Sin despeinarse la melena

El Athletic se clasifica para el play off final para poder participar en la Europa League haciendo valer su superioridad en un San Mamés hambriento de fútbol.

Imagen vía Athletic Club
Imagen vía Athletic Club

[sls id=”1968″]

Tras un partido que se complicó en exceso en tierras rumanas, el nuevo Athletic del Kuko Ziganda se estrenaba ante su parroquia disputándose su pase a la siguiente ronda. Jugando con el mismo once de la ida, enfrente le esperaba un Dinamo de Bucarest que prescindiría, por decisión técnica de Contra, de un medio centro para jugar con dos puntas, dado que solo le servía ganar o empatar con goles en el marcador.

Los primeros minutos fueron de dominio local pero de poca precisión y un poco de espesura cuando el equipo llegaba al último cuarto del campo. El Dinamo salió consciente de que, con un marcador cerrado, el paso de los minutos le podía favorecer porque un gol suyo dispararía todas las alarmas. Pero este partido iba a ser diferente del de la ida. Era momento de que el conjunto rumano supiera que era jugar en San Mamés.

Tras un gol anulado por fuera de juego a Aduriz en el minuto 11, el Athletic fue decidido a por el partido, cerrando líneas y evitando posibles contraataques que dieran alas al Dinamo. Así fue como, tras un remate de Raúl García que casi fue gol, en el corner que concedió el equipo visitante, un viejo conocido volvió para derribar a la defensa rumana: La pizarra. Beñat botaría el saque de esquina y todos los jugadores del área se movieron hacia el área pequeña, dejando una volea franca a De Marcos, la cual fue empujada por Raúl García a puerta. El trabajo de laboratorio ya daba frutos.

Y  a partir del primer gol, llegó uno de los clásicos insoldables que han escrito tantas páginas históricas en San Mamés; lejos de conformarse, el Athletic tuvo su arranque de furia que ningún rival puede anular y, solo cinco minutos después del primer gol, Raúl García empalmaba un centro cruzado de Beñat para subir el segundo al marcador y dejar al rival en jaque. El Athletic acababa la primera parte demostrando la diferencia real entre ambos equipos.

Contemporizando que es gerundio

En la segunda parte, el Dinamo arrancó buscando el área de Herrerín, pero con mucho corazón, poca cabeza y escasa calidad. Se acercaba, merodeaba, pero no mordía. Por su lado, un Athletic paciente, conocedor de que su rival se resquebrajaría con el paso de los minutos, jugó una segunda parte en un tono muy maduro, cediendo el balón a un rival que apenas sabía que hacer con él y soltando algún zarpazo de manera periódica para que el equipo de Cosmin Contra no se lanzase a degüello ante la posibilidad de quedar sentenciado.

Las mejores ocasiones caían del lado local, con varias claras para hombres como Susaeta, Muniaín o Aduriz, quien estaba ansioso por marcar su primer gol de la temporada. Contra se jugó el todo por el todo y el Athletic asestó el golpe definitivo cuando, en el minuto 85 y tras un robo de balón, la zaga rumana quedaba expuesta a un 3 contra 3, finalizado de manera excelente por Aduriz, con un toque sutil, certificando el pasaporte a la siguiente ronda. Se acabó lo que se daba.

El Athletic espera rival tras un partido con excelentes sensaciones y sintiendo que San Mamés, como es costumbre, siempre les dará ese aliento extra. Hay cosas que nunca cambiarán.

Alineaciones

Athletic Club

[team1]

Dinamo de Bucarest

[team2]

Incidencias: Partido de vuelta de la tercera fase previa de la Europa League, disputado en San Mamés, con más de 3/4os de entrada. El partido ha sido dirigido por el colegiado montenegrino Pavle Radovanovic, quien tuvo un partido sin excesivos problemas y sus decisiones no tuvieron influencia alguna en el devenir del mismo. Aprobado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + siete =