Análisis de la Ekstraklasa 2019/20 con más españoles que nunca

La amplia camada de futbolistas españoles de la Ekstraklasa la comandan Igor Angulo, Carlitos López, Jesús Imaz, Jorge Félix, Jesús Jiménez o Guarrotxena sin olvidar a defensas como Iván Márquez

Fotomontaje de José Lagarda Guzmán

La Ekstraklasa 2019/20 arranca este viernes 19 de julio con el partido del Estadio Gosir entre el Arka Gdynia de Santi Samanes y el Jagiellonia Bialystok de Jesús Imaz y Juan Cámara. Son solo tres de la casi veintena de jugadores españoles que están enrolados en clubes polacos. Un elenco que podría aumentar ya que quedan muchos días para el cierre del mercado estival aún susceptible de movimientos, también en Polonia.

El Legia Varsovia es, por potencial económico, el gran favorito para lograr el título aunque también lo era la pasada temporada pero apareció el Piast Gliwice conquistando la primera Liga de su historia. El torneo de la regularidad en Polonia siempre es una incógnita, la igualdad imperante hace que sea un campeonato de vaivenes constantes que otorgan impredicibilidad a su pronóstico. Equipos como el Lech Poznan o el Jagiellonia Bialystok tratarán de ser alternativas a la lucha por el título aunque cuidado con conjuntos como el Górnik Zabrze o el Slask Wroclaw que pueden dar la de cal tras un último año irregular.

De todo esto serán testigos la casi veintena futbolistas españoles cuya experiencia en nuestro fútbol quiere ser aprovechada por una Ekstraklasa también ávida de jugadores de calidad, principal reclamo que se busca para que los españoles recalen en el físico fútbol polaco. Polonia está de moda entre los agentes de nuestros jugadores y eso se palpa en las operaciones que se llevan a cabo durante las ventanas de fichajes.

El análisis de cada equipo de la Ekstraklasa 2019/20:

PIAST GLIWICE

El Piast Gliwice celebrando la Ekstraklasa 2019/20 / PAP

Los que fueran la pasada campaña campeones de la Ekstraklasa por primera vez en su historia serán, a falta del cierre del mercado estival, el equipo con más jugadores españoles en sus filas con un total de tres: Gerard Badía, Jorge Félix y Dani Aquino.

El primero es toda una institución, es el capitán y suma ya seis años en Polonia habiéndose adaptado a las mil maravillas conociendo el siempre difícil idioma polaco y rechazando este verano ofertas más jugosas de otros países. Su aportación dentro del campo, sino también dentro del vestuario donde es un líder, serán claves al igual que Jorge Félix. El madrileño no acusó en la 2017/18 su primer año en el extranjero tras salirse en el Lleida y fue una de las revelaciones del campeonato polaco, sus goles y asistencias sustentan a un equipo que se nutrió para la nueva temporada con otro de los nuestros, Dani Aquino, un futbolista talentoso que triunfara en el Racing de Santander y que ha desembarcado en Gliwice previo pago de 30.000 € al Real Murcia con vistas a dar mucho al ataque con la calidad técnica como eje.

Además, la llegada de un jugador emblema del Korona Kielce, el que fuera su capitán, Bartosz Rymaniak, así como el central eslovaco Huk o un joven con experiencia en Alemania como Steczyk, dan al Piast un halo de equipo grande en el país. No será fácil mantener la hegemonía y más tras los recientes varapalos: derrota por 1-3 en la Supercopa ante el Lechia Gdansk y eliminados de la Liga de Campeones por el BATE Borisov bielorruso. La exigencia es máxima aunque aún queda la Europa League a la que ha entrado de rebote tras su KO en Champions.

Waldemar Fornalik seguirá aportando veteranía y experiencia en el banquillo de los de Gliwice, un técnico que fuera seleccionador nacional y que ha sabido dar mucha solidez a un equipo que también ha sufrido alguna baja importante como el del mejor defensor de la Liga pasada, el serbio Sedlar, que se marchó rumbo al RCD Mallorca cumpliendo su sueño de jugar en España.

LEGIA VARSOVIA

Carlitos López, estrella del Legia Varsovia / Rafał Oleksiewicz PressFocus Newspix

Hablar del Legia supone hablar del gran coloso polaco del momento. Un club con una enorme masa social y potencial económico en Polonia. La ciudad de Varsovia palpa el ambiente de partido cada vez y su poderío va más allá del verde, también en bares, centros de trabajo y reuniones el Legia está en boca de todos.

Con 13 títulos es el cuarto del país en cuanto a entorchados ligueros pero en los últimos años su dominio es aplastante con cinco de los siete últimos campeonatos conquistados no bajándose del tercer lugar desde la temporada 2009/10. La decepción del pasado año con ese título perdido que hasta la última jornada peleó con el Piast Gliwice como campeón, dolió mucho a orillas del Vístula.

Ante ello, los varsovianos se han movido sin dilación conservando al que fuera MVP de la Ekstraklasa en la 2017/18 con el Wisla Cracovia, Carlitos López, que aquella temporada anotara 24 goles. 1,5 millones € pagó por él el Legia aportando 16 dianas el último ejercicio cifra que quiere superar para ayudar a levantar un trofeo que se antoja casi como obligado. El alicantino es el líder de un equipo que quiere sacarse las espinas de la pérdida de la Liga, la eliminación cuartos de Copa ante un Segunda como el Raków y también la caída en la previa de la Europa League ante un modesto como el Dudelange de Luxemburgo. Para ello han llegado centrocampistas que triunfaron la pasada campaña en la Ekstraklasa como el georgiano Gvilia y el lituano Novikovas así como defensores experimentados como el serbio Obradovic (Anderlecht) y el internacional polaco Igor Lewczuk (Girondins Burdeos).

Sin duda, una inversión ambiciosa que ha podido producirse tras la fulgurante venta de uno de sus valores y uno de los mejores jugadores jóvenes polacos, Sebastian Szymanski, rumbo al Dinamo de Moscú ruso por 5,5 millones €. Una marcha notoria que se unió a la de Miroslav Radovic, que dejó el club con 35 años y 391 partidos jugados, el tercero que más en la historia de los ‘militares’, todo un icono. Malarz, Kucharczyk o Hamalainen han sido otras bajas sonadas.

El entrenador Aleksandar Vukovic, a pesar de no cumplir las expectativas el año pasado, tiene la confianza del club y se le ha encargado el proyecto para esta campaña en la que la Liga es el objetivo así como meterse en la fase de grupos de la Europa League. A ello también contribuirá Iñaki Astiz. El navarro, de 36 años, que ya suma una década en el Legia, amplió un año más su vinculación con el club y además cumplirá funciones en el ‘staff’ de desarrollo de jugadores jóvenes y, aprovechando su experiencia, servirá de enlace entre el primer y el segundo equipo con vistas a sacar nuevos talentos. El ‘Kaki’ Astiz colaborará con el experimentado holandés Richard Grootscholten que es el nuevo director ejecutivo del club que ya que acumula casi 30 años de experiencia en la formación de futbolistas jóvenes.

LECHIA GDANSK

El Lechia Gdansk posando con la Copa y Supercopa / Lechia Gdansk Oficial

Tras tiempos de calvario para el equipo báltico con problemas en los pagos a su plantilla, los jugadores del Lechia se rebelaron la pasada temporada donde tomaron el mando en la Liga en un tramo largo de la misma. Al final se desinflaron pero la conquista de la tercera plaza unida al título de Copa tras derrotar en la final al Jagiellonia Bialystok pusieron la guinda a una gran temporada.

Como premio, jugar en la Europa League donde aún deberán debutar ante el Brondby danés y la Supercopa de Polonia que recientemente alzara tras derrotar al campeón liguero, el Piast Gliwice, nada menos que por 1-3 a domicilio. De esta manera, los pupilos de Piotr Stokowiec siguen con flor y a tenor de las caras nuevas, prometen seguir dando guerra en Polonia.

La llegada más sonada ha sido la de Maciej Gajos (Lech Poznan) junto a las del serbio Zarko Udovicic que se salvó sobradamente de la quema del descenso del Zaglebie Sosnowiec, su anterior equipo, al ser el mejor asistente de la Ekstraklasa (11), y el croata Mario Maloca (Greuther Fürth alemán). Uno de sus baluartes, Konrad Michalak, dijo adiós con destino Akhmat Grozny de Rusia a cambio de 1,5 millones € pero los blanquiverdes seguirán confiando en la veteranía y goles del portugués Flavio Paixao, 15 dianas en la 2018/19, o en el eslovaco Lukas Haraslin, clave con sus dos goles en la conquista de la última Supercopa que supuso el cuarto título en la historia del club de la bella y cargada de historia Gdansk.

MKS CRACOVIA

Rubio López fichó por el Cracovia / MKS Cracovia Oficial

El MKS es uno de los clubes más antiguos de Polonia, a pesar de ello, en los últimos años está viviendo una moderna transformación que le ha llevado a estar construyendo uno de los complejos de entrenamiento para su primer equipo e inferiores de los más ambiciosos del país. Además, la estructura del club sigue en plena renovación con inversiones cuantiosas que han llevado al equipo a Europa gracias al cuarto lugar del pasado año. Una participación europea que no ha sido del todo buena ya que cayó ante los eslovacos del Dunajska Streda en la ronda previa de la Europa League.

Los españoles tuvieron mucho que decir en la clasificación europea del pasado curso de los cracovianos, sobre todo de la mano de Airam Cabrera que, tras triunfar en el Korona Kielce previamente, sumó 14 goles a pesar de perderse las siete primeras jornadas ligueras. El ariete canario ya volvió al Extremadura tras su cesión en Polonia con lo que el club presidido por Janusz Filipak ha movido ficha y trajo otro español, Rubén López Huesca ‘Rubio’, el hermano de Carlitos López, estrella del Legia, y que procede del Alcoyano.

El alicantino quiere quitarse esa etiqueta y espera dar más calidad a la zona de arriba la cual el MKS Cracovia ha reforzado contundentemente además con el portugués Rafael Lopes (Boavista) y el holandés Van Amersfoort (Heerenveen). Mucha pólvora arriba que podría mejorar más incluso con la participación del otro español del plantel, Javi Hernández. El salmantino ha tenido problemas con el club que le acusó de estar negociando con otros conjuntos apartando al futbolista formado en el Real Madrid a entrenar con el filial.

A pesar de todo, Michal Probierz, entrenador del equipo y que hace también las funciones de secretario técnico, ha sabido mantener buena parte de sus jugadores importantes también ya sin Gerard Oliva que tras una larga lesión rescindió con el club. Repetir clasificación europea ya sería toda una hombrada para un club modesto pero con tintes de grandeza.

JAGIELLONIA BIALYSTOK

Jesús Imaz y Juan Cámara , del Jagiellonia / Jagiellonia Oficial

Decir Jagiellonia es sinónimo de Jesús Imaz. Desde su salida del Cádiz rumbo a Polonia, el ilerdense ha abarcado todos los focos en la Ekstraklasa. Su temporada 2017/18 con el Wisla Cracovia fue espectacular alcanzando los ocho goles y dando múltiples asistencias que le convirtieron como uno de los mejores jugadores de la Liga polaca. Su llegada al Jagiellonia en el último mercado invernal fue un bombazo y en 14 partidos marcó 10 goles con los de Bialystok, todo un récord. Llegó hasta los 16 en toda la temporada, los mismos que Carlitos López y solo por detrás de Igor Angulo y Marcin Robak sin ser un punta nato.

La espina clavada sin duda, ese penalti fallado por Imaz en Gdansk ante el Lechia que contribuyó a que el equipo no renovara su participación en Europa. Sin embargo, como dijo el propio jugador, esas cosas “te hacen más fuerte” con lo que los ‘Jaga’ amenazan con apretar a los de arriba tal y como han hecho los últimos años y más viendo las contrataciones realizadas.

Imaz tendrá un nuevo compatriota en el vestuario, el jiennense Juan Cámara que tras su acertado paso por el Miedz Legnica, también en la Ekstraklasa, recaló en Bialystok con lo que acompañará en la zona de tres cuartos a su compañero. Ambos jugarán por detrás de la gran adquisición veraniega, el serbio Ognjen Mudrinski, uno de los mejores jugadores de la última Liga serbia con 18 goles anotados, 600.000 € ha invertido el club de este de Polonia en Mudrinski tras haber ingresado 300.000 € por la venta del lituano Novikovas al Legia Varsovia. La llegada de otro ariete con buenas prestaciones en la Liga checa como Tomas Prikryl dan un aire de gran empaque al ataque del Jagiellonia que además renovó a su capitán y uno de sus jugadores clave, Taras Romanczuk, y a su entrenador, Ireneusz Mamrot, de 48 años.

ZAGLEBIE LUBIN

Plantilla 2019/20 del Zaglebie Lubin / Zaglebie Lubin Oficial

Los apodados ‘los cobres’ son de esos equipos poco mediáticos, que hacen poco ruido en los medios. Con apenas 80.000 habitantes, Lubin no es una ciudad muy conocida pero puede decir tener un equipo que tardó 40 años para subir a la máxima categoría pero que desde aquel 1985 presume de haber sido campeón, hasta dos veces (1991 y 2007). El conjunto de la Baja Silesia estuvo en la pelea por Europa la pasada campaña pero se vino abajo al final.

El Zaglebie Lubin es de los equipos que menos se ha movido durante el mercado, se ha fijado en Eslovenia para hacer sus dos únicas contrataciones hasta el momento, Rok Sirk, un delantero que viene de hacer 15 goles en la liga de su país, y Sasa Zivec, otro punta que procede del Omonia Nicosia chipriota pero en el que se confía por su buen bagaje en el fútbol polaco ya que previamente militó con grandes actuaciones en el Piast Gliwice durante tres temporadas y media. Y es que los eslovenos siempre le salieron bien a ‘los mineros’ ya que cuentan con Damjan Bohar como uno de sus jugadores estrella.

Sin embargo, los pupilos del holandés Ben Van Dael, entrenador del equipo que recientemente renovó su contrato, tienen a su gran estrella en Filip Starzynski, cuatro veces internacional polaco y uno de esos jugadores diferentes, que son capaces de poner orden al caos del juego de transición tan habitual en la Ekstraklasa. Se esperan más fichajes en los de la Baja Silesia que han tenido algunas bajas destacando las del joven Filip Jagiello que estaba cedido por el Genoa italiano o el checo Mares que vuelve a su país para jugar en el Teplice.

POGON SZCZECIN

Iker Guarrotxena, jugador del Pogon / Wiola Ufland Pogoń Szczecin SA

Año de ilusión el que se espera en Szczecin, la fronteriza ciudad con Alemania que vive los mejores momentos de la historia reciente de su club, el Pogon, fundado en 1948 y que desde la temporada 2012/13, año de su debut en la ya denominada Ekstraklasa, no solo no se ha bajado de la élite polaca sino que es de esos equipos a los que nadie quiere enfrentarse. Su séptimo puesto del pasado año así lo atestigua, una zona media alta de la tabla que ha rondado con frecuencia últimamente.

Iker Guarrotxena, futbolista formado en la cantera del Athletic de Bilbao y que fuera un jugador clave en Segunda División con el filial vizcaíno, el CD Mirandés y la Cultural Leonesa, es el único español de la plantilla. El centrocampista se ha ganado un gran peso en el vestuario tras una primera temporada en el Pogon, y por ende en el extranjero, muy positiva a pesar de una lesión que puso en duda su titularidad. El sueño de Europa puede ser posible, las llegadas previo pago de traspaso del austríaco Srdjan Spiridonovic y de Igor Lasicki, que era propiedad del Nápoles italiano, ilusionan a un Pogon renovado.

El mercado griego ha sido propicio para pescar a nuevos jugadores, junto a Spiridonovic, ex Panionios, también aterrizaron en la región de la Pomerania Occidental Michalis Manias y Kostas Triantafyllopoulos, ambos procedentes del Asteras Trípolis. El central austríaco Zech o el croata Stipica también se enrolaron a un equipo que contará tras su cesión con una de las figuras de la pasada División 1 (Segunda División), Marcin Litskowski, uno de los mejores jugadores de la categoría y figura fundamental en el ascenso del Raków a la Ekstraklasa.

También muchos jugadores marcharon, sobre todo nacionales, lo que ha dado un aire más “extranjero” que busca dar al equipo una mayor competitividad si cabe de la que tenía para huir así de la irregularidad que le caracteriza; meses de partidos sin ganar combinados con grandes rachas y victorias sonadas ante los grandes. Con un estadio en plena remodelación, el Pogon dará guerra y de la buena a sus contrincantes y su primer encuentro ya le servirá para demostrarlo, será ante el todopoderoso Legia en Varsovia.

LECH POZNAN

Jugadores del Lech saltando al césped / Lech Poznan Oficial

Un grande venido a menos, esa es la sensación que ha dado el Lech Poznan las últimas temporadas. Su rivalidad con el Legia Varsovia, equivalente a un Barça-Madrid en España, atestigua el halo de poder del Lech en Polonia, sin embargo, el equipo no ha carburado en los últimos tiempos, desde aquella última Liga ganada, la 2014/15, la séptima de su historia, los blanquiazules no han estado a la altura, no han podido pelear de tú a tú con el Legia, su gran rival, el cual le ha comido la tostada.

El año pasado fue la gota que colmó el vaso, el equipo finalizó en un paupérrimo octavo lugar y los malos resultados se llevaron por delante a entrenadores de nivel como el ex seleccionador polaco, Adam Nawalka, y el croata Nenad Bjeliça, otrora jugador de Betis, Albacete y Las Palmas y que ahora triunfa en los banquillos con el campeón de Croacia, el Dinamo de Zagreb, al que además metió en octavos de final de la Europa League 2018/19.

El proyecto de Darius Zuraw en el actual Lech rebosa síntomas de que las cosas pueden cambiar. Las llegadas de tres jugadores que vienen de triunfar en sus respectivas Ligas, los defensores serbio Crnomarkovic (Cukaricki) y eslovaco Satka (Dunajska Streda) así como el croata Muhar (Zapresic) tras una inversión de más de 2 millones de € refuerzan mucho a un equipo que también contará con un portero con grandes prestaciones en la Liga holandesa como Mickey Van der Hart, que ha aterrizado en Polonia procedente del Zwolle, donde era titular indiscutible, un guardameta que ha sido vigilado ‘in situ’ desde Holanda por los emisarios del Lech desde hace varios meses. Además, la renovación de la cesión del ruso Zhamaletdinov, del CSKA de Moscú, convierte al llamado ‘El Ferroviario’, como un candidato al título en la siempre abierta Liga polaca.

Recuperar la competitividad perdida es el objetivo de un Lech que no solo necesita que los grandes fichajes realizados aporten, si no buscar la mejor versión de jugadores de cierto nivel ya presentes en la plantilla como el nuevo capitán, el suizo Jevtic, los portugueses Tiba y Amaral y el goleador del equipo, el internacional danés Gytkjaer.

WISLA CRACOVIA

Kuba Błaszczykowski, máximo exponente del Wisla Cracovia / Piotr Kucza FOTOPYK

El equipo de Cracovia, el más laureado junto al Ruch Chorzów y el Górnik Zabrze con 14 títulos, vive un período de reconstrucción. Los problemas económicos de los últimos años habían eclipsado su dominio previo con ocho títulos en trece años, los que transcurrieron entre 1998 y 2011. En la retina de los aficionados quedaban aquellas eliminatorias de Champions League con el Barça con Pawel Brozek como gran estilete de los cracovianos.

Ha tenido que ser otro jugador mítico, Kuba Błaszczykowski, el que salvara los muebles del equipo de ‘La Estrella Blanca’. El que fuera subcampeón de la Champions con el Borussia Dortmund y que jugara más de 250 partidos con los alemanes, volvió el pasado año al Wisla club que le catapultara al gran club germano y lo hizo en plan salvavidas ya que aportó una enorme cantidad de dinero que permitió salvarlo de la desaparición.

Con Błaszczykowski como capitán y emblema a sus 33 años, los residentes a orillas del río Vístula prosiguen con su remodelación, las dos últimas temporadas tuvieron que vender a los españoles Carlitos López, MVP de la Ekstraklasa en la 2017/18 con el Wisla al Legia por 1,5 millones de €, y Jesús Imaz rumbo al Jagiellonia por 100.000 €. Eso ha hecho que la estabilidad económica, en situación de prioridad y emergencia, volviera.

De cara a la presente temporada, el Wisla tratará de acercarse a los de arriba, no logró meterse entre los ocho mejores el pasado año, y este tendrá que pelear muy mucho ya que salieron varios jugadores importantes, sobre todo el croata Marko Kolar que jugará en el FC Emmen de la Primera holandesa tras recibir el equipo de Cracovia 500.000 €. Palcic (Sheriff Tiraspol), Peszko (Lechia Gdansk) y Pietrzak, que podría recalar en el Mouscron belga, son también bajas más que notables.

Para compensar, llegaron Mak y Janicki del Lechia Gdansk, Niepsuj del Pogon Szczecin y Jean Carlos Silva, el hispano brasileño formado en la cantera del Real Madrid y que recala en Polonia tras jugar en el filial del Granada. Una planificación basada en la austeridad y en el buen tino a la hora de acertar con las nuevas adquisiciones. Meterse entre los ochos mejores en la liga regular y luego soñar durante el Grupo de Campeonato será el objetivo para recuperar el poderío que antaño exhibía el equipo de la ciudad más bella de Polonia.

KORONA KIELCE

Iván Márquez, jugador del Korona / José Lagarda Guzmán

El actual entrenador del Elche, Pacheta, y jugadores como Dani Ábalo, Palanca o Airam Cabrera, entre otros españoles, han formado parte de la reciente historia del Korona Kielce, un club que siempre confió en los jugadores de nuestro país y que ahora tiene a Iván Márquez, líder de la zaga de los del Voivodato de Santa Cruz, como uno de los grandes exponentes del equipo que entrena el italiano Guido Lettieri. Fundado en 1973, el Korona debutó en 2005 en la Eksraklasa y desde entonces se ha quedado, a excepción de la temporada 2007/08, entre los mejores de Polonia. La evolución del club ha sido plausible y lejos de pasar apuros, en el seno de la entidad rojiamarilla son ambiciosos y meterse entre los ocho mejores que disputen el Grupo de Campeonato es un objetivo que roza lo ineludible.

La campaña que arranca de manera inminente será toda una incógnita ante la revolución que ha sufrido su plantilla. El manejo del renovado plantel por parte del técnico Lettieri será clave; se marcharon figuras como el capitán Rymaniak rumbo al campeón polaco, el Piast Gliwice, el máximo goleador del equipo la pasada temporada con 14 goles, el italiano Elia Soriano al Venlo holandés, y los dos porteros, Hamrol al FC Emmen también de Holanda y Miskiewicz, También destacó el adiós de Oliver Petrak al Lokomotiv Zagreb. Bajas que sin duda, mermaron al equipo.

Sin embargo, las oficinas del Korona Kielce no pararon y se hicieron buenas gestiones para traer jugadores a coste cero; en la delantera, con vistas a paliar la baja de Soriano, llegaron el montenegrino Djuranovic y el neozelandés Tzimopoulos así como el checo Papadopulos, un jugador veterano con buena trayectoria en el fútbol polaco y que conquistara la Ekstraklasa 2018/19 con el Piast Gliwice. También fueron llamativas las contrataciones de Michal Zyro, futbolista internacional polaco formado en el Legia  Varsovia y que pertenecía al Wolverhampton inglés, y el uruguayo Rodrigo Zalazar, un joven jugador al que el Eintracht Frankfurt ha encontrado acomodo en el fútbol polaco en forma de cesión en Kielce.

Sin duda, un impredecible Korona es el que se espera, lo que sí es seguro es que Iván Márquez, que debutara en Primera División hace tres años con el CA Osasuna de la mano de Joaquín Caparrós, seguirá siendo como parte fundamental en la columna vertebral de un conjunto de Kielce que construyó su buena trayectoria reciente en la Ekstraklasa sobre los sólidos cimientos del trabajo y la humildad y que, según anunció recientemente, ha reducido a la mitad la deuda que tenía.

GÓRNIK ZABRZE

Igor Angulo y Jesús Jiménez / Michal Chwieduk 400mm.pl

Decir Górnik Zabrze es sinónimo de Igor Angulo. El veterano delantero bilbaíno de 35 años es toda una institución en el club 14 veces campeón de Liga, el más laureado de Polonia junto al Ruch Chorzów y el Wisla Cracovia aunque lleva sin levantar un título desde la temporada 1987/88 último de los cuatro ligas seguidas para ‘los mineros’. Las cifras de Angulo asustan: 17 goles en la 2016/17 claves para volver a la Ekstraklasa, 23 la siguiente ya en la máxima categoría y 24 la pasada campaña (la mitad del equipo) lo que le valió para coronarse máximo goleador del campeonato polaco, hacen de Angulo el gran valor del Górnik, siendo ya el noveno máximo goleador de la historia del club entre todas las competiciones.

Junto al vasco, Jesús Jiménez es otra de las piezas importantes en el equipo entrenado por Marcin Brosz, fue el segundo mejor asistente de la 2018/19 con nueve solo por detrás del serbio Udovicic lo que le hace ser el complemento ideal para Angulo con el que forma quizás la mejor dupla de la Liga. El trío de españoles lo completaba el central Dani Suárez pero no renovó su contrato con los polacos y se marchó a Grecia, al españolizado Asteras Trípolis.

Junto a Suárez, también se fueron Gvilia (Legia) y Zurkowski, que retorna de su cesión a la Fiorentina. Los de Zabrze contraatacaron y adquirieron en propiedad a Bochniewicz que se lo había cedido el Udinese italiano, además, la también cesión de la perla de la sub 20 polaca Kopacz por el Stuttgart alemán y los balcánicos Janza y Bainovic son otros de los movimientos más sonados.

No pasar los apuros del pasado año en el que finalizó a seis puntos del descenso es el objetivo que, vista la igualdad en la Ekstraklasa, podría tornarse en un objetivo demasiado modesto ya que el Górnik está acostumbrado a lo mejor y a lo peor las últimas temporadas.

SLASK WROCLAW

Puerto y Expósito, fichajes del Slask Wroclaw / Slask Wroclaw Oficial

El bicampeón polaco (1976/77 y 2010/11) ha apostado de cara la nueva temporada por el producto español tras el paso por el club de la Baja Silesia de jugadores como Sito Riera y Joan Román. El central sevillano Israel Puerto, que llegara a ser internacional sub 21 y que procede del Recreativo de Huelva, y el delantero Erik Expósito que viene de la UD Las Palmas, son las nuevas contrataciones españolas del Slask Wroclaw.

Puerto, que ya ha debutado en Primera con el Sevilla FC, club donde se formó, se presupone será uno de los líderes de la zaga mientras que el canario Expósito llegará con la gran responsabilidad de hacer olvidar a Marcin Robak, uno de los futbolistas con mejores cifras goleadoras en la Ekstraklasa los últimos años, la pasada campaña anotó 18 solo por detrás de Igor Angulo; además, en la 2017/18 sumó 19 y en la 2016/17 con el Lech Poznan 18. El internacional polaco, ya con 36 años cumplidos, cumplió un ciclo corto pero prolífico en Wroclaw y Expósito tratará de tapar ese hueco.

El meta Kajzer, uno de los mejores de la pasada Liga búlgara con el Botev Plovdiv, o uno de los defensas más destacados del último campeonato esloveno, Stiglec, son otros fichajes más que fiables para el resurgir del equipo de Silesia que lleva cuatro temporadas consecutivas sin meterse entre los ocho mejores lo que da acceso al Grupo de Campeonato, algo que por plantilla puede cambiar este año con Puerto y Expósito como protagonistas aunque con el único hándicap de la presión del primer año en el extranjero para ambos.

ARKA GDYNIA

Santi Samanes en pretemporada / Krzysztof Cichomski 400 mm.pl

El Arka Gdynia es de esos equipos llamados ascensores, siempre en el alambre pero que en esta 2019/20 acumulará su cuarta temporada seguida en la Ekstraklasa, un periplo dulcificado por su buen hacer en la Copa conquistándola en la campaña 2016/17 cuando era apenas un recién ascendido y siendo subcampeón la siguiente campaña tras caer 2-1 ante el Legia en el Estadio Nacional de Varsovia. Aquella Copa ganada se une a la Supercopa con lo que el no tan lejano 2017 ya ha quedado como el más grande en la historia de este modesto club.

Para intentar consolidarse en la élite, la escuadra auri-azul ha fichado un jugador español, Santi Samanes, que venía de jugar en el Coruxo gallego en Segunda B. Un reto inmenso para el extremo navarro, primero fuera de España. Su referencia a seguir, el delantero Rubén Jurado que tan buen sabor de boca dejó a orillas de la turística ciudad báltica la temporada 2017/18 y que previamente había triunfado en el Piast Gliwice durante cuatro años.

Los de Gdynia, además de Santi Samanes, reforzaron la media con el bosnio Busuladzic que tan buen sabor de boca dejó en el fútbol griego y la delantera con el holandés Serrarens que viene de jugar en la Eredivisie holandesa con el De Graafschap. Todos ellos compensan la marcha de jugadores importantes como es el caso del georgiano Zarandia, que fichó por el Waregem belga a cambio de un millón de €, Janota rumbo al fútbol árabe y el holandés Marko Vejinovic (AZ Alkmaar), una cesión de apenas cuatro meses pero que dejó huella en el conjunto de la región de Pomerania.

WISLA PLOCK

Ángel García, lateral del Wisla Plock / Wisla Plock Oficial

El Wisla Plock es un club modesto, con una sección más fuerte de balonmano, la de fútbol discurre ahora con el orgullo de estar en la máxima categoría, será la temporada nº12 entre los grandes y tercera seguida algo que solo hizo una vez, a comienzos del Siglo XX incluyendo aquel glorioso 2006 en el que los de Mazovia conquistaron Copa y Supercopa jugando antes, en 2004 y 2005 en Europa por primera vez.

Llegados a la 2019/20, no se piensa otra cosa a orillas del Vístula que en la permanencia la cual lograra la pasada temporada en la última jornada de manera agónica. En el proyecto del Wisla Plock está el lateral de 26 años Ángel García Cabezalí que renovó en junio un año más con los blanquiazules siendo un jugador indiscutible en la banda para el entrenador Leszek Ojrzynski que salvó al equipo tras la destitución del español Kibu Vicuña, un cambio en el banquillo que no afectó a Ángel García en el cual Ojrzynski confió en todo momento.

La noticia del verano en el Wisla Plock fue el fichaje de Jakub Rzezniczak, internacional polaco con un envidiable palmarés en el país ya que ganó cinco Ligas y seis Copas con el Legia. Tras una experiencia de dos años con el Qarabag de Azerbayán regresa a su país y en Plock están más que contentos con tener con un jugador de su experiencia. Otros fichajes fueron Piotr Tomasik (Lech Poznan), Jaroslaw Fojut (Pogon Szczecin), Jakub Wrabel (Slask Wroclaw) y los cedidos Michal Marcjanik (Empoli), Mikołaj Kwietniewski (Legia) y Olaf Nowak (Zaglebie Lubin) conformando un plantel de garantías para no bajar.

RAKÓW CZESTOCHOWA

Los jugadores del Raków festejando / Waldemar Deska PAP

El Raków fue una de las grandes sorpresas de la temporada pasada en Polonia. Ascendió a la Ekstraklasa después de 21 años tras ser campeón de la División 1 (Segunda División), previamente solo había estado cuatro campañas en la máxima categoría, además de manera consecutiva, de la 1994/95 a la 1997/98. Y eso que en 2016 era equipo equivalente a un 2ªB español con lo que progreso del equipo de la religiosa ciudad de Czestochowa debe ser tildado de ascenso meteórico.

Sorprendente semifinalista de la pasada Copa tras dejar fuera en cuartos al Legia, el Raków tendrá el inconveniente en su retorno el no jugar los partidos de casa en su estadio, no adecuado para este nivel de competición, y se desplazará a la ciudad de Belchatow, al estadio GIEKSA Arena, unos 70 km al norte de Czestochowa.

Con vistas a ser competitivos, los cambios en el plantel, otrora 100% polaco, han sido profundos, más de diez jugadores abandonaron el equipo siendo la baja más llamativa la del prometedor futbolista de 21 años Marcin Litskowski que vuelve tras estar cedido por el Pogon Szczecin siendo uno de los mejores jugadores de la División 1 y clave para el ascenso.

Ello se ha compensado con la adquisición de jugadores foráneos con experiencia en otras ligas como el francés Brian Nouvier, por el que el Raków pagó 100.000 € al campeón de la Liga rumana, el Cluj, así como el ucraniano Babenko, los balcánicos Lukovic y Azemovic o el costarricense Felicio Brown que se desvinculó del Korona Kielce.

LKS LODZ

Dani Ramírez y Pirulo, españoles del LKS Lodz / LKS Lodz Oficial

De la pesadilla al paraíso. Así se pueden resumir los últimos años del LKS Lodz, un equipo tradicionalmente de la máxima categoría con 71 temporadas nada menos y dos títulos ligueros pero los apuros económicos ahogaron al club últimamente. Así, tras jugar su penúltima temporada en la Ekstraklasa en la 2008/09 perdió la categoría por impago a pesar de que en el campo acabó en la séptima plaza.

Volvería a recuperar la máxima categoría en 2011 pero descendería de nuevo inmediatamente, esta vez en los terrenos de juego. Desde entonces, el LKS Lodz vivió un calvario que resultó con su disolución por problemas monetarios. En 2013 el equipo se inscribió desde abajo y se ha relanzado recuperando la ilusión de unos aficionados que querían ver cómo la tercera ciudad en población de Polonia tras Varsovia y Cracovia tenía un equipo en la Ekstraklasa toda vez que el otro equipo de la ciudad, el histórico Widzew, está en lo equivalente a la Segunda B española.

Buena parte de culpa del resurgir de los ‘biało-czerwono-białe’ (blanco-rojo-blanco) la tiene Dani Ramírez que en su segunda temporada en Polonia (jugó en el Stomil Olsztyn) y primera en Lodz se salió. Su aportación, entre la que se encuentra diez goles marcados, le valió para ser nombrado mejor jugador de la División 1 (Segunda División) polaca.

El mediapunta madrileño, que estuviera en los juveniles del Real Madrid, se perfila como uno de los puntales del equipo. A él se le unió este verano otro jugador español, el gaditano José Antonio Ruiz López ‘Pirulo’, en el que los de Lodz han confiado pagando a la Balompédica Linense 100.000 € por el traspaso de un jugador del que se valoró su experiencia en las Ligas eslovaca y búlgara así como su paso por canteras como las del Málaga y Español. El zurdo de Los Barrios juega en una posición parecida a Dani Ramírez, por detrás del punta, aunque podría situarse tirado a banda con lo que la presencia de ambos daría un plus de calidad técnica.

Por lo demás, el equipo mantiene el bloque del ascenso con la llegada eso sí, del pivote portugués Ricardo ‘Guima’ y del serbio Dragoljub Srnic, que vuelve a Polonia tras haber jugado previamente en el Slask Wroclaw.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − ocho =