La nota del fin de semana en el GP de Hungría: Paul di Resta toma el lugar de Felipe Massa

Williams

En una de las experiencias mas escalofriantes en su historia como piloto de F1, Di Resta toma el volante del Williams de Massa para la calificación y carrera en Hungría

Ser piloto de reserva significa que tienes un asiento en la F1, pero solo si el piloto titular no puede correr, y en ocasiones que tendrás oportunidad de probar el auto durante los entrenamientos, ó en el simulador, y en ocasiones no, pero siempre tendrás que estar listo por si un día te llaman a escena.

Es un puesto en el que no se vale no estar en la pista, y seguro muchos recordarán aquel GP de Canadá del 2011, en el que Sergio Pérez venía de tener un gran golpe a la salida del túnel en el GP de Mónaco, y después de los primeros ensayos comunicó al equipo que no estaba en condiciones para correr, lo que puso en aprietos al equipo que tuvo que pedir permiso a McLaren que autorizara a Pedro de la Rosa para subirse al Sauber de Pérez, pues en ese entonces el piloto de reserva de Sauber, Esteban Gutiérrez, no había sido requerido para viajar y ese fin de semana estaba en su casa en Monterrey, México en lugar de estar en la pista.

Williams
Williams

Sin embargo Paul di Resta, piloto de reserva de Williams, este fin de semana tuvo que salir a dar la cara por el equipo, con una tarea nada sencilla, pues la última vez que había piloteado un F1 fue en la temporada del 2013, nunca había probado en los nuevos autos, y prácticamente no había usado el simulador de Williams en el año. Justo después de los terceros ensayos libres, y posterior a una última revisión médica practicada a Felipe Massa se determinó que el brasileño no podría tomar parte en GP de Hungría, y Di Resta se debería de subir al auto para la calificación y la carrera.

Considerando las 18 horas que tuvo para prepararse, a partir de que el equipo le informó de la posibilidad, y la hora y media para ajustar todo el auto, el resultado de la calificación si bien no impresionó a nadie, fue bueno pues pudo terminar la Q1 sin mayores contratiempos, en la posición 19, pero en un auto preparado para Massa y que no estuvo lejos de encontrar ritmo, pues Lance Stroll apenas pudo calificar en 17.

Al terminar su breve participación en la Q1 di Resta señalaba:

“No te voy a mentir, estaba aterrado, nervioso y ansioso. No manejaba uno de estos autos por mas de tres años y medio, bueno sin considerar 10 vueltas que di en un auto del 2014, y de pronto te lanzan a calificar, que es el fondo de lo mas profundo creo yo, es como ser lanzado por un acantilado para ver como puedes volar para sobrevivir”

“Honestamente me sentí confortable rápidamente. Una vez que dejé detrás el limitador de la zona de boxes, empecé a tomar forma, lento y poco a poco fui mejorando cerca de medio segundo por vuelta, así que hay mucho potencial ahí. Ultimadamente el equipo me preparó lo mejor que pudo en una hora y media. Estuve muy seguro en las curvas a alta velocidad, en las salidas y prácticamente no use los neumáticos traseros como uno esperaba”

Williams
Williams

Paddy Lowe ha calificado su rendimiento como sobresaliente, incluso para el es el piloto de la carrera, pues recalcó el valor de Di Resta para subir a un auto que no conoce, y hacer una calificación y una carrera sin problemas sobre todo considerando que hay muchos procedimientos que seguir, como en la arrancada, en la entrada a boxes, muchas cosas que ajustar, que toman mucho tiempo a un piloto para familiarizarse con todo y el lo hizo sobre la marcha:

“Paul considerando las circunstancias, manejo una gran carrera, fue muy consistente y se mantuvo fuera de problemas. Desafortunadamente lo que parece fue una fuga de aceite, pues estábamos viendo un incremento en el consumo de aceite, nos llevó a tomar la decisión de retirar el auto antes de que el motor se dañara por una pérdida en la presión de aceite. Es una gran pena para Paul, considerando la fantástica respuesta a la urgencia que tuvimos ayer. Estamos apenados por no poderle dar un auto con el que pudiera llegar al final”

Sobre lo que fue la carrera, y lo que representó manejar estos autos di Resta señaló:

“Definitivamente fue un día muy excitante, pero también fue un día muy difícil. Saltar dentro del auto sin nada de experiencia de los diferentes compuestos de neumáticos, o correr con carga completa de combustible, fue difícil. No estaba seguro de que esperar, así que salí con una mente abierta”

“Tienes que estar muy atento del espacio alrededor de ti, y que tanta carga aerodinámica pierdes cuando estás en el tráfico. Así que fui muy cauteloso, y solo traté de mantener mi nariz limpia. Seguimos una estrategia diferente, pero lo mas importante para mi fue ganar confianza mientras se desarrollaba la carrera, y yo me sentía mas seguro en el auto. El reto físico fue algo complicado. Ciertamente lo podía sentir en mis hombros, pero sobre todo en mis pies. Esos zapatos eran un poco pequeños. Mis pies me estaban matando”

No sabremos si esta experiencia le pueda dar un lugar en la plantilla del 2018, pero al menos ha sido un momento memorable en su historia como piloto, y para muchos algo para recordar del GP de Hungría, aunque lamentablemente la historia no suele recordar a los pilotos que no terminaron la carrera, pero al menos en estas letras le reconocemos su valor y su capacidad, pues domar una de estas máquinas del 2017 tiene su gracia.

Compartir
Artículo anteriorNeymar Pai, el hombre sin moral
Artículo siguienteUn julio complicado para el Atlético de Madrid
La pasión por la F1 viene desde la cuna, mi padre es fanático de las carreras y pasábamos los domingos viéndolas. Los ochentas fueron años fantásticos, los noventas marcó el fin de una era y el nacimiento de la F1 actual. Sufrí como nunca el fin de semana negro de la F1 y los días que le siguieron, como muchos aún trato de entender que pasó ese día. Hoy disfruto esta nueva era, y si bien hay quien piensa que algo se ha perdido, creo que lo que viene será grandioso