La inevitable muerte de las cláusulas de rescisión en el fútbol moderno

Imagen vía Tele Mundo

La irrupción de los petrodólares en el mercado de fichajes y del dinero de las televisiones en el fútbol inglés colocan a los clubes españoles en una situación de indefensión ante la posibilidad de que el PSG o el City de turno paguen la correspondiente cláusula de salida del jugador sin posibilidad de reacción, mientras que cuando la situación se da a la inversa, los españoles se encuentran con la inexistencia de cláusulas estando obligados a pagar la cantidad desorbitada que cada club le de la gana de establecer con cada jugador.

Imagen vía Tele Mundo
Imagen vía Tele Mundo

El caso Neymar ha sacado a la luz un problema que en los últimos tiempos está sangrando al fútbol español en general. La existencia de una cláusula de rescisión permite a cualquier equipo con dinero pagar el importe fijado en la misma, sea cual sea, generando una situación de indefensión unilateral, ya que cuando el Barça ha intentado fichar a un jugador fuera de nuestras fronteras se ha encontrado con la falta de interés del otro equipo en negociar, no respetando incluso el famoso transfer request de la Premier en el caso de Coutinho.

Si hasta hace unos días parecía que colocar a un jugador una cláusula de 222 millones era más que suficiente para evitar tentaciones de los multimillonarios equipos que pululan por Europa, el PSG se ha encargado de desmontar todo el sistema, pagando sin pestañear la cláusula para convertir a Ney en el buque insignia de su proyecto.

El gran problema es que la legislación española exige que la cláusula se adecue a los emolumentos percibidos por el jugador, para proteger al mismo de un trato abusivo por parte del club que le pueda generar una indefensión, lo que hace que en última instancia el gran perjudicado sea el club español, que no puede poner cláusulas anti ataques del PSG, City, United y cía si no van acompañadas de una subida de los salarios de sus jugadores.

El sistema del fair play financiero ha saltado por los aires y se ha abierto la veda en un mercado en el que toda Europa quiere pescar en LaLiga Santander, que puede ver marchar una tras otra a sus grandes estrellas si no se adopta la decisión de acabar de una vez por todas con el sistema de cláusulas para jugar la partida con las mismas cartas que sus rivales. Tercer Equipo Fútbol,LaLiga Santander,Mercado de Fichajes,Cláusula de rescisión,

Compartir
Artículo anteriorCancelo, la moneda de cambio por Kondogbia
Artículo siguienteDovizioso gobierna ante Márquez
Subdirector de Tercer Equipo, padre de familia y periodista vocacional en busca de su lugar en el mundo del periodismo deportivo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Nueve + 12 =