Ante tanto nombre, tanta estrella, tanto piloto con palmarés envidiable, el clima no se amedrentó. Al contrario: quiso ser el protagonista principal del Gran Premio de Francia. Pero estando Marc Márquez sobre una Honda, nadie puede quitarle el sitio de privilegio. El español impuso condiciones desde el principio, resistió algún que otro embate, pero ganó con diferencia en Le Mans, para quedar aún más líder del Mundial y empezar a soñar con esa Octava Corona cuando aún no llegamos a mediados de año.

En la vuelta previa, Joan Mir y Karel Abraham daban la nota cayéndose de una manera sorpresiva, dejando al de Suzuki muy enojado pateando los carteles. Ya en la largada, Danilo Petrucci parecía que se quedaba con el liderato, pero era Márquez el que lo adelantaba y empezaba a imponer su ritmo. Valentino Rossi superaba a Fabio Morbidelli y buscaba acercarse a Jack Miller, que se ubicaba tercero. Pol Espargaró sorprendía a todos y se colocaba quinto, dejando a Andrea Dovizioso séptimo y a Jorge Lorenzo octavo.

Imagen: MotoGP

Al empezar la vuelta tres, el campeón del mundo se había escapado del resto del pelotón, seguido muy de cerca por Miller, que mostraba ritmo y lo superaba. Dovizioso quería demostrar que era capaz de alcanzarlo y se colocaba tercero, luego de usufructuar un error de Petrucci y de adelantar a Valentino. Pol Espargaró mantenía el pulso y seguía siendo sexto, luego de coquetear incluso con el cuarto lugar, teniendo por detrás a Lorenzo y Morbidelli. Lejos, muy lejos estaba Maverick Viñales, 13°, y Álex Rins, 14°.

El cuarteto de punta se compactó luego de un par de sobrepasos entre Márquez y Miller en la vuelta seis, el último de antología. Eso permitió que tanto Dovizioso como Rossi se colocaran en los tobillos de ambos. Petrucci lideraba el segundo pelotón, intercambiando posiciones con Pol pero no pudiendo acercarse a los de adelante. Cal Crutchlow le ganaba a Lorenzo su particular lucha entre las Honda, siendo octavo y noveno. Una vuelta después, Pecco Bagnaia se llevaba por delante a Viñales y quedaban ambos fuera de carrera.

Imagen: MotoGP

Pero la emoción duró poco: Márquez empezaba a imponer un demoledor ritmo, llegando a tener casi un segundo de diferencia a falta de 15 vueltas sobre Miller y Dovizioso. Petrucci superaba a Rossi y se quedaba con el cuarto lugar, seguidos ambos por Pol y Morbidelli. Rins empezaba su particular ascenso en carrera y ya se ubicaba 11°, intentando alcanzar a Takaaki Nakagami, el último de los diez primeros. Johann Zarcó, el local, quedaba opacado por la actuación de su compañero y sólo podía ser 14°.

Restando nueve vueltas, el monólogo de Márquez era absoluto, sacándole casi tres segundos a las Ducati, en donde Dovizioso imponía jerarquía por sobre Miller y un Petrucci que buscaba recuperar su lugar adelante. Rossi se mantenía expectante en el quinto sitio. El único que le aportaba algo de pimienta a la competencia era Fabio Quartararo, mostrándose rápido, cazando a Lorenzo en el noveno lugar y buscando con hambre a Crutchlow y los puntos más gordos de la parrilla.

Imagen: MotoGP

Pero, en contra de todo pensamiento, Petrucci empezaba a apurar a Dovizioso a falta de cinco vueltas, mostrando hambre ante tanto rumor que lo depositaban fuera de Ducati. Valentino mostraba cartas y se empezaba a acercar a Miller, sin ser molestado por Pol, que navegaba en el sexto lugar pero sin noticias de Morbidelli, séptimo. Quartararo lo tenía a tiro a Crutchlow, mientras que Rins no podía ir más allá del décimo lugar, luego de superar a un lento Lorenzo.

Adelante, nadie podía con un Márquez imperial. Dovizioso entraba a la última vuelta con Petrucci respirándole en el cuello, aunque el italiano respetaba la jerarquía y no ponía en aprietos al líder de Ducati. Rossi apuraba a Miller pero el australiano mantenía el pulso ante el entusiasmo (y no mucho más) del Doctor. Pol aseguraba un sexto puesto importantísimo para KTM, seguido por Morbidelli, Quartararo, Crutchlow y Rins.

Adelante, nadie podía con un Márquez imperial. Vale repetirlo dos veces. El español lograba la segunda victoria en fila (la tercera del año) y ayudaba a que Honda cosechara la 300 en MotoGP. Es la 47° del actual campeón del Mundo, que ya mira de reojo a Mick Doohan, el máximo ganador del “ala dorada” con 54. A pesar del dominio abrumador demostrado en pista tanto en Jerez como en Le Mans, el Mundial lo tiene líder con una renta de sólo ocho puntos sobre Dovizioso (95 a 87), quedando Rins tercero (75) y Rossi cuarto (72). ¿Adelante? Nadie puede con Marc Márquez.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × tres =