Imagen de Juventus Turín

Hoy es un día triste en el madridismo, un día que pasará a los anales de la historia como el día en que se confirmaba la salida de Cristiano Ronaldo de la Casa Blanca, tras 9 temporadas plagadas de goles, de títulos y en las que se ha convertido junto a Alfredo Di Stéfano en el mejor jugador de la centenaria historia merengue.

Las amenazas del luso en los últimos tiempos se habían convertido en una constante cada periodo estival, pero como en la fábula del pastor mentiroso y el lobo, éste no terminaba de aparecer y el portugués terminaba logrando engordar sus emolumentos y unas cifras goleadoras nunca vistas hasta la fecha.

El PSG y el Manchester United se habían convertido cada verano en los principales peligros para la permanencia de CR7 en la entidad blanca, quizás por eso, la aparición de la Vecchia Signora hace unas semanas no fue tomada con demasiada credibilidad a pesar de la necesidad de los turineses de cubrir el vacío dejado en el vestuario tras la marcha de un mito como Buffon, rumbo a París.

Tampoco ayuda a la hora de asimilar la marcha del mayor goleador de la historia del Real Madrid a cambio de 105 millones de euros, muy alejados de los 1.000 kilos que contemplaba su cláusula de salida, sobretodo en un mercado loco en el que los italianos cierran a un jugador irrepetible por un precio de auténtica ganga, que deja al madridismo huérfano de su jugador franquicia en las últimos 9 temporadas.

Se avecinan tiempos complicados en el nuevo Madrid de Julen Lopetegui que debe de encontrar en el mercado un sustituto capaz de rellenar el cráter que ha dejado la salida del portugués de la entidad merengue. Neymar, Mbappé, Hazard o Harry Kane parecen ser los llamados a desembarcar en la Casa Blanca para coger el testigo de un hombre capaz de anotar la friolera de 450 tantos con la elástica blanca, con 5 Champions a sus espaldas y que le dejan a una Orejona de igualar el récord ¿inalcanzable? de Paco Gento.

En su salida tanto Madrid como Cristiano pierden y será la Juve la principal beneficiada a pesar de tener que desembolsar 31 millones netos por temporada para vestir de blanquinegro al 7 luso, que a sus 33 años intentará conquistar la Serie A tras triunfar en la Premier y en LaLiga.

El otro gran beneficiado será un Calcio que con la llegada de uno de los 2 mejores jugadores del mundo intentará reverdecer viejos laureles para volver a ser la mejor liga del planeta, con permiso de LaLiga que mantiene a Messi en el Barça y de una Premier que cuenta a su favor con su excelente política de marketing para mantenerse en lo más alto.

¡Bienvenidos a una Liga sin la eterna rivalidad Messi – Cristiano!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − dos =