El piloto de Honda ganó en casa y volvió a ser líder de la general en la lucha por el campeonato: “He sabido entender desde el FP1 que la carrera se iba a empezar a decidir a partir de la décima vuelta, que no iba a ser como en Argentina o Austin. Me he centrado en mi ritmo de 38 bajos, que es el que tenía en entrenos, y sabía que nadie tenía el de 37 y si alguien lo hubiera tenido pues hubiese tenido que conformarme”.

Una carrera mental

 Marc Márquez ha tirado esta vez más por usar la cabeza: “Esta ha sido una carrera más mental que física. Después del error de Austin, no ha sido fácil liderarla así, desde el principio hasta el final, pero sabía que tenía el ritmo y la moto para hacerlo. Quería hacer una carrera como la de Argentina y el principio de Austin, para dejar atrás el error“. El español controló la carrera desde su inicio manteniéndose en el primer grupo sin despegarse de sus rivales. Aprovechó los errores en carrera y los abandonos para ponerse líder, comenzando su escapada en silencio, llegando a sacar una distancia de dos segundos.

Tras obtener el oro el piloto de Cervera alargó el trabajo de los mecánicos de la fábrica japonesa. Cabe descastar que durante el Gran Premio de España no se vieron los errores técnicos pasado y como el mismo piloto declaraba “erán agua pasada“.

Un trabajo increíble del equipo. Me he sentido bien todo el fin de semana, rodando de forma suave y cómodo, pilotando como yo quería. Gracias al equipo Repsol Honda. Han hecho un trabajo increíble en las últimas semanas y aquí durante el Gran Premio. Es fantástico estar liderando el Mundial otra vez” Márquez vuelve como líder pero con  una distancia mínima con Alex Rins:  tan solo un punto de diferencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 4 =