Composición de Tercer Equipo

Cómodo triunfo del Madrid en Moscú. 75-100, fue el resultado de un choque que los blancos tuvieron dominado en todo momento. El gran nivel mostrado por el equipo merengue durante el segundo y el tercer parcial, fue clave para doblegar a un Khimki, que a diferencia del Real Madrid, que ya es cabeza de serie pierde todas sus opciones de play-off.

El Madrid visitaba Moscú para enfrentarse a un irregular Kihimki, que quería apurar sus opciones de play-off.  La efeméride de este partido en el que Randolph fue baja de última hora era que Felipe Reyes igualó hoy a Juan Carlos Navarro como jugador con más partidos jugados en la historia de la Euroliga.

La intención que tenían los dos equipos en un choque como este quedó meridianamente clara desde el principio. A golpe de triple comenzaron los dos contendientes un duelo en el que el ritmo y la intensidad fue subiendo según pasaban los minutos. Pero nadie conseguía despegarse. Y es que, los porcentajes de acierto eran muy similares.

Llull y Carroll en los visitantes y Shved y Thomas en los locales de una guerra de triples, que fue la constante de un primer parcial con alternancias constantes, y sin un dominador claro. Prueba de ello, es el 22-24, que el Madrid había cosechado al final del cuarto.

Al inicio de los segundos diez minutos los rusos empezaron a pagar sus errores a la hora de cerrar el rebote. Muchas segundas oportunidades tuvo un equipo blanco, que además con el acierto en el triple de jugadores como Rudy y Caseur empezó ha tener las primeras ventajas importantes del choque.

Ni siquiera un Monia muy acertado en ataque pudo parar la sangría de un equipo ruso incapaz de defender a un equipo merengue que atacaba muy fácil. Por lo que, al Khimki no le quedó otra que conformarse con la desventaja de trece puntos con la que llegó al entretiempo (38-51).

Tras el descanso y de la mano de Shved hacia el equipo moscovita ademan de acercarse en el luminoso. Pero los chicos de Kurtinaitis seguían sin defender ante un Real Madrid que, aunque menos acertado que en la primera mitad veía como pese a todo, su ventaja seguía rondando la decena.

La igualdad del tercer parcial duró hasta que Caseur quiso. El galo lideró un parcial de 0-12 con el que los blancos liquidaban al final del tercer parcial un partido, que habían tenido bajo control casi en todo momento.

El 50-70 con el que se entraba en el último parcial era salvo sorpresa mayúscula sinónimo de “game over”, para un Khimki, que además se vio incapaz de maquillar si quiera un resultado, que acabó rozando lo estrepitoso.

En definitiva, el cuarto y definitivo parcial fue la puntilla a un partido, que ya estaba resuelto. Por lo que, ya sólo nos quedaba ver como el reloj llegaba a cero, y como los menos habituales aprovechaban los popularmente conocidos como “minutos de la basura”, de un choque, que acabó con los de Laso arriba veinticinco arriba (75-100).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + nueve =