Imagen vía Real Madrid

Con estas palabras inició Zidane la rueda de prensa en la que anunció que dejaba de ser técnico del Real Madrid en su momento de mayor esplendor en Europa, no así en la competición doméstica. Es un secreto a voces que el bueno de Zizou no tenía carta blanca en la confección de la plantilla. Tener que “tragar” con Bale y aceptar la marcha de un referente cómo Cristiano Ronaldo no era plato de buen gusto.

Desde la marcha del técnico galo todos sabemos lo que ha pasado. Llegó Lopetegui a las puertas del Mundial tras las negativas de Conte, Allegri, Löw, Klopp…… Lo de Julen terminó fatal y el club apostó por Solari. Lo único bueno de este periodo ha sido la aparición y confirmación de Vinicius y de Reguilón. Pero lo fiascos en Copa ante el Barça, la caída en la Liga a 12 puntos de los culés, la mala sintonía con algunos pesos pesados cómo Marcelo, Isco, BaleKroos y sobretodo el ridículo en Champions ante el Ajax han hecho la situación insostenible.

Imagen de Récord

La plantilla está mal confeccionada desde el incio de temporada y eso no se les puede culpar a los entrenadores. Y todo parecía que seguiría igual ya que las apuestas ponían a Mourinho cómo el mejor candidato a ocupar el banquillo blanco.

Condiciones para su vuelta

Zidane parecía apuntar al banquillo del Chelsea la próxima temporada pero la sanción de la UEFA truncó esa posibilidad ya que el conjunto blue le habría prometido 200 millones en fichajes y carta blanca en la confección de la plantilla. Algo así parece que le ha prometido Florentino Peréz y es que Zidane firmará hasta 2022 con la condición de que tenga total control en la confección de la plantilla, algo que no tenía en su etapa pasada.

Así pues Zinedine Zidane regresa al Bernabéu en su época más convulsa pero  con total libertad para la próxima campaña. Esto pone en la pole position de salidas a Gareth Bale y acerca, quién sabe, a Kylian Mbappé al conjunto blanco por su buena sintonía con Zizou. Faltará ver que pasa con jugadores señalados cómo Isco, MarceloToni Kroos. Lo que si está claro es que los jugadores serán más felices con el francés que no con José Mourinho a los mandos de la nave blanca.

Zidane ha demostrado ser el más listo de la clase. Abandonó el barco estando en la cima pero previendo que se hundiría y regresa ahora cómo el gran salvador blanco y con todo el poder del que no disponía antes. Veremos si se cumple o no el refrán de que segundas partes nunca fueron buenas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 8 =