https://tercerequipo.com/2018/09/26/guia-de-la-liga-endesa-2018-19/

El conjunto de Julbe visitaba un estadio complicado, ni más ni menos que el de Brose Bamberg. El equipo alemán se estrenaba en la competición de Champions tras disputar sus últimos años en Euroliga. Pero eso no fue un impedimento para Montakit Fuenlabrada, ya que desde el inicio salieron con las ideas claras y con una muestra de defensa que sabrían aprovechar de maravilla para elaborar transiciones y ataques. Esto maniataba a los alemanes, provocando de manera involuntaria tiempos muertos para reordenarse, algunos bastante precipitados. La reacción de Bamberg sólo llegaba de la mano de Rice – quién se fue con 33 puntos y 8 asistencias- y el que parecía estar en un concurso de triples particular. Entró en racha y nadie parecía pararlo. No fue el más destacado del encuentro, ya que, por parte de los madrileños, el pívot nigeriano Talib Zanna, elaboró un grandioso partido, ni más ni menos que con 19 puntos y 10 rebotes.

El partido empezó a torcerse para Montakit cuando faltaban escasos minutos para el final, ya que, una posesión mal ejecutada y los errores desde la linea de libres penalizaron el juego que estaban ofreciendo. Esto lo supo aprovechar de maravilla Brose, con un acertado Jelovac en esos instantes y por supuesto bajo el acierto de Rice. El intercambio de golpes era notable, sobre todo en el plano de acierto de un equipo y otro, solo los pequeños detalles y errores de uno y otro empezaban a marcar el partido de una manera que parecía que Fuenlabrada se iba a ir con las manos vacías de la ciudad alemana de Bamberg, pero no fue así. El partido dio un giro brutal, a pesar de que Fuenlabrada no contara ya ni con Eyenga ni con Bellas, fuera del partido ambos por cinco faltas. Todo estaba destinado a que la victoria se quedara en casa de Brose.

Pero, por la magia del destino, del encuentro o más bien, de las circunstancias; Fuenlabrada no bajó los brazos y se alzó con una remontada para ponerse por una diferencia de tres por delante a falta de escasos segundos para el final. Eso sí, antes de que llegaran los golpes de efecto en los tiros libres para ambos equipos. En último libre, Pako Cruz, con acierto en el primero y fallo con fortuna en el segundo. Fortuna forzada por Brose, ya que mandaron el balón fuera y propiciaron así que Clark asistiera a Cruz, para que el mexicano se inventara un tiro imposible y lograra darles la primera victoria a los madrileños en esta Champions League y en un campo, a la par, muy difícil. La noche en la que Fuenlabrada se impuso por 88-89 a uno de los clubes más valorados del continente. Y a su vez, la noche en la que Cruz se convirtió en héroe.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 17 =