Imagen vía fourfourtwo.com

Internacional de nuevo cuño a sus 23 años, titular indiscutible en una de las porterías con mayor peso histórico del territorio nacional habiendo jugado no más de 50 partidos en la máxima categoría y con muchos cantos de sirena a su alrededor, la carrera de Kepa se dibuja fulgurante. Pero el siguiente paso a dar puede marcar su futuro. Renovar o salir. No es fácil decidir.

Que en los últimos tiempos se descubra a nivel nacional e internacional el potencial de Kepa Arrizabalaga no es más que la confirmación de lo que se presentía y sabía en Lezama: Es el mejor proyecto de portero surgido en España en muchísimos años. Ágil, táctico y con jerarquía, no es sólo un portero que soporta a su equipo, sino que es de esos pocos que ganan puntos para su equipo. Tanto el aficionado como el Athletic le ven como su mejor diamante, por lo que es normal que los nervios estén presentes toda vez que el jugador es libre de negociar con cualquiera a partir de enero.

A su vez, ninguno de los pretendientes que le siguen son precisamente segundos platos. Juve, Barcelona y Real Madrid, este último con mayor insistencia, le tienen en su lista de futuribles. Dadas las dudas tanto en Keylor Navas como en Kiko Casilla y, toda vez que el otro pretendido, De Gea, parece más complicado, la de Kepa es una opción prioritaria.

Enredados en el laberinto, lo cierto es que Kepa se guarda muy bien de hablar más de la cuenta. Es consciente de que entró en Lezama siendo un niño y de que el club le ha mimado con especial cariño. Todavía es joven y con margen de progresión, por lo que siempre tendrá tiempo de salir si así lo decidiera. Por otro lado, trenes como el merengue no pasan demasiadas veces en la vida profesional de un jugador.

Urrutia ya señaló hace escasas fechas que el club pronto se posicionaría, ya sea como medida de presión para la renovación o como intento de calmar las aguas en la consecución de la renovación más deseada por la grada. Si hay un debe evidente en la trayectoria de Urrutia como entrenador ha sido la no continuidad en el club de las principales estrellas y una salida como la de Arrizabalaga podría marcarle definitivamente.

El futuro de Kepa será todo lo grande que él quiera. Pero es un largo camino para llegar al olimpo y cualquier decisión a lo largo del mísmo puede hacerlo más largo o dejarte en la estacada. El Athletic le quiere. El Real Madrid le desea. Falta saber cual será su decisión, una decisión que parece que él ya tiene clara como dejó caer tras su debut internacional con la selección cuando comentó  “Trato de centrarme en lo mío, eres conscientes, lees, escuchas, pero siempre sabiendo de donde vengo y a donde quiero ir”.

El laberinto tiene pocas salidas, y el momento de conocer cual será la que tome Kepa se acerca a pasos agigantados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × uno =