Camino del Clásico de la Supercopa: ¿Dónde está la MSN?

Imagen vía LaLiga

Esa es la gran preocupación de un FC Barcelona, que llega a la primera cita oficial de la temporada, herido de gravedad tras la puñalada trapera de Neymar para convertirse en el Rey absoluto de la Ciudad de la Luz.

Imagen vía LaLiga
Imagen vía LaLiga

El adiós del brasileño ha roto en mil pedazos la MSN que ha mantenido a los culés en lo más alto en las últimas temporadas, dejando en caja 222 millones que cada día que pasa parecen menos reconfortantes para una dirección deportiva que cada vez que toca en la puerta de un club para intentar fichar al sustituto de Ney, se encuentra con una petición astronómica, que les frena en seco, obligándoles a dar un pasito atrás y bajar un peldaño en sus pretensiones, para volver al mercado de saldos en el que se ha tenido que mover en los últimos tiempos, pagando por jugadores de perfil medio como si se tratase de cracks mundiales.

Ni Íñigo Martínez, ni Coutinho, ni de momento Dèmbèlè, parecen tener visos de terminar en el Camp Nou la próxima temporada, los clubes quieren su trozo de la tarta de los petrodólares de Al Khelaifi, que ha dado un golpe en la mesa, pasándose el fair play por el Arco del Triunfo de la capital gala, decidido a reinar en Europa y recuperar el cetro perdido de Francia, arrebatándole al Mónaco a su máxima figura, Kilian Mbappé, dejando al Real Madrid compuesto y sin crack mediático que fichar esta temporada, para armar un tridente temible, con Ney, Cavani y el killer monegasco.

Tras una pretemporada en la que Neymar se vistió de Messi, en la que tiró del carro para brillar a los ojos de su nuevo patrón, los culés inician el proyecto Valverde sin contar con su tridente, con la M y la S como únicas siglas vivientes de la fallecida MSN y lo hace ante un Real Madrid que tras una pretemporada mala de solemnidad, dejaba a Mou y su United sin la Supercopa de Europa, con un Isco espectacular, un Casemiro inconmensurable y permitiéndose el lujo de tener al Bicho en el banquillo admirando el espectáculo y jugando los últimos minutos para sentirse partícipe del primer título de la temporada.

Habrá que ver si el Barça es capaz de mantener las buenas sensaciones ofrecidas en la pretemporada, sin contar con Ney en el campo y sin un sustituto que llevarse a la boca, lo que apunta a Paco Alcácer como alternativa de urgencia ante el agujero negro que tienen por delante.

Valverde y la directiva azulgrana saben que es el momento de dar un golpe de autoridad en la mesa y sin duda, una victoria ante el eterno rival, aunque sea en un torneo menor como es la Supercopa de España, podría fortalecer un proyecto que en caso de derrota podría herir de muerte a los culés de cara a la temporada que arranca este domingo.

Decía recientemente Florentino Pérez, que quitarle a Figo en su momento, fue como arrancarle el corazón al Barça y lo cierto es que lo fue, pero la marcha de Neymar es quizás más dura, teniendo en cuenta su rol de heredero de Messi, un Leo que al igual que Cristiano, empieza a tener una edad en la que los años van hacia atrás hasta su retirada de los terrenos de juego y sin el brasileño en el equipo, deben de afinar con su apuesta de futuro, porque en gran medida de eso dependerán los éxitos del FC Barcelona en los años venideros.

Compartir
Artículo anteriorPape Diamanka, nuevo jugador del C.D. Numancia
Artículo siguienteOficial: Coutinho se queda en el Liverpool
Subdirector de Tercer Equipo, padre de familia y periodista vocacional en busca de su lugar en el mundo del periodismo deportivo.