La Copa también se le atraganta al Valencia

El Valencia, que tuvo ocasiones para ganar, extendió a la Copa su pobre temporada tras sucumbir 2-1 ante un Segunda como el Sporting y tendrá que tirar de Mestalla para seguir vivo

Álvaro Jiménez se marcha de Lee Kang-In / Copa del Rey

Diez años después, el Sporting de Gijón volvía a unos octavos de final de Copa siendo además en la presente edición el único equipo que no pertenece a la máxima categoría vivo en la competición del KO. A pesar de ello, ambiente desangelado en El Molinón, sin duda, el suplemento de 15 euros que debían pagar los abonados retrajo al público gijonés con una entrada peor que la registrada el pasado fin de semana en Liga ante la derrota 1-2 frente al Real Zaragoza.

Marcelino, entrenador del Valencia, nacido en Asturias y ex jugador y entrenador del Sporting, el club de sus amores, volvía a su tierra más que cuestionado por el mal transcurrir liguero con un once donde destacó la inclusión de Kevin Gameiro y Batshuayi de inicio. Tampoco especuló el de Villaviciosa incluyendo a dos jugadores habitualmente titulares como Carlos Soler y Gayá que no jugaron ante el Alavés el fin de semana por sanción. Mientras, Kondogbia, Coquelin y Guedes eran baja, además Marcelino dio descanso a Gabriel Paulista y Santi Mina. Por lo tanto, un equipo más que competitivo el que puso el técnico valencianista.

José Alberto López, técnico sportinguista, tiró de la segunda unidad, un equipo plagado de suplentes, muchos más de los que dispuso su rival valenciano. Prácticamente diez jugadores no habituales dispuso el ‘coach’ ovetense a excepción del central Babin en el centro de la zaga. El francés, baja en el partido de Liga ante el Real Zaragoza, fue el único peso pesado en el once rojiblanco.

Parejo hace un túnel a Sousa del Sporting / Copa del Rey

El choque empezó bonito, con una gran falta de contundencia de ambas zagas, Batshuayi falló un gol clamoroso en el primer minuto y Pablo Pérez, que le ganó la partida en el once al inglés Blackman, respondía en el 7′ con otra enorme oportunidad que Jaume Doménech salvaba.

El cuadro ‘ché’, a pesar de su favoritismo, estaba incómodo en el nacimiento del duelo, todo era puro desorden, pero una buena jugada del joven valor surcoreano Lee Kang-In en el minuto 11 derivó en un pase a Kevin Gameiro que casi inaugura el luminoso. El asiático, de apenas 17 años y que trajo para su filial el Valencia el pasado año, dio muestras de una calidad técnica que puede dar muchas alegrías en la capital del Turia si se consuma su progresión.

Más tarde, en torno al 24′, el joven canterano de 20 años, Dani Martín, salvaba a los locales con un mano a mano que ganó a Gayá, posteriormente Carlos Soler mandaba fuera el rechace. Poco despúes, Ferrán Torres y Batshuayi rondaron el 0-1. Así, el Valencia se hacía acreedor del gol pero su falta de efectividad mantenía el cerocerismo en el luminoso.

Pocas noticias del Sporting, desbordado en mediocampo donde los locales acusaron la revolución con futbolistas menos habituales como Cofie, Hernán Santana o André Sousa. Pero el fútbol es grande por muchas cosas, una de ellas es porque el que mejor juega no gana y los asturianos lo ejemplificaron ya que el propio Sousa se internaba en el 33′ de juego en una enorme galopada por banda izquierda en la que dejaba atrás a Vezo, centraba al punto de penalti y Noblejas le robaba la cartera a un Diakhaby que quedó retratado por su error de marcaje. El madrileño, en su primera diana con la zamarra blanquirroja, anotaba el 1-0, injusto eso sí pero que castigaba la falta de ‘punch’ valencianista.

El gol fantasma de Dani Parejo para el Valencia / Copa del Rey

Más tarde llegó el minuto 44, histórico ya que el VAR entraba en escena por primera vez en la historia de la Copa del Rey. Un tremendo zapatazo de Dani Parejo fuera el área golpeaba en el larguero y el balón parecía traspasar la línea de meta, luego el posterior rechace lo remataba con la cabeza a gol Gameiro en fuera de juego según el asistente. Sin embargo, Undiano Mallenco paró el choque y recurría al VAR que tras casi un minuto de deliberación sentenciaba que el gol era para Gameiro, corrigiendo al asistente ya que en el vídeo arbitraje se comprobó que el francés no estaba en fuera de juego y el tiro de Parejo no entró por completo.

Finalizaba el primer tiempo con un gol salvador y agónico del equipo ‘ché’ que fue mejor gozando de mejores oportunidades hasta que llegó el tanto del Sporting. Al final, el VAR confirmó el tanto del empate del Valencia a todas luces merecido de acuerdo a los méritos contraídos con dominio y ocasiones.

La escuadra asturiana salió más enchufada en en el arranque del segundo acto, un tiro de Noblejas cruzado casi sorprende a Jaume Doménech y un par de acercamientos peligrosos de la mano de un Álvaro Jiménez que se consagraba como el mejor del Sporting pusieron el corazón en un puño a los visitantes. Con el paso de los minutos, el Valencia se fue despojando del fulgurante inicio de los pupilos de José Alberto López.

Kevin Gameiro conecta una estética chilena / Copa del Rey

El choque fue entrando en un fútbol control valencianista aunque era un quiero y no puedo ya que enfrente estaba un Sporting respondón que se despojó de la decepción del gol visitante. En el 70′, pudo casi sentenciar la eliminatoria Gameiro que tras dos rechaces conectaba una preciosa chilena casi dentro del área chica que se iba fuera fruto de la enorme potencia que imprimió el galo al esférico. Apenas dos minutos después un córner del Sporting casi se cuela directo sobre la portería de Jaume Doménech pero el castellonense sacaba las manoplas salvando sobre la misma línea de gol. Esta vez el VAR no era necesario.

Un chispazo o error en cualquier área podía decantar la balanza a un lado u otro y cayó del lado sportinguista. Corría el minuto 78′ cuando un error en el despeje de la zaga ‘ché’ lo aprovechaba Traver que metía el centro al área, el balón fue cayendo y muy cerca del suelo lo conectaba con la testa Blackman, que apenas llevaba un minuto en el campo, anticipándose a Jaume Doménech para poner el 2-1. El inglés, de casi 190 centímetros de estatura, condenaba a un Valencia que recibía un severo castigo pero al que su falta de pegada le dejaba ‘tocado’ ante un equipo de Segunda.

De nada había servido la entrada de Rodrigo que tuvo sus opciones de marcar, tampoco el cabezazo de Piccini en el último minuto con el Valencia ya volcado, el Sporting se defendió gato panza arriba en el epílogo resistiendo y llevándose finalmente una más que meritoria victoria por 2-1 que si bien es cierto no es del todo bueno en eliminatorias a doble partido si deja buen sabor de boca y con mucha ilusión de resistir en Mestalla ante un equipo a priori superior.

Piccini remata de cabeza en el último minuto / Copa del Rey

Por su parte, el Valencia, que hizo un buen primer tiempo y tuvo ocasiones de marcar más de un gol, se lleva una derrota que agudiza su crisis y deja en la picota a Marcelino. Un 2-1 es más que remontable en casa ante un Segunda pero los resultados mandan y el bajo rendimiento de jugadores como Batshuayi condenan de momento a un cuadro valenciano que no esperaba que la vuelta fuera una auténtica final dentro de su tortuosa temporada.

FICHA TÉCNICA:

Real Sporting de Gijón: Dani Martín; Molinero, Juan Rodríguez, Babin, Canella; Cofie, Hernán (65′ Pedro Díaz), Sousa; Álvaro Jiménez (77′ Blackman), Pablo Pérez y Noblejas (65′ Traver).

Valencia CF: Jaume Doménech; Wass (67′ Piccini), Vezo, Diakhaby, Gayá; Ferrán, Parejo, Carlos Soler, Lee Kang-In; Kevin Gameiro (80′ Cheryshev) y Batshuayi (47′ Rodrigo).

Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (comité). Amonestó a los locales Álvaro Jiménez (32′) y a los visitantes Vezo (36′)

Goles: 1-0 (33′) Noblejas; 1-1 (44′) Kevin Gameiro; 2-1 (78′) Blackman.

Incidencias: Partido de ida de los 1/8 final de la Copa S.M. del Rey jugado en el Estadio El Molinón-Enrique Castro Quini ante 9.870 espectadores. Ambiente frío con unos 5º de temperatura sobre la ciudad de Gijón.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 3 =