Foto: GettyImages
Foto: GettyImages

El fantasma volvió. Apenas 48 horas después de que debutase oficialmente en su primer partido en los PO, Cousins ha caído lesionado y su baja se va a alargar toda la post-temporada. Con solo cuatro minutos de juego, el gigantón de Warriors tuvo que marcharse a los vestuarios por una lesión en el cuádriceps de su muslo izquierdo. Sucedió cuando tras desviar un balón se lanzó a por el esférico para intentar atraparlo. El center cayó sobre el parqué del Oracle Arena y tras levantarse y comprobar que no podía caminar, tuvo que pedir el cambio tirándose al suelo.

El propio Kerr confirmaba en la rueda de prensa que la cosa no iba a quedarse en un susto: “Va a estar fuera un tiempo habrá que ver”.

Este mismo martes se le hacen las pruebas pertinentes para conocer el alcance de su lesión, pero todo hace indicar que se va a perder todo lo que resta de PlayOffs, tal y como ha apuntado Woj vía Twitter. Ahora comienzan unos nuevos PO para los Warriors, aunque si nos paramos a pensarlos no están nuevo como nos imaginamos: son el big four que ha conquistado los dos últimos anillos, los ‘inmortales’ Shaun e Iggy… y Bogut, la vieja guardia para intentar que el Oracle no se quede hecho un solar.

Pero, por mas que se intente normalizar, la cosa ha cambiado mucho con la lesión de Cousins. El ex de los Pelicans venía para formar los ‘Monstars’ junto con el núcleo de los Warriors, uno de los mejores equipos de la historia de la NBA. Y era DeMarcus el factor sorpresa de unos Warriors que han perdido a su nueva arma para salir en busca de un tercer anillo seguido.

Con su lesión, hay dos hombres que acaban de recobrar una importancia vital: Kevon Looney y el último en llegar, Andrew Bogut.

Foto: GettyImages
Foto: GettyImages

Kevon Looney: sus últimos años le avalan, cada vez más fuerte en defensa y más seguro en ataque cuando tiene que acumular balones. El joven ‘center’ ha sido importante estos dos años atrás, siendo titular en parte del año pasado ante algunos veteranos como Pachulia o McGee. Este año Looney tiene mejor +- que Cousins, a pesar de no intimidar ni ser tan determinante como lo puede ser DeMarcus. Si Kerr lo pone de ‘5’, los Warriors saldrán con los cinco que conquistaron los PlayOffs el año pasado.

En lo que se refiere a velocidad, Kevon es la mejor opción de las que tienen, es un tipo ligero que sabe acelerar y acierta muchas veces en las decisiones que toma de cara a atacar el aro rival, se entiende muy bien con Green y no acumular tantos disparos como Cousins, por lo que da opción a que los tres grandes tiradores del equipo se luzcan mientras él hace el trabajo sucio en la pintura.

Andrew Bogut: el ‘big man’ llegó a San Francisco lleno de ‘hippie’ y haciendo a todos los fans de los Warriors sentir esa nostalgia de ser el hombre con el que comenzó la era, el tipo alto y peleón que se encargaba de hacer un gran trabajo silencioso peleándose con los ‘hombres malos’ de los equipos. Desde su baja, los Warriors han probado a numerosos pívots para sustituirle y ninguno ha terminado de encajar ni de ser tan efectivo como él. De gran envergadura, listo en el aro rival y de fácil entendimiento con Steph y Draymond, Bogut parece ser más una opción desde el banquillo y con posibilidad de intercalar muchos minutos con Looney, quien por características y agilidad para esta nueva NBA de velocidad (y más la marcha extra que meten estos Golden State desde la llegada de KD) parece ser el hombre ideal para sustituir la baja de DeMarcus.

Otro hombre que también podría ser un ‘5’ es Jordan Bell, que en algunos momentos de la temporada pasada fue titular y además resultó ser un jugador multifuncional tipo Green, del que puede aprender mucho y con el que se le unen muchas características, pero parece que esta opción se barajará más desde el banquillo.

Con su baja, las figuras de los exteriores cobran mucha más importancia: Curry y Klay tienen que seguir a lo suyo, castigando mucho desde fuera con el triple. Por su parte, mucha gente tiene la duda de por qué Durant lanza menos tiros de lo habitual, pero todo apunta a que con la baja del ‘0’ de los Warriors Durant dará ese paso al frente que el equipo necesita para volver a ser ese conjunto temido por todos.

Foto: Sporting News
Foto: Sporting News

Para que la baja de Cousins se note lo menos posible, el objetivo de cada uno está claro: Steph tiene que liderar el equipo y aniquilar desde el triple, Klay ser ese matador con silenciador que espera agazapado su oportunidad, Durant ser el aniquilador que nos tiene acostumbrados a ser y demostrar que es el mejor anotador de toda la liga, Green tiene que sacar una vez más esa navaja multiusos que tiene en su interior y que siempre despliega en los PO (ah, y subir su porcentaje en tiros, sobretodo en el triple) y Looney ser ese peleón de la pintura que intenta allanar el camino de los exteriores con sus pantallas y tomar buenas decisiones en la pintura.

Foto: Bob Donnan-USA
Foto: Bob Donnan-USA

Del banquillo hablar sobretodo de la importancia de Livingston en los que pueden ser sus últimos PlayOffs e Iguodala, mostrando un gran nivel en defensa y haciendo puntos arriba, esperar que Bogut esté acertado en sus momentos y sepa jugar a la velocidad de lancha motora de este equipo, y que otros como Cook y Alfonzo McKinnie castiguen desde el triple y estén acertados en sus minutos…

Muchos son los factores que tienen que funcionar para que los Warriors logren tapar la baja del ‘gigantón’ Cousins, pero si logran hacer la mayoría de las cosas expuestas anteriormente, estos Warriors será absolutamente imparable.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 9 =