Deon Thompson (ACB Photo/F. Ruso)
https://tercerequipo.com/2018/09/26/guia-de-la-liga-endesa-2018-19/

Decíamos que el Betis afrontaba el importantísimo partido en casa ante San Pablo Burgos con un doble objetivo: derrotar a un rival directo por la permanencia por un lado, y tratar de resarcirse de la lamentable imagen ofrecida el miércoles en Barcelona, en la derrota producida por 65 puntos de diferencia. Pues ni una cosa, ni la otra.

El equipo entrenado por Óscar Quintana no sólo ha perdido el encuentro ante los burgaleses (que se escapan en la clasificación con 3 victorias de ventaja sobre los sevillanos más el average), sino que por tercera jornada consecutiva ha encajado más de 100 puntos. En los últimos cuatro partidos jugados en San Pablo, tanto Andorra, como Murcia y Burgos han llegado a los tres dígitos en anotación. Así evidentemente es harto complicado tener opciones de triunfo.

Y la derrota de hoy llegó de una forma aún más dolorosa: tras dejar escapar hasta 18 puntos de ventaja en el segundo cuarto: 39-21 en el minuto 14 de juego. No hay manera de que este equipo mantenga la concentración en defensa varias jugadas seguidas: es facilísimo meterles puntos de todas las maneras posibles. Normalmente los rivales suelen desarbolar a triples al Betis Energía Plus. Hoy Burgos, que no es de los mejores de la Liga en este aspecto, no tuvo un día espectacular en el tiro exterior (8/24), pero sus jugadores estuvieron letales en las inmediaciones del aro.

Tanto por el buen partido de sus interiores (17 puntos de Huskic, 15 de Thompson y 12 de Sáiz), que castigaron al poste bajo, como por los cortes hacia el aro de los exteriores, destacando Jenkins, Barrera y Fisher en este sentido. Muy coral fue, una vez más, el juego de un San Pablo Burgos que ya suma 10 victorias (cuatro de forma consecutiva) y ya toca la salvación con los dedos.

En cuanto al Betis, hoy sus jugadores más desequilibrantes en ataque sí aparecieron, especialmente Booker (30 puntos) y Anosike (21 y 10 rebotes) pero una rápida mirada al boxscore refleja la descompensación total del equipo: 5 jugadores por encima de los 10 puntos (los dos citados más Schilb, Kelly y Nelson), y del resto, el mejor fue Golubovic con… 3 puntos. Un quinteto titular exprimido al máximo, con todos los jugadores actuando más de 30 minutos en pista (excepto Kelly, que estuvo 26), y ningún suplente jugando más de 10 minutos exceptuando Iván Cruz.

Con esta repartición de minutos se explican en buena parte los bajones en el rendimiento del equipo verdiblanco, incapaz de mantener una mínima constancia, especialmente a nivel defensivo. El bajón de los bases suplentes (Úriz y Franch) ha sido notorio en las últimas semanas, así como de Cruz y Golubovic, los recambios de Kelly y Anosike en las posiciones interiores.

Además, como viene siendo habitual en las últimas jornadas, la derrota no ha sido el único mal resultado para los intereses del Betis, pues el Divina Joventut, casi descendido hace un mes, ha conseguido su tercera victoria en cuatro partidos tras derrotar a Bilbao (80-54), y ha superado al conjunto bético en la clasificación, relegándolo a la última plaza. La buena noticia de ese resultado es precisamente que el derrotado es el conjunto bilbaíno, probablemente el mayor candidato al descenso entre los que están fuera de las dos últimas posiciones. Los de Veljko Mrsic cuentan con ocho victorias, al igual que Zaragoza, pero le tienen ganado el average al Betis, por lo que la diferencia está en dos partidos.

A falta de seis jornadas para el final, y con Óscar Quintana en el alambre, el Betis deberá ganar en torno a 3 ó 4 partidos, como mínimo, para la permanencia. El calendario (Gran Canaria, Baskonia y Real Madrid como rivales más fuertes) no es benévolo, siendo claves las visitas a Zaragoza y Santiago. Consecuencia de los errores de perder partidos en teoría asequibles.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × dos =