https://tercerequipo.com/2018/09/26/guia-de-la-liga-endesa-2018-19/

Después de la última carrera en Valencia, en la que no logró puntuar tras irse al suelo, Marc Márquez probó la que será su moto la temporada que viene. A diferencia de otros años, Márquez no ha podido rodar todo lo deseado debido a la lesión de hombro que le persigue desde Motegi y volvió a aparecer en Valencia. “El hombro molesta un poco. Quieras o no, después de las caídas del fin de semana, molesta. Se ha visto, soy uno de los pilotos que más vueltas da en pista, pero en esta ocasión soy uno de los que menos ha dado. He preferido dar menos vueltas, pero de calidad”, explicó el piloto de Honda.

Marc contó con dos motos negras en la primera sesión de los test, aunque no son del todo desconocidas para el piloto: “Una ya la probé en el test de Aragón, la otra evolución es otro pasito más, pero no es otro camino diferente. Con la segunda sólo he dado una vuelta antes de que empezase a llover. Así que no puedo decir si va mejor o peor, pero va muy similar. Son pasos pequeños. Es la experiencia que tuvimos en 2015, cuando va bien una cosa… Hay ganas de mejorar, pero a ver si poco a poco podemos ir mejorando en los aspectos que nos falta”.

Vía: MotoGP

En la sesión del día siguiente, Márquez se quedó a una décima de lograr el mejor tiempo, que finalmente obtuvo Maverick Viñales.  “Al final del entrenamiento la pista estaba bien, podría haber montado un neumático nuevo e intentar hacer el tiempo, pero yo he salido a probar cosas, no a buscar la vuelta rápida. No era el día, tenía prohibido caer, ya me lo ha dicho el equipo, si me caía no iba a Jerez, estaba amenazado de castigo si rompía una de las motos nuevas. He ido con calma y al final he probado cosas que teníamos pendientes y no he podido probarlo todo, nos ha quedado una lista bastante grande porque ayer se dieron pocas vueltas y hoy hemos empezado tarde”, aclaró el piloto.

 Por último, Marc tampoco dudó en contestar a la pregunta sobre como había visto en pista a su nuevo compañero de equipo, Jorge Lorenzo. “Va mejorando, la Honda no es una moto fácil. Si ves el debut de Morbidelli, ha pillado la Yamaha y un poco más y acaba delante de mí. Pero bueno, son motos diferentes. Cuando un piloto coge una Honda de entrada le cuesta, cuando coges otra moto van más rápido, como Morbidelli y Bagnaia, que creo que son los dos que más han sorprendido en estos test”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + 11 =