Llega la cuarta cita del año, y Ferrari empieza ya a ser algo urgente llevarse a la boca un triunfo para contentar a todos los tifosi, tras tres dobletes de Mercedes. tras lo ocurrido en las anteriores tres citas, los de rojo necesitan romper la tónica de la temporada, ya que si bien es cierto que nos encontramos aun en el inicio de la temporada, oro doblete de los alemanes podría hacer que estallara en mil pedazos la “paz” dentro del equipo

El jefe del equipo, Mattia Binotto asegura que este es un momento importante para el equipo y para ello han trabajado para que el SF90 se adapte al trazado:

“Tras dejar atrás tres carreras que está claro que no salieron como queríamos, este GP es un momento vital para todos en el equipo.

Nos hemos preparado muy bien, analizado toda la información y hemos revisado las áreas en las que podemos mejorar, sobre todo hemos intentado adaptar la configuración del coche y el motor a las características especiales de una pista como esta, con una gran recta en donde el motor cobra especial importancia. Además vamos a llevar algunas actualizaciones como primer paso del desarrollo del SF90″

@ScuderiaFerrari

Binotto destaca que esta es una pista en  donde adelanta es relativamente fácil y señala que acertar en la estrategia puede ser vital:

“En Bakú Es relativamente fácil, gracias al efecto del DRS en la larga recta, además que este año tiene un mayor efecto. La superficie de la pista es muy lisa, lo que hace que la degradación de los neumáticos sea mínima, pero por el contrario, puede ser complicado encontrar la ventana de trabajo ideal.

También sabemos que existe una alta probabilidad de que aparezca coche de seguridad, así que esto es un aspecto importante a tener en cuenta para acertar en la estrategia”.

Para Sebastian Vettel está siendo un comienzo de temporada algo complicado, el alemán explica las características de la pista y los retos que conlleva:

“En Bakú tenemos la recta más larga del calendario, 2,2 kilómetros, en la que se llega a los 360 kilómetros/hora antes de una fuerte frenada para llegar a la primera curva lenta a izquierdas. La subida junto a las viejas murallas de la ciudad se hace por una calle de sólo siete metros de ancho, y sentado en el monoplaza sientes que es muy estrecha para un coche de Fórmula 1, parece como si estuvieras enhebrando una aguja. Ahí no hay espacio suficiente para que pasen dos coches, tenemos que ponernos de acuerdo para pasar.

Uno de los grandes retos de Bakú es encontrar el nivel de ala adecuado para conseguir un buen agarre en las curvas lentas, pero también para ser rápido en las rectas. No es un lugar fácil para encontrar el equilibrio”.

Para Charles Leclerc este es uno de los circuitos favoritos y además destaca que normalmente se le da bien

“Azerbaiyán es uno de mis circuitos favoritos, me encanta y siempre me ha ido bien aquí, he ganado y logré acabar en el podio en Fórmula 2, además marqué mis primeros puntos en F1 el año pasado”.

Siempre disfruto al pilotar aquí, sobre todo en la parte del castillo, con todas esas curvas apretadas. Es un circuito único, no encuentras nada como esto en ninguna otra parte del mundo, así que es bastante especial.

En Bakú hay una norma muy clara: no perder nunca la concentración, ya que al primer error, te irás contra el muro”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 1 =