Un gol de Carrillo reafirma la mejoría del Cádiz ante un pobre Reus

El Cádiz sumó con menos holgura de la merecida su segunda victoria consecutiva y deja atrás aquellos dos fatídicos meses sin ganar

Cádiz y Reus cerraban el telón de la 14ª jornada en Segunda División en un Carranza más desangelado de lo normal y al que no le sentó nada bien el partido de la jornada en lunes. Se medían dos equipos situados en la zona cómoda de la clasificación; los amarillos tenían un duro reto ante su afición a la que solo habían podido brindar una victoria en seis partidos, lo contrario que el Reus con solo una caída a domicilio. Los catalanes llegaban como reyes del empate con siete en trece partidos.

El Cádiz de Álvaro Cervera se presentaba con la baja de uno de sus jugadores importantes, David Barral, que se retiró lesionado en el abductor en Almería el pasado fin de semana y no llegaba al 100% al duelo. Además, Sankaré, baja indefinida, y Abdullah tampoco pudieron estar al igual que el central Mikel Villanueva, convocado con la selección venezolana que hoy mismo perdía por un gol a cero ante Irán. El que sí llegó al partido fue Salvi que se lesionó por un esguince en Almería, donde marcó dos goles, pero que se recuperó durante la semana milagrosamente.

El Reus de Aritz López Garai, que se retiró el año pasado del fútbol en activo como jugador del cuadro tarraconense, contaba con bajas clave como Máyor y el serbio Lekic, los únicos delanteros que anotaron para los catalanes este año. El portugués Ricardo Vaz, que se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla, tampoco jugó, de hecho será baja durante toda la campaña. Carbiá y Raphael Guzzo también estaban entre los ausentes.

Gus Ledes trata de controlar ante Álex Fernández / LaLiga

El Cádiz comenzó como un tiro, así, al poco de comenzar sacaba José Mari un córner y tras un toque de cabeza de Garrido la pelota llegaba al segundo palo donde a punto estuvo Salvi de llegar al esférico. En el 6′ un centro por la izquierda del holandés Bijker puso el ‘uy’ en las gradas por segunda vez y es que el Cádiz arrancó más enchufado. El acoso de los locales sobre el área rival era constante lo que dejaba al Reus agazapado en su parcela defensiva. En el minuto 11, una confusión entre Íñiguez y Menéndez la aprovechaba, quien sino Salvi, cuyo remate lo blocaba Edgar Badía, que un minuto después sacaba una ocasión de Álvaro García que en segunda instancia lo intentó de cabeza pero sin fortuna. Se llegaba al primer cuarto de hora y solo había un equipo en el campo y ese no era otro que el andaluz.

La más clara oportunidad en una de las enésimas aproximaciones locales al área del Cádiz tuvo lugar en el 16′ con un centro chut del muy activo Bijker al que no responde bien Edgar Badía pasando el balón bajo su brazo. La pelota se encaminaba hacia la portería pero prácticamente sobre la línea de gol salvaba Atienza. Una jugada de ‘gol fantasma’ muy dudosa y en la que gran parte del balón estaba más allá de la línea del gol pero fue casi imposible apreciar si el 100% del esférico estaba dentro a pesar de las diferentes repeticiones, una jugada, sin duda, casi microscópica.

Tras esta oportunidad, los amarillos siguieron a lo suyo, dominando y hostigando el área de un equipo catalán en el que apenas sobresalía Querol toda vez que la línea de zagueros tenía que multiplicarse ante las constantes acometidas de los pupilos de Álvaro Cervera. Se veía venir el gol amarillo y éste llegó a la media hora tras un saque de esquina que botaba José Mari y que conectaba de cabeza Carrillo para hacer el 1-0. El ex ariete del Sevilla Atlético, de 1,98 metros de altura, hacía valer su poderío aéreo para hacer justicia en un choque en el que el Cádiz era amo y señor.

Los jugadores del Cádiz celebran el 1-0 / LaLiga

Lejos de reaccionar, el Reus veía cómo el vendaval gaditano persistía en su atosigamiento y Carpio probó fortuna desde fuera del área con su pierna mala, la zurda. Su poderoso y colocado tiro lo atajaba en una gran intervención Edgar Badía, un meta barcelonés que pocas veces había tenido tanto trabajo en tan poco tiempo. De ahí al final, se vio a un Cádiz más controlador que se iba al descanso con una ventaja más que merecida frente a un Reus que ofreció muy poco siendo el meta cadista Cifuentes un espectador más en los primeros 45 minutos.

Nada más comenzar el segundo tiempo ya se le veían las intenciones al técnico del Reus López Garai que introdujo a un jugador ofensivo como David Haro en lugar de uno de los tres centrales que poblaron la zaga catalana, Pablo Íñiguez. Aún así, el Cádiz volvía a avisar en el minuto 51 tras un golpe franco directo desde la frontal del área de Álex Fernández. Siete después, también Servando pudo abrir brecha en el luminoso pero su lanzamiento de cabeza en el área chica le salió muy flojo fácil para el portero. Trece tiros, cinco de ellos a puerta, acumulaba el Cádiz hasta ese momento por ninguno de la escuadra tarraconense cuyas intenciones eran mejores que las del primer acto pero con poco resultado.

Los rojinegros aumentaron su posesión de balón ante un Cádiz que no machacaba el duelo. López Garai quemaba sus naves con los dos cambios que le quedaban cuando restaban todavía más de veinte minutos para la finalización del choque; entraban al rectángulo de juego el portugués Vítor Silva y el jugador cedido por el FC Barcelona, Álex Carbonell, en el lugar de un aciago Borja Fernández y de Tito, que tenía tarjeta. Ante ello, las tornas cambiaron y era ahora el Cádiz el que esperaba en su campo buscando la contra. La presencia catalana en área cadista se hacía ya visible.

El Reus encajonó al Cádiz y fruto de ello en el 74′ iba a llegar su primer lanzamiento bajo los tres palos de Cifuentes, y vaya lanzamiento, ya que desde 30 metros David Haro se sacó un potente zurriagazo que golpeaba en el larguero y hacía temblar la portería gaditana. Se llegaba al último cuarto de hora con un cuadro rojinegro al alza. Tres minutos después, Querol no remató bien en segunda instancia y se le fue el esférico fuera pero los tarraconenses habían cambiado de cara, lejos del perfil gris que habían mostrado en los 70 minutos anteriores.

El cadista Garrido remata un balón de cabeza / Laliga

Pero el paso de los minutos demostró que esas ocasiones fueron un espejismo para un Reus sin profundidad ni continuidad en su juego. El Cádiz controló bien hasta el final haciendo bueno el gol de Carrillo llevándose una victoria que sufrió en demasía a tenor de su superioridad en el campo. Los andaluces, que los dos partidos que ganaron en casa fueron ante equipos tarraconenses (también superó al Nástic), suman su segunda victoria seguida dejando atrás una racha de dos meses sin ganar lo que les aúpa al décimo lugar adelantando por un punto al Reus que ofreció unas de sus peores caras de la temporada. A pesar de la derrota, los de López Garai están más lejos del descenso que del playoff de ascenso.

Ficha técnica:

Cádiz CF: Cifuentes; Carpio, Kecojevic, Servando, Bijker; Garrido, José Mari, Salvi (Moha Traoré 87′), Álex Fernández (Alberto Perea 76′), Álvaro García; y Carrillo (Dani Romera 81′).

Reus Deportivo: Edgar Badía; Miramón, Atienza, Olmo, Íñiguez (David Haro 46′), Álex Menéndez; Tito (Álex Carbonell 66′), Borja Fernández (Vítor Silva 66′), Gus Ledes, Querol; y Edgar Hernández.

Goles: 1-0 (29′) Carrillo.

Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias (comité navarro). Amonestó a los locales José Mari (25′) y Kecojevic (76′) y a los visitantes Tito (20′), Edgar Hernández (71′) y Vítor Silva (94′)

Incidencias: Partido correspondiente a la 14ª jornada de la Liga 1|2|3 jugado en el Estadio Ramón de Carranza ante 10.976 espectadores. Noche despejada sobre la capital gaditana con unos 16º de temperatura.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cuatro =