Un ‘bicho’ de talla única

La marcha del portugués a la Juventus propicia un futuro incierto para el club blanco a la hora de afrontar la marcha del , casi seguro, mejor jugador de su historia, el hombre que se encargó de lograr lo que ni los ‘Galácticos’ pudieron: hacer del Madrid el mejor club del mundo.

Kb4images.com

Es una auténtica pena que, en la mayoría de las ocasiones, la apreciación de las cosas avenga cuando ya las hemos perdido. Pasarán los años, el tiempo correrá, esto nos permitirá disfrutarlo al ver que, tras muchos años después, aún no ha llegado uno como él

La vida no para de fluir, el tiempo pasa casi sin darnos cuenta, una mera realidad, pero el echar la vista al pasado servirá para valorar todo aquello que hoy, por los motivos inútiles que sean, se despelleja con la suma facilidad de un matón quitando al niño ‘blando’ de la clase el bocadillo en el recreo.

La memoria golpea hasta agobiar en momentos como este: el tanto en la final de la Copa del Rey ante el Barcelona, las animaladas ante el Bayern en la 13/14, la remontada ante el Wolfsburgo, el penalti que significo la Undécima, el doblete en la final de la Duodécima… Parece que apenas han pasado unos años desde su llegada, la cual se hizo el 6 de julio de 2009 por un total de 94 millones de euros con un total de 85.000 personas llenando el Bernabéu para darle la bienvenida al grito de “¡Sí, sí, sí, Cristiano ya está aquí!”.

Nueve años, casi una década de fructífero y a la vez enfrentado romance, un amor odio desatado con crueldad en este último par de años sobretodo, nueve temporadas que han hecho de Cristiano uno de los mejores de siempre y ha permitido que el Madrid llegue a cotas deportivas más altas todavía, llegando. a colocarse incluso a la altura del mítico Madrid de Di Stéfano.

Pero nosotros somos muy egoístas, muy críticos, y es fácil hacerlo cuando las cosas no siempre salen como uno quiere, pero al igual que le pasa a los niños en el colegio, siempre tenemos ‘asignaturas’ que nos cuestan un poco más. En un tiempo en que otro ’10’ que porta la elástica blaugrana amenaza las mayores leyendas de la historia del fútbol y quizá a casi todos los ha pasado, muchos años en el tiempo en adelante se dirá que un portugués se encargó de que nos asegurásemos de que no todos pueden hablar del ‘menudo’ jugador como el más grande de la historia, y viceversa por supuesto, porque seamos sinceros: ¿qué habría sido de Cristiano y de Messi si no hubiesen coincidido en el tiempo? Quizá Messi no sería Messi, ni Cristiano sería Cristiano.

El 99% se habría rendido ante la persecución del argentino, pero hablamos de un depredador insaciable dispuesto a hacer de su guerra la más grande de la historia de este deporte. Su obcecación por la eternidad continúa silenciando voces, pues por méritos propios se ha ganado la etiqueta de ‘imperecedero’.

Misión imposible

Al igual que con Casillas hace unos años o Raúl hace un tiempo, parece que Cristiano no tendrá la despedida que se merece ya no como canterano, sino como el mejor jugador de la historia del Real Madrid, un título que solo él le ha podido disputar a Alfredo Di Stéfano, y como para no hacerlo, sus 451 goles en nueve años concentro Champions y cuatro Balones de Oro le dan todo el derecho del mundo a ponerse a la altura de quien le de la gana. La gente esta contenta porque, por mucho que sea Cristiano, se le ha vendido por más de 100 millones teniendo ya 33 años. Error. Las leyenda no tienen precio amigos.

A veces no nos damos cuenta de que un pilar fundamental que mueve nuestra vida es al que menos le solemos hacer caso, en muchas ocasiones: el cariño, ese que hace de cualquier sitio tu hogar. Cristiano no se siente querido por el club, no está de acuerdo con su salario y se siente enfrentado con la justicia española y sin apoyos en ese aspecto. Así que lo que coge la puerta y se va. Está en su derecho de hacerlo y no tener que dar explicaciones a nadie.

Difícil pensar que el cambio del portugués es a mejor, por supuesto. Cr no marcará con tanta facilidad 50 goles en Italia y no verá el sol en Turín con tanta facilidad, obvio, pero seamos sinceros: ¿creen que le importa a estas alturas de la película? Todo lo que un tipo pueda ganar ya lo tiene en su mano, y aunque ahora no gane tanto, está en su derecho de cambiar a donde le de la gana y buscar nuevas metas, nuevos retos. Pero a Ronaldo le toca hacer también un ejercicio de reflexión y pensar por qué el Madrid le deja irse por poco más de 100 millones. Preguntarse porque no hay miles de perdonas en la puerta Bernabéu para evitar su adiós, como por ejemplo hace años hicieron unas 11.000 personas pidiendo a Boca que renovase a Riquelme.

Foto: Peru21
Foto: Peru21

Pero igualmente el lógico pensar que el que comete el error un Madrid que deja abierto el pecho ante todos los equipos sabedores de que deben fichar desesperadamente un super crack para suplir su baja, y los aficionados más de lo mismo. Hemos tenido nueve años para disfrutar de él, y ahora los blancos tienen el dilema tratando de responder a la siguiente pregunta: ¿donde va a encontrar el Madrid los 50 goles que les daba Ronaldo años tras año? Fácil pregunta, difícil respuesta.

Lo triste es que, tratando a quien tratamos, la catarata de halagos de un día se convertía en una lluvia de críticas casi al instante. Qué injusto. Pero que importa, él siempre ha estado ahí con su escudo y su lanza (a lo Thor) para quitar la razón a quien se atreve a decir injurias sobre su persona. Pero aun así, el hombre le volverá criticar, ‘escupir en el plato en el que come’, perla que él dejó hace tiempo y que muestra a las perfección la última parte de su etapa como blanco.

Cierto es que son ya 33 años y que este curso pasado se perdió ya siete partidos de Liga y seis de Copa del Rey porque tenía que descansar, pero no hay duda de que la elección de seguir en el estrellato o no está en su mano, porque los años han pasado y él ya no compite contra Messi, sino contra él mismo.

Las ya mencionadas cuatro Champions, dos Ligas, tres Mundiales de Clubes, dos Copas del Rey, tres Supercopas de Europa, dos de España más cuatro Balones de Oro, tres Botas de Oro y tres premios UEFA al Mejor Jugador de Europa. Busque, compare y si ve algo mejor despierte, porque puede que esté soñando, además de otras ‘líneas’ en su currículum como las de máximo goleador blanco, máximo goleador de la Champions y siete veces Pichichi de esta, seis años por encima de los 50 goles…

Por todo lo mencionado, describir a Cristiano es cosa de locos, un trabajo de chinos solo al alcance de aquellos que pueden hablar más alto que él. Pocos, muy pocos, con los dedos de una mano te sobra. Un solo tipo, algo tan sencillo como su marcha del club al que ha dejado a la altura de los combinados más grandes de la historia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + dos =