Un julio complicado para el Atlético de Madrid

El ya pasado mes de julio ha sido una auténtica montaña rusa en las oficinas de una entidad colchonera que finalmente ha sabido reponerse y comenzar a afrontar la nueva temporada con positividad

Griezmann posa con su camiseta de entrenamiento | Atlético de Madrid

Séptimo asalto del año pasado con nota. Así es el balance final que se puede hacer en lo que respecto a julio y al Atlético de Madrid. Las bajas prácticamente confirmadas y la notable incertidumbre ha quedado atrás gracias a las importantes renovaciones e incorporaciones, junto a cómo no, alguna que otra intervención frente a los micrófonos que ha conseguido calmar los ánimos.

El mismo día uno, la directiva oficializaba la renovación quizá más importante de cara al futuro e ilusión en la plantilla, pues Saúl Ñíguez firmaba un contrato que le mantenía vinculado al cuadro rojiblanco nada más y nada menos que hasta el año 2026. Una auténtica barbaridad. Un diamante en bruto único para pulir. Sin embargo, el mar volvía a revolverse como suele ser habitual, ya que el Real Madrid confirmaba la contratación de Theo Hernández, uno de los laterales con más proyección de la cantera colchonera, lo cual de manera obvia no sentó nada bien a la afición. En consecuencia, de nuevo los gerentes deportivos debían hacer algo al respecto, y no fallaron, pues Fernando Torres también alargaba su compromiso con el club un año más.

Pero qué sería del verano sin auténticos culebrones, ¿verdad? El “Caso Vitolo” mantuvo en ascuas a Sevilla y Atlético durante algo más de una semana. El jugador quería llegar a la capital, pero entre los problemas por la resolución del TAS y la negativa de su presidente, José Castro, las especulaciones se alargarían durante días interminables. Hasta que se llegó al tan ansiado desenlace. El internacional con la Selección jugará con la Unión Deportiva Las Palmas en calidad de cedido hasta el mes de enero, cuando una vez expirado el castigo impuesto por la UEFA, podrá defender sus nuevos colores rojiblancos.

Entre tanto movimiento, Simeone y el resto de la plantilla comenzaba su stage de preparación en Los Ángeles de San Rafael, donde apostó por cinco jugadores del filial y comenzaba a resolver su incógnita en el lateral derecho de la zaga. Sin duda, un enorme trabajo por delante para un técnico argentino que ya cuenta con un nuevo y trascendental ayudante, al decidir finalmente Tiago Mendes apostar por el flamante proyecto y trabajar codo con codo en la planificación y dirección técnica.

Tras la dura e intensa semana de puesta a punto en la localidad segoviana, los guerreros viajaron a México para disputar su primer partido de pretemporada ante el Toluca, el cual se desenvolvió sin pena ni gloria registrando un empate a cero que no aclara ninguna duda, por lo que la Audi Cup que se disputa en Múnich los primeros días de agosto frente a rivales de mayor calibre sí que traerá consigo unas respuestas con mayor contenido argumentativo sobre si está o no preparado el conjunto del Cholo para afrontar la exigente campaña.

Así comenzaba a rodar el Atlético de Madrid de cara a la temporada 2017/18, una de las más complicadas de la historia debido al cambio de escudo, estadio y estilo de camiseta. Trabas que Simeone y sus discípulos tratarán de dejar atrás a lo largo de los meses, comenzando por un agosto muy importante para la entidad.

Compartir
Artículo anteriorLa nota del fin de semana en el GP de Hungría: Paul di Resta toma el lugar de Felipe Massa
Artículo siguienteThomas Schreiner pone rumbo al San Pablo Burgos
Periodista de mucha altura. Me refiero a mis ciento noventa y tres centímetros, la calidad es cuestionable. Líneas y más líneas en Tercer Equipo cubriendo toda la información del Atlético de Madrid y Movistar Estudiantes.