Tan cerca y tan lejos …

Imagen vía FEB

La Selección U18 masculina se ha colgado la plata europea en Bratislava, superada por Serbia (62-74) en una final que ha acabado luchando hasta el límite de sus posibilidades (62-74).

Imagen vía FEB
Imagen vía FEB

A España no le ha servido su dominio inicial sobre Serbia. Un excelente trabajo individual y colectivo en defensa, un ataque sin complejos que ha aprovechado sus oportunidades de salir con velocidad y sobre todo el dominio en el juego interior, tanto en el rebote defensivo como en el ofensivo, han sido las bazas con las que España ha marcado su dominio ya desde el primer cuarto.
No ha tenido puntería inicial en el triple, pero el único anotado, por Raimon Carrasco, ha servido para ponerse por delante en el marcador (8-5, minuto 4) y mantenerse en adelante. Un contraataque culminado por Busquets ha cerrado los diez primeros minutos con un claro 18-11.

La defensa española ha multiplicado la incomodidad ofensiva de Serbia en los primeros minutos del segundo cuarto, en los que se ha alcanzado la máxima diferencia hasta aquel momento (22-11, minuto 13). Pero ha llegado la reacción serbia: el ritmo del polivalente Miskovic, tres triples en tres minutos y una canasta fácil en contraataque tras robar un balón en línea de pase han obrado la recuperación balcánica y han reequilibrado el marcador.

Precisamente una canasta de Miskovic (11 puntos) y un error español en la última acción del primer tiempo han llevado al descanso con el apretado 29-28, dejando la final más abierta que nunca.

La primera canasta del segundo tiempo, obra de un ‘enchufado’ Miskovic, ha puesto a Serbia por delante después de 18 minutos de jugar a remolque (29-30) y ha descompuesto el ritmo español. En unos minutos de desconcierto y malos tiros, España se ha visto con hasta -7 (37-44, minuto 28). Ha sido el momento en que el seleccionador serbio ha decidido dar un respiro a Miskovic.

Pecarski le ha tomado el relevo y España ha seguido sin encontrarse a sí misma, ni en defensa ni en ataque. El resultado ha sido el 40-49 que ha puesto la final muy difícil a falta de los últimos 10 minutos.

Más aun tras un nuevo triple de Miskovic (42-52, minuto 31), que ha acabado por hundir anímicamente a España. Con el marcador claramente a favor y el rival definitivamente descompuesto, Serbia ha jugado a placer y ha llegado a tener hasta 18 puntos de ventaja (45-63, minuto 36). Pero España ha dado una lección de lucha y esfuerzo, no se ha rendido, y su reacción ha sido encomiable, he alcanzado el 60-68 a falta de poco más de un minuto, con puntos de Sergi Martínez y González. Pero ya sin tiempo para más y Serbia se ha llevado el oro con todo merecimiento.

Nota de prensa de FEB