Doble duelo de urgencias en Madrid. Con un ojo puesto en Fuenlabrada (quien recibía al Gran Canaria), el Breogán visitaba un WiZink Center con ganas de resarcirse tras la derrota ante el Barcelona la semana pasada. Por su parte, el Estudiantes llegaba inmerso en una pésima racha de juego y resultados con el descenso acechando. Volvían al Palacipo dos viejos conocidos como eran Alec Brown y Cvetkovic.

Golpeaba el primero el Estu con dos triples de Caner-Medley ante un Breo que dominaba el rebote sin saber concretar sus opciones debido a la actividad en defensa de los de Berrocal (4 de sus 6 puntos en el minuto 7 vinieron de errores de comunicación atrás). El primer cuarto finalizaría 23-11 después de un bocinazo de Clavell aun con un espantoso porcentaje de los ramireños desde la línea de 3, volcando todo su juego en esa faceta.

El Breogán salió al segundo cuarto con la premisa de negar el bloqueo directo central a partir del cual suele producir el cuadro colegial, pero entre Suton y Caner-Medley siempre encontraban otra vía de anotación. A la vez, en el otro campo reinaba la anarquía y solo píldoras de Alec Brown  o McCallum encontraban el aro, lo que provocó el enfado de Tito Díaz pidiendo dos tiempos muertos consecutivos tras sendas canastas (idénticas) de Lampropoulos (44-27), a todas luces infructuosos, pues su equipo siguió presentando los mismos problemas y marchó 18 puntos abajo (47-29) al descanso.

Con el partido más que decidido en el minuto 25 (59-38), un conato de tangana provocó que la Demencia entonara cánticos a favor de Nik Caner-Medley, estelar (27 puntos y ovación de la grada) en el día de hoy ante la inoperancia de cara al aro de Darío Brizuela. El conjunto breoganista, sobrado de físico pero algo carente de talento, no se encontró cómodo en ningún momento al absorber McCallum demasiado juego y no involucrar a sus compañeros. Eso sumado a una defensa al límite en líneas de pase pero lenta en rotaciones propició que, de nuevo, el Estudiantes aumentase su renta al final del tercer tiempo: 72-46.

Sin más historia, con Suton (20) reencontrándose y Clavell (15) de líder de la segunda unidad, se llegó al final del partido (95-62). A reseñar la vuelta de Víctor Arteaga por el bando estudiantil tras cinco partidos apartado por lesión. Los de Tito Díaz siguen en descenso (average perdido con UCAM Murcia) y el Estudiantes coge aire (10 victorias) y sella virtualmente la permanencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cinco =