Este verano se lleva el blaugrana

El Barça ha decidido apostarlo todo este verano para hacer un equipo con el que recobrar todo el status quo perdido en los últimos años, sobre todo, a nivel europeo

Cinco años. Cinco años es lo que ha tardado el FC Barcelona en buscar un golpe de efecto con el que cambiar su dinámica. Han sido temporadas duras, con dos Copas del Rey en las vitrinas, todo hay que decirlo, pero con la sensación de estar por detrás de los grandes equipos del continente y por ello se han decidido a colorear el verano de blaugrana siendo Nikola Mirotic el modelo estrella de su pasarela particular.

La llegada del hispano-montenegrino a Can Barça es una de esas operaciones que ya están en la historia del deporte. Traer a un jugador de la NBA en su plenitud como deportista y, además, con los contratos que se están firmando allí es toda una hazaña. Sin entrar en los motivos de la decisión, que no tardarán en ser desvelados por el protagonista, el fichaje vuelve a colocar a los culés en la primera línea europea.

Precisamente, ese nuevo posicionamiento barcelonés ha abierto viejos debates sobre lo complicado que puede ser hacer funcionar este proyecto. Sinceramente, no es una cuestión baladí ni muchísimo menos, es una realidad imperante que en todo este tipo de aglomeraciones de talento existe un porcentaje de error netamente peligroso por la inversión económica que está realizando el Barcelona en este mercado.

Dentro de esa posibilidad de equivocación no sólo se mueve este nuevo Barça, sino también cualquiera de los grandes que sale a competir. Sin la certeza del acierto y sin la fórmula del éxito, lo único palpable es que Jordi Bartomeu quería una sección fuerte y en las oficinas se han puesto manos a la obra para confeccionar una plantilla que asusta a escala continental, que está mejor confeccionada y que tiene altas posibilidades de brillar.

Siendo, quizás, la baza de Pesic la única duda por algún resbalón en los momentos claves del curso pasado, el Barça lo ha apostado todo y ya ha puesto los cimientos para regresar. Es innegable lo bien que se están moviendo y el esfuerzo que están realizando en la construcción de lo que puede ser un equipo histórico, algo por lo que es normal que el blaugrana se haya convertido en el color del verano. Eso sí, en primavera ya veremos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cinco =