Imagen vía sportskeeda.com

El extremo belga parece estar llamado a vestir la elástica blanca el próximo curso, cumpliéndose uno de los principales anhelos de Zinedine Zidane, quien suspira por tener al jugador en el Bernabéu desde su etapa en el Lille.

Su llegada supondría un refuerzo de lujo para el juego de ataque de los merengues, un jugador vertical , no exento de gol (16 tantos acumula a día de hoy en la Premier League), letal en el uno contra uno y con carisma como para liderar el frente de ataque la próxima temporada.

Sin embargo a priori su llegada no pondría fin al problema de gol de un Real Madrid que no cuenta con un delantero referencia desde la salida traumática de CR7 rumbo a la Juve, dejando huérfano de gol a un Madrid que perdía los 50 goles del luso sin contar con un delantero capaz de acercarse a los registros del ya ex 7 merengue.

Karim Benzema es un virtuoso pero no puede ser el faro guía del ataque blanco, como tampoco lo puede ser Vinícius Junior, un jugador que aporta registros similares a Hazard, pero con menos puntería que el belga. La opción Mariano tampoco ha aportado demasiado al ataque merengue, que no puede dar la responsabilidad realizadora del equipo a Rodrygo el próximo curso en su debut en LaLiga Santander.

La opción Jovic puede verse como una apuesta de futuro, una más Del Real Madrid en los últimos tiempos, pero tampoco parece tener espaldas suficientes por su falta de experiencia como para poder soportar la exigencia de un Bernabéu que exige resultados inmediatos.

Imagen de Clarín

Ha llegado la hora de desempolvar la chequera y sacar el conejo de la chistera que todo el madridista está esperando y apostar por la llegada del jugador llamado a tomar en breve el testigo de mejor jugador del mundo de manos de CR7 y Messi, un jugador llamado a dominar con mano de hierro el fútbol mundial de la próxima década. La lista es tan corta que solo cabe un nombre en ella, el de Kylian Mbappè. ¿Difícil?, desde luego, ¿imposible?, Florentino Pérez ya ha demostrado en el pasado que esa palabra no está en su vocabulario, si bien convencer al PSG para que deje de salir a la joya de su corona no será nada fácil, aunque está demostrado que los jugadores terminan jugando donde desean y Mbappè ha nacido para lucir la elástica blanca.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − uno =