Ya se nota la emoción que despierta la F1. Podemos sentirla si revisamos los ríos de tinta que se han escrito durante la última semana. Los test en Barcelona comenzaron con varias sorpresas, esperadas hasta cierto punto, donde los equipos han dejado ver parte de lo que presentarán en Australia.

Hoy quiero hablar de los que están siendo marcados como unos fuertes candidatos: los de Maranello.

Es cierto que el día de hoy han presentado problemas de fiabilidad, pero no nos dejamos llevar por la emoción, es natural que cuando un coche es rediseñado al completo culpa de la nueva reglamentación, se presenten algunas situaciones que deberán mejorarse a lo largo de los días de pruebas. Porque eso son, días de test.

El punto álgido es lo que los de rojo han dejado ver y que despierta una esperanza real en un verdadero cambio con potencial de terminar con la sequía. De esto, serán los propios pilotos los que nos mostrarán de lo que son capaces. Sobre todo el joven monegasco, Charles Leclerc, quien ha demostrado ser, con tiempos que no sirven prácticamente para nada, más rápido que el tetracampeón Sebastian Vettel, su coequipero.

Scuderia Ferrari

En Ferrari han dejado claro ya con quién quieren pelear el campeonato, quién será su piloto número 1, a quién le dejarán caer todo el peso de la presión. Pero, ¿qué pasaría si el semi novato es en realidad más rápido?

Leclerc dejó una huella muy positiva el año pasado, con acciones y rebases dignos de pilotos de leyenda, pero también ha sabido llevar la presión de lo que significó ser novato pero al mismo tiempo líder de su otrora escudería Alfa Romeo Sauber. No por nada ha sido llamado a vestir los colores de la escudería más ganadora de todos los tiempos, y eso, de por sí, ya es romper tradiciones italianas.

Como lo ha dicho hoy Alain Prost, Vettel necesitó de su equipo varias veces en la temporada pasada, pero ¿creen ustedes, estimados lectores, que eso hubiera sido suficiente para que el alemán mantuviera viva la batalla durante un tiempo más? Yo, sinceramente, creo que no.

Sebastian es un piloto muy rápido, que crea situaciones que quizá otros pilotos quisieran evitar, sólo con el objetivo de lograr continuar con su velocidad. Tiene cabeza fría (alemán a fin de cuentas), posee unas manos muy bien entrenadas que lo han llevado a lograr 4 títulos, que sea como sea, créanme, no son pocos, y no son fáciles. Pero esa característica de frialdad que debería permanecer en todo ciudadano germano pareció olvidarlo en los tiempos más necesarios.

Es cierto, no todo es su culpa, pero tampoco es inocente de todo.

Scuderia Ferrari

En Maranello las cosas se pondrían de su color, hasta harían relinchar al “Cavallino” si este elegido no cumple, no lucha, no está arriba, no logra los podios. Pero estoy seguro que echaría a correr si, además, su coequipero lo supera o le da pelea, aunque sea en los días previos al GP, porque quizá las órdenes de equipo imperen, vasta preguntarle a otros pilotos escuderos que han sufrido de esto en el pasado. Pero ¿esto será lo mejor para el equipo? considerando que Lewis Hamilton y compañía estarán detrás.

¿Qué tanto será verdad que la experiencia sea la que incline la balanza hacia el lado que Ferrari quiere?

No soy gurú ni poseo bola de cristal, lo que sí veo, tomando en cuenta lo que se ha visto en los test de pretemporada, es que el coche que han hecho sorprende, y lo seguirá haciendo hasta llegar a Australia, pero sobre todo, que las manos del monegasco le han cogido más cariño al auto, y que con esa capacidad juvenil de seguir absorbiendo lo que pueda para mejorarse a sí mismo es “más fácil” cambiar, ajustar, moldear. Regla de vida.

¿Será la hora en que la juventud que llegue a Ferrari les dé la lección de su historia? Creo que lo sabremos más temprano que tarde.

Espero sus comentarios!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 13 =