El Circuito de las Américas ya no es territorio Honda. Tras seis años viendo a Marc Márquez conquistar el Gran Premio, este domingo la victoria se ha vestido de azul con el español Alex Rins. A las 21:00 (hora española) el semáforo rojo se apagaba y comenzaba el espectáculo en Austin, con el “93” desde la pole, seguido de Rossi y Crutchlow.

Pero si por algo estuvo marcada la salida fue por la remontada de Andrea Dovizioso, que tras finalizar decimotercero en la Q1, pudo adelantar hasta una sexta posición en los primeros segundos de carrera. El grupo líder se conformaba así por Márquez, que a 18 vueltas del final ya sacaba 6 décimas de diferencia, Rossi, Crutchlow y Miller.

Imagen vía MotoGP

El Gran Premio de las Américas parecía ir convirtiéndose en un deja vu de la carrera disputada en Termas de Río Hondo el pasado 31 de marzo, con el “93” sacando más y más segundos a sus rivales y con apenas cambios en las posiciones. Sin embargo, un ride through para Maverick Viñales y Joan Mir suponía el inicio del caos. Los españoles eran penalizados por arrancar sus respectivas motos antes de que se apagara el semáforo que indicaba el comienzo del Gran Premio.

La sanción vino seguida de la caída del británico Cal Crutchlow, que se había mantenido tercero desde el inicio de la carrera. Pero no fue la única de la tarde. Marc Márquez, que llevaba coronándose campeón los seis años que lleva disputándose este Gran Premio de las Américas, se iba al suelo a pocas vueltas del final. El español no pudo hacer nada para arrancar su moto, viéndose obligado a despedirse del que era su mejor circuito desde el año 2013.

Imagen vía Getty Images

Jorge Lorenzo tampoco tuvo mejor suerte que su compañero de equipo. El “99” daba por finalizada su carrera segundos más tarde que Márquez por un problema técnico que el Repsol Honda Team mantiene en una incógnita. Tras estos incidentes, “El Doctor” se posicionaba primero, seguido de un Alex Rins dispuesto a darlo todo por conseguir la victoria. Las últimas vueltas estuvieron marcadas por este duelo entre pilotos que, finalmente, se saldaba con el triunfo del español, seguido de Rossi y Miller. La euforia invadía así al equipo Suzuki tras una victoria que se convertía en la primera para el piloto español en la categoría reina.

Esta alegría por parte del “42” se hacía evidente minutos más tarde en el parque cerrado, donde Rins afirmaba que: “Estoy tan feliz que no tengo palabras para explicar cómo me siento”. El de Barcelona manifestaba que “ganar a Valentino” significaba “ganar a mi ídolo de pequeño” y agradecía a Suzuki por su gran labor al crear una moto que describe como “maravillosa”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − tres =