Parra y Parrado, cuajando un gran final en ausencia de Ehigitor.

Y, por fin, la U18M abriría brecha. En los cinco minutos extra, no hubo color. España sacó la casta, la calidad y la intensidad defensiva que lleva dentro. Dos de dos, pero sigue siendo necesario crecer y controlar los parciales negativos. Estaremos atentos.

Nota Prensa FEB