Luego de un tercio de carrera, Austin empezaba a transformarse en un monólogo más de Marc Márquez. Pero luego de la caída del campeón, otra muy diferente empezó. Álex Rins llegó a rueda de Valentino Rossi, mantuvo el pulso y finalmente confirmó todo lo que venía mostrando Suzuki en los test y en distintos pasajes del Mundial. Primera victoria para el español, que le planta cara a varios pesos pesados de la parrilla.

Ha sido una carrera increíble. Cuando estaba detrás de Valentino en segunda posición que estaba a un segundo y medio no podía tirar la toalla, he empujado, he empujado, he empujado. He tenido suerte en no cometer ningún fallo porque, sinceramente, para parar la moto en máximo ángulo se me cerraba un poquito, pero al final cuando estaba ahí detrás de él estaba estudiándolo para ver dónde podía adelantarlo”, expresó Rins, que partió desde la séptima ubicación.

Imagen: MotoGP

De una vuelta para otra ha empezado a rodar un poco más lento de lo que estábamos rodando y he pensado ‘ostras, puede ser mi momento’. Es cuando se ha ido un poco largo y he aprovechado, le he adelantado, y tres vueltas para el final me he puesto delante y he empezado a tirar y a tirar como nunca. He cometido un fallo, que he tenido suerte que él también lo ha cometido conmigo, a partir de ahí, en la última vuelta, y este circuito ya es largo, pues se me ha hecho mucho más, porque teniendo a Valentino detrás es difícil, subrayó el nacido en Cataluña, de 23 años.

La clave ha sido mantener la calma cuando he visto que estaba quinto, detrás de Miller, y me costaba seguirle. Tenía que esperar a que se desgastaran los neumáticos. Comparado con otras carreras y con el resto de los pilotos, tengo una cierta ventaja en ese punto ya que consigo cuidar un poco más la goma. Así ha sido y, cuando han empezado a caer los neumáticos, he comenzado a recuperar posiciones y a recuperar tiempo y la verdad es que ha sido clave”, comentó Rins, que inaugura su casillero de triunfos luego de 34 Grandes Premios en MotoGP.

Imagen: MotoGP

Esto de coquetear con la victoria es algo que ya le venía pasando a Álex: “Desde el año pasado me la he imaginado. Nos vimos primeros en agua en Valencia. Con una moto buena, lo vas pensando y al final todos queremos ganar. Al inicio de la temporada me sentía muy fuerte. En Qatar estuvimos muy bien, en Argentina fue un fallo mío al salir tan atrás, pero qué mejor sitio que conseguirlo aquí, que he ganado en las tres categorías. Desde luego que compensa todo el esfuerzo, pero hay que seguir trabajando, Ganar aquí, en un circuito en el que había ganado seis veces Marc MárquezEs increíble poder romper esta racha”.

Nos lo merecemos. Suzuki ha trabajado muy duro este invierno para mejorar la moto y al final lo ha conseguido. Entre broma y broma, Davide Brivio me iba soltando que había que ganar. Sin meterme presión ni el cuchillo en el cuello, pero me lo iba diciendo. Todos queríamos ganar y se ha conseguido. Súper feliz por ellos y por toda la gente que ha estado a mi lado. Me siento afortunado y esta victoria va para todos los que nos han dejado, pero sobre todo a Hayden”, cerró el flamante ganador en Austin.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × dos =