Un clásico de mentira

Lo visto ayer la pasada madrugada en Miami se pareció más al All Star de la NBA, que a un partido de fútbol. En definitiva hubo mucho espectáculo y poco juego.

Resultado de imagen de el clasico miami
Messi hace el primer gol del clásico. Foto de El Diario NY

Ganó el Barça sí, pero no fue un partido normal. Ayer en Miami se vio de todo menos fútbol del serio, del competitivo. Las defensas brillaron por su ausencia, no existieron en ninguna de las dos áreas. Vamos lo visto ayer se parecía más a un All Star que a un clásico. Espectáculo hubo, y mucho pero sólo de carácter ofensivo, es decir, fue un encuentro muy vistoso para el espectador, pero horroroso desde el punto de vista de loa entrenadores. Un partido en el que se notó que no había nada importante en juego. Ambos equipos se mostraron sin tensión competitiva alguna, lo que probablemente fue clave para las facilidades que blancos y culés encontraron a lo hora de atacar.

Por un lado el Madrid de Zidane se mostró indolente en defensa. Los blancos tienen muchas cosas que trabajar a día de hoy. Prueba de ello es el tercer gol de los azulgrana. Un tanto a balón parado en el que los blancos cometieron errores más típicos de juveniles, que de jugadores profesionales. Errores que provocaron que Piqué, sí Piqué el mayor enemigo del madridista rematara solo en el área pequeña para hacer el tanto que le dio la victoria al conjunto catalán. El Madrid estuvo muy blando atrás. Prueba de ello son los múltiples espacios de los que disfrutaron Messi y Neymar. Todo esto hace que la defensa sea un apartado a mejorar para los blancos.

Pese a estar muy mal en atrás el Madrid tuvo sorpresas positivas. Un Kovacic estelar fue sin duda el mejor del choque. El cartero croata hizo el primero y dio el segundo, pero no sólo de las jugadas decisivas vivió Mateo, ya que además coordinó, ordeno y organizó la parcela ofensiva de los de Zidane. Por otra parte, la cara negativa del Madrid la tuvo un Bale que con la defensa fue sin duda de lo peor del encuentro. El galés no apareció por Miami. Ni estaba, ni se le esperaba. La pretemporada de Gareth es para hacerse mirar muchas cosas, o bueno directamente que se las mire él y el cuerpo técnico, porque un Bale así es mejor que no siga de blanco.

Sin embargo; el equipo de Valverde si mostró síntomas de crecimiento. Liderados por una MSN, que en unos días puede perder su M pero que disfrutaron como chiquillos aprovechando los muchos espacios que había a la espalda de la zaga merengue. Además jugadores como Rakitic o Iniesta manejaron el partido durante muchas fases. Pero el Barcelona dejó mucho que desear en ciertas fases del encuentro en las que se desconectó lo que permitió remontar al conjunto merengue, y que el empate fuese el  resultado que campeaba en el marcador al descanso, pero tras conseguir el 3-2 los culés supieron administrar muy bien su ventaja.

En definitiva fue un encuentro muy espectacular pero con poco fútbol y poca tensión competitiva. Un partido vistoso pero que no perdurará en el tiempo, ya que no dejó gran cosa, más allá de algún alarde de calidad que nos dejaron jugadores de la clase de los que había ayer sobre el terreno de juego. Fue un clásico al que le faltó algo. Le faltaron esos piques, esa tensión que hay en los Madrid VS Barça con puntos en juego. En este s0lo estaba el prestigio en juego, y eso se notó en esa falta de tensión defensiva que mostraron ambos equipos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + 11 =