El Barcelona de Valverde acentúa la “Messidependencia”

https://tercerequipo.com/2018/09/26/guia-de-la-liga-endesa-2018-19/
Este año el argentino carga más que nunca con el peso del equipo.

Y es que tener al mejor jugador del mundo te fuerza inevitablemente a depender de su talento. Toda la producción ofensiva del Barcelona pasa por las botas de la pulga. Él distribuye, él asiste y él marca. Un futbolista total que cuando se ausenta deja al Barcelona sin alma.

Muchos han sido los esfuerzos del club (sobre todo económicos) para buscar un futbolista de futuro capaz de llevar el peso del vestuario culé cuando el argentino diga adiós. Arda, Coutinho, Dembelé… ninguno parece suplir el profundo hueco que deja el rosarino cuando no está. Este año, el único partido que Valverde decidió sentarlo para hacer efectiva su política de rotaciones, tuvo que salir en la segunda parte a salvar el barco culé que se dirigía al precipicio. Empató el partido, y le faltaron 5 minutos para darle la vuelta al marcador.

El Barcelona de Valverde la pasada campaña se fundamentaba en una gran solidez defensiva, una presión intensa y bien organizada, un Busquets templado que no perdía su posición, un Suárez voraz, acertado, goleador y Messi. Este año Messi, se ha quedado sólo. Y es que Messi, sabe que no lo acompaña nadie, pero se resiste a tirar la toalla, prometió la Champions y está trabajando para ello. En Wembley se vio un Messi que a cualquiera le hubiera recordado a aquel chaval de 19 años delgado y con melena. Presionaba como ninguno, siempre presente en las jugadas de ataque, e incluso bajó a zona de pivote para ayudar a la salida de balón.

El problema está en que ya no tiene 19 años, sino 31 y aunque a veces haya que frotarse los ojos para creérselo, es humano. Messi contra el mundo, hasta que su cuerpo aguante.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 2 =