El equipo galo empezó con problemas en sus motores, inicialmente se culpó al MGU-K, que de hecho hizo que en la segunda carrera Nico Hülkenberg tuviera problemas, aunque ahora se sabe que no procediera de ahí el abandono en Bahréin, y todo eso hizo que en ningún momento de la temporada hayan podido exprimir su unidad de potencia. En realidad, salvo por los comienzos de Honda, Renault ha sido el peor motor de la parrilla, ha tenido muchos problemas en esta era híbrida.

Nico Hülkenberg saliendo del túnel – Vía: Renault F1 Team

Sin embargo, al parecer, el calvario ha llegado a su fin. La actualización introducida en Barcelona ha dado los frutos esperados. Inicialmente se trató con “mimo”, pero los datos les han hecho ganar la confianza necesaria para desatar todo el potencial (o casi), y eso van a hacer a partir de este mismo Gran Premio, en Mónaco. Cyril Abiteboul ha sacado pecho de lo que han logardo:

“El invierno estuvo centrado en prestaciones, lo que provocó que la fiabilidad se resintiera. Una cantidad de motores que debieron ser testados en el banco de pruebas en busca de fiabilidad, se utilizaron para recuperar terreno en cuanto a prestaciones. Y lo conseguimos, la potencia mejoró, pero perdimos fiabilidad, por debajo de lo permitido. Por un lado el MGU-K estaba yendo mal, pero en realidad el abandono de Nico vino de una rotura de una biela. Partes en las que nunca quieres tener problemas”.

Ciertamente una biela provoca la rotura completa del motor, salvo milagro, y con las normas cada vez más restrictivas, su opción fue ser conservadores:

“No vimos este problema en los tests, nos pilló de sorpresa y sin ninguna idea al respecto, por lo que procedimos a reducir prestaciones y ser menos agresivos. Redujimos mucho la potencia. Es justo decir que los responsables reaccionaron de forma increíble, en poco más de un mes localizamos la debilidad, la entendimos, se rediseñaron, se probaron las piezas, se descartaron otras, y hubo que fabricar motores para McLaren y para nosotros, y se introdujo en Barcelona”.

Confirma que ahí hubo mejora y aumento de potencia, pero con cautela:

“Aún así, no podíamos romper y quedarnos sin información, el aumento de potencia fue pequeño, este fin de semana daremos otro paso, volveremos al nivel de inicio de temporada, es un gran nivel. Nuestro objetivo eran 50kw y ya llevamos 40, con intención de añadir más durante la temporada”.

Aún así, Cyril sabe que no es fácil demostrar la mejoría en el Renault de este año, y que en el chasis Renault sería otra historia:

“Al perder a Red Bull hemos perdido la oportunidad de mostrar el verdadero progreso, pero ahora nosotros lo tendremos que hacer con nuestro propio coche, cualquiera puede mirar GPS y velocidades máximas, y verá lo que digo. Al margen de las cargas, la tendencia está ahí, la tendencia no puede mentir”.

Bueno, francamente, me parece una gran noticia que Renault, al menos en carrera, consiga plantar batalla. Que McLaren consiga también esa potencia es una muy buena noticia. La ventaja que atesora Mercedes hace que ahora lo interesante empiece desde la tercera plaza. Estoy convencido de que ni siquiera están a un 80% de prestaciones, con esto quiero decir… que aunque Renault de un paso, Mercedes da dos, y Ferrari… bueno… quizá 1 y un cuarto. Lo importante es que la zona media se está compactando (salvo Williams…) y cuanta más salsa haya, mucho mejor. En Renault no han olvidado como hacer motores, pero empezar con un concepto equivocado (2014) te lastra durante mucho tiempo. Esto es F1 amigos.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cuatro =