La carrera con más glamour del calendario se ha ido igual que ha llegado, con un poco de drama. El GP de Mónaco ha sido esta vez interesante y diferente. Es una carrera complicada para todo mundo, incluido el espectáculo a menos que algún accidente grave ocurra, lo que esta vez no pasó, pero sí nos dejó una buena carrera, fuera de las expectativas de ver una procesión de coches.

Antes de comenzar, quiero apuntar que esta fue la carrera #300 de Kimi Räikkönen, quien no quiso festejar, pero que su equipo de todas maneras le organizó una celebración.

Aquí están las 10 Claves del GP de Mónaco.

10. Arrancada Limpia. Parece que los pilotos se han puesto de acuerdo desde hace dos carreras para que ninguno tenga problemas de toques en ninguna arrancada. ¿O quizá sea que los dueños de equipos les hayan dicho que si en la primera vuelta provocan daños al monoplaza, los pilotos mismos los pagarán?

@MercedesAMGF1

9. Las benditas penalizaciones. Aquí empezamos con las que se dieron desde la calificación, hasta las que recibieron en carrera algunos pilotos por cortar la chicana, o por salir de boxes sin fijarse (quizá sí lo haya hecho, pero era más la ansiedad de ganar la posición que no le importó). Antonio Giovinazzi, Kevin Magnussen y Max Verstappen lideraron este apartado.

Quizá sea solo yo, pero creo que se debió incluir a otro piloto, un inglés que creo que manejaba el trenecito. Digo, si a los demás los penalizaron por lo mismo, ¿entonces?

8. Los “duelos” en pista. O podríamos decir mejor los coches chocones en pista. Y es que no podemos esperar a que ningún auto se toque en el Principado, así que Kimi  sufrió con Lance Stroll, Sergio Pérez con Magnussen, Lewis Hamilton con Max. Ah, y claro, Charles Leclerc contra la barrera.

Daniel Ricciardo no pudo mantener su posición. A los de Alfa Romeo parece que se les olvidó que están en un campeonato, una competencia, pero contra los demás. Racing Point preocupa. Toro Rosso revive con sus dos autos en los puntos. McLaren avanza a paso duro. Y por último, Pierre Gasly. ¿Al fin habrá encontrado buen rendimiento o es otro espejismo por el tipo de pista? Ya veremos, pero alegra a sus fans que termine arriba en la tabla.

7. Al fin Mercedes se equivoca desde el muro. No entendemos hasta el día de hoy porqué a Hamilton le pusieron las gomas medias en lugar de las duras, cuando todos los que lo perseguían las montaron. Al final, es Mónaco, y con que vayas en medio de la pista es prácticamente imposible que te rebasen, aludiendo defensa de posición. El Mercedes no pudo mantener el ritmo en las últimas vueltas, lo que provocó que el holandés lo alcanzara con muchas posibilidades de arrebatarle la posición, pero con pocas vueltas adelante, Verstappen lo intentó y falló.

@ScuderiaFerrari

6. ¡Sí corrió Ferrari! Todo el fin de semana fue desastroso para la Scuderia. Ni siquiera el 2º lugar que le tocó a Sebastian Vettel puede distraer la atención de todos los problemas que tienen en Maranello. Pero tampoco podemos dejar de lado que Sebastian hizo lo que tenía que hacer, y lo hizo bien. Nunca se separó a más de 3 segundos. No cometió errores. La estrategia le funcionó desde el box. Casi alcanza a Max en algunos sectores. No se dejó rebasar.

5. Checo, los Marshalls y su carrera. Es increíble lo que ocurrió. El mexicano estuvo a punto de llevarse puestos en el auto a dos Marshalls en pista. Menos mal que ahí Pérez demostró que tiene buenas manos y está muy atento a lo que pasa y hace. Pudo haber ocurrido una enorme tragedia. Algo debe hacer la FIA en este asunto.

Hablando del mexicano, que buena carrera hizo. A pesar de no conseguir puntos, es un goce verlo conducir en Mónaco.

4. Carlos Sainz provoca que lo miren mejor. Increíble arrancada del español. Consiguió adelantar para ganar posiciones, además de que la estrategia de su equipo funcionó a la perfección, colocándolo delante de quienes no le dejaban acelerar. Esta vez, Carlos ha hecho una carrera impecable. Bien merecida su P6. Ya se escuchan rumores de que su manejo está subiendo de nivel, y algunos lo colocan a la altura de Vettel, Verstappen, Hamilton. No hay que aventar las palomas al vuelo aún, pero si los de Woking siguen trabajando y avanzando a este ritmo, el campeonato para ellos se pondrá muy pero muy interesante.

@Carlossainz55

3. La trampa que no se creyó Verstappen. Juzgar a alguien es fácil. Aquí no se trata de juzgar, sino de entender lo que los demás dicen de una persona. Lewis Hamilton se quejó amargamente durante el último tercio de la carrera de sus neumáticos, a pesar de que sus ingenieros estaban seguros que no tendría problemas, ni siquiera con el graining. Por radio varias veces lloriqueó. Yo lo entiendo como algo que ya ha hecho antes. Decir una cosa que no es cierta para sacar ventaja. Esta vez, en el muro de Red Bull no se la creyeron, y la trampa de Mercedes no funcionó como Hamilton esperaba.

Varias veces se ha escudado a Lewis decir algo y eso provoca que sus perseguidores a veces cambien la estrategia o dejen de empujar para alcanzarlo, al final esto que dice no es cierto y la distancia se abre más. Repito, no juzgo, es lo que muchos hablan de esa persona, y por eso se toma en cuenta.

2. El abandonado. Solo hubo un auto que no terminó: el Ferrari de Charles Leclerc. Entiendo lo que el joven piloto debió sentir, no sólo por la carrera, sino por todo el drama del fin de semana, con equivocaciones de la Scuderia increíbles, malas decisiones y al final, guardar el auto en tu carrera local. La frustración es un sentimiento complicado porque no se queda ahí, crea tensiones, ira, estrés, duda. De ahí se pasa a la acción, y si no se maneja adecuadamente, normalmente es en esas acciones donde comienzan los errores graves. A tener cuidado con la joya de la corona de Maranello.

@Formula1

1. El Homenaje. Esta vez la victoria de Hamilton pasa a segundo plano, porque lo más importante para mí de este fin de semana fue el nombre que en todos lados estuvo presente: Niki Lauda.

Comenzando con el minuto de silencio, la dedicatoria de victoria de Lewis y Toto Wolff, los decorados en todos los autos, con especial énfasis en el Mercedes. Todo el fin de semana giró alrededor del adiós a la leyenda.

Lo más increíble para mí, fueron los cascos de los pilotos. Ahí es cuando los que conducen pueden reflejar de manera más personal lo que quieren decir y lo que sienten, por eso, el que todos tuvieran un casco especial merece el reconocimiento de que este GP de Mónaco será parte importante de la historia de la F1.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + 12 =